Por qué las contraseñas deberían morir este año

Por qué las contraseñas deberían morir este año

Javier Jiménez

Las contraseñas son una de las principales barreras que podemos utilizar para proteger nuestras cuentas. Evitan la entrada de intrusos que puedan suplantar nuestra identidad, recopilar información personal o simplemente hacer uso de aquellos servicios o plataformas que hemos pagado. Ahora bien, hoy en día existen alternativas a las claves tradicionales. De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a explicar por qué deberíamos dejar de utilizar contraseñas.

Las contraseñas pueden llegar a su fin

Tenemos muchas opciones para crear contraseñas seguras. Existen administradores de claves para olvidarnos de recordarlas, para poder generarlas con seguridad. Hay determinados factores que debemos tener en cuenta para mejorar así la seguridad. Sin embargo siguen siendo objetivo principal de los ciberdelincuentes. Son muchas las herramientas y técnicas que pueden utilizar para robar nuestras claves.

Nos hacemos eco de algunas predicciones que han realizado desde Gartner. Aseguran que es importante tener en cuenta ciertos puntos clave como es generar claves que sean únicas para cada cuenta, cambiarlas de forma frecuente o que tengan características realmente fuertes. Pero también indica que las contraseñas ya no nos protegen. Al menos ya no nos protegen con la seguridad que deberíamos esperar.

Es por ello que es conveniente encontrar alternativas. De hecho creen que para 2022 el 60% de las organizaciones habrán reducido a la mitad su dependencia de las contraseñas tradicionales. Pero incluso van más allá en acortar los tiempos y creen que ya desde este año los usuarios deberían plantearse poner fin a las contraseñas.

Errores al crear contraseñas

Por qué deberíamos dejar de usar contraseñas

Aseguran que las claves son el objetivo principal de los ciberdelincuentes. Además hay que tener en cuenta que no son muchos los usuarios que realmente cumplen con los requisitos para tener claves seguras. Esa es una realidad, ya que hemos visto en muchas ocasiones que contraseñas del tipo “123456” siguen siendo las más utilizadas año tras año, o que los usuarios mantienen claves con su fecha de nacimiento, nombre, etc.

Indican también que en el 80% de todos los ataques hay contraseñas involucradas. Una de las razones para dejar de utilizar contraseñas tradicionales es que son muy cotizadas en la Dark Web. Los piratas informáticos comercializan con ellas.

También son un problema en los posibles fallos que pueda haber en servicios de terceros. Ponen como ejemplo a la hora de realizar una compra, donde tenemos que crear una cuenta e iniciar sesión poniendo la contraseña. Puede que ese servicio haya sido atacado y nuestras claves de acceso no estén seguras.

Además ponen como inconveniente el tiempo que perdemos cada vez que ponemos contraseñas. Especialmente cuando tenemos que utilizarlas constantemente en varios dispositivos.

¿Qué alternativas hay para eliminar las contraseñas? Cada vez está más extendido el uso de huellas dactilares, reconocimiento facial o identificarnos con nuestro móvil, por ejemplo. La autenticación a través de aplicaciones de móvil, por ejemplo, puede evitar que nuestras claves tradicionales sean interceptadas en la red.

En definitiva, para algunos investigadores de seguridad las contraseñas tienen su final cada vez más pronto. ¿Qué opinas de esto? Por el momento os dejamos una serie de consejos para crear contraseñas.