Cuidado con estas estafas si compras un aparato de segunda mano

Comprar dispositivos de segunda mano puede ser una buena opción. Hay productos a buen precio en Internet y podemos encontrar algunos realmente nuevos. Por ejemplo móviles que hayan comprado recientemente y hayan puesto a la venta por no usarlos. Pero claro, siempre hay que tener cuidado al comprar este tipo de aparatos cuando no son nuevos de fábrica. Por ello en este artículo vamos a dar algunos consejos y ver las principales estafas que podemos sufrir, especialmente aquellas que afecten a nuestra privacidad y seguridad.

Riesgos de comprar dispositivos de segunda mano

Podemos decir que hay diferentes motivos para comprar un producto de segunda mano. Uno de los más comunes hoy en día es poder obtener un buen dispositivo a menor precio. Pensemos, por ejemplo, en un móvil que sale este año. El precio de salida va a ser muy superior a si lo compramos en un par de años. Pero tal vez en ese tiempo la tecnología no haya cambiado tanto y merezca la pena comprar un terminal más antiguo. Pero tiene sus riesgos.

Dispositivos con malware

Una de las estafas que afectan directamente a nuestra privacidad y seguridad es comprar un móvil o cualquier otro dispositivo de segunda mano y que contenga malware. El vendedor puede usar lo que es el aparato como cebo, para posteriormente recopilar información de la víctima, robar contraseñas, etc.

¿Qué debemos hacer? Siempre que se compre un equipo de segunda mano lo ideal es resetearlo por completo. Aunque venga aparentemente como nuevo, sin ningún dato ni programa instalado, conviene hacer un reseteo de fábrica y volver a la configuración original, como si acabara de salir de fábrica.

Malware solo con visitar una web

Equipos con fallos ocultos

Otra estafa común es que nos vendan un dispositivo que aparentemente funciona bien, pero en cambio tiene algún fallo. Por ejemplo si compras un móvil de segunda mano y que no indiquen que la batería está estropeada y dura muy poco o que no muestren que la lente de la cámara está dañada.

En estos casos es imprescindible ver muy bien las imágenes que muestran, la información que indican, pero también comprar a vendedores que tengan buena valoración y que nos ofrezcan ciertas garantías. Es importante para no caer en trampas de este tipo y tener que quedarnos con un terminal que realmente no funciona o no va a cumplir con lo que esperábamos.

Productos que no llegan

Sin duda este problema es también grave. Compramos algo de segunda mano, pero nunca nos llega. Lo peor es que perdemos el dinero que hemos invertido y, en el mejor de los casos, tardamos semanas en recuperarlo después de reclamar al banco y llevar a cabo diferentes procedimientos.

Para evitar esto es imprescindible comprar siempre en plataformas que sean fiables y usar métodos de pago donde podamos reclamar con facilidad. Por ejemplo pagar a través de PayPal o tarjetas bancarias. Esto nos aporta más garantías en caso de que no recibamos lo que esperamos o haya algún problema.

Aparatos falsos

Otra estafa al comprar algo de segunda mano es que nos envíen un dispositivo falso. Es común especialmente en móviles. Pagamos por algo de gama alta, de una marca conocida y con unas prestaciones determinadas, pero en cambio recibimos un aparato muy similar físicamente, pero realmente por dentro no tiene nada que ver.

Una vez más, para evitar estas estafas es muy importante comprar en una tienda online que sea de fiar, donde nos permitan fácilmente reclamar que algo no va bien. De lo contrario, si compramos a través de sitios inseguros, estaríamos vendidos y no tendríamos muchas opciones de recuperar lo perdido.

¡Sé el primero en comentar!