El antivirus de Windows no te protege tanto como crees

El antivirus de Windows no te protege tanto como crees

Javier Jiménez

Tener un buen antivirus es fundamental para que no entren virus, detectar malware que llegue por correo y otras amenazas. Sin embargo a veces estamos menos protegidos de lo que pensamos. Esto hace que sea necesario evitar riesgos y mantener siempre el sentido común. Hoy nos hacemos eco de un informe que muestra cómo actúa Microsoft Defender, el antivirus de Windows, frente a algunas amenazas que están muy presentes.

El antivirus de Windows tiene problemas contra el Phishing

Podemos decir que el Phishing es uno de los mayores peligros a la hora de navegar por Internet. Suele consistir en un correo electrónico que recibimos y que contiene archivos maliciosos o enlaces falsos a páginas donde van a robar nuestras contraseñas. Aunque también pueden llegar a través de redes sociales o programas como WhatsApp, es el e-mail lo más usado.

Las medidas de seguridad no siempre nos protegen de este problema. Ese es el caso de Microsoft Defender. Según un informe que acaban de sacar a la luz, el antivirus de Windows no detecta el 18,8% de los intentos de Phishing. Prácticamente significa que uno de cada cinco van a saltar esta protección. Pero aún es más grave si lo comparamos con el informe anterior, de 2020, en el que solo el 10,8% de estos correos maliciosos llegaban.

Además, si seguimos con la protección de Microsoft Defender en el correo electrónico, un 7% del total de e-mails Phishing que detecta lo envía a la bandeja de Spam. Esto significa que aun así es posible que la víctima termine por abrirlo y haga clic donde no debe. De una u otra forma, el riesgo va a continuar y es necesario tomar otras medidas. Hay múltiples tipos de Phishing.

Antivirus de Windows frente al Phishing

Un antivirus no hace milagros

Debes tener en cuenta que, más allá de datos estadísticos como es el caso de Microsoft Defender y el Phishing, un antivirus no hace milagros. Con esto nos referimos a que incluso si tienes el mejor programa de seguridad posible, aun así puedes ser víctima de diferentes amenazas que pueden comprometer tus datos.

Un ejemplo de lo que decimos es si entras en una página falsa, con un formulario para iniciar sesión que en realidad es fraudulento. Los antivirus generalmente no van a detectar dónde estás poniendo la contraseña, por lo que podrían robarte la cuenta de Facebook o del correo si cometes errores y no te das cuenta del peligro.

Tampoco va a ser de gran ayuda si tenemos alguna vulnerabilidad en el sistema. A veces Windows o el sistema operativo que usemos puede tener fallos. Eso puede hacer que los piratas informáticos inicien ataques y exploten esas vulnerabilidades. Un antivirus no es suficiente para evitar esos problemas.

Por tanto, vas a tener que mejorar tu seguridad más allá de tener un buen antivirus. Es fundamental que tengas el sistema actualizado con las últimas versiones. Esto te ayudará a evitar muchos problemas. Pero también será imprescindible el sentido común y no caer en la trampa. Por ejemplo, no inicies sesión en páginas que puedan ser fraudulentas.

Fuente > Beta News

¡Sé el primero en comentar!