Las extensiones que instalas en el navegador podrían robar tus datos bancarios

Los navegadores modernos permiten instalar una gran cantidad de extensiones. Son muy útiles para nuestro día a día, ya que permiten gestionar pestañas, mejorar la seguridad o incluso optimizar los recursos. Ahora bien, muchos de estos complementos también son un peligro. En este artículo hablamos de por qué las extensiones instaladas podrían robar los datos bancarios.

Las extensiones del navegador pueden robar datos bancarios

Un complemento que instalamos en el navegador podría recopilar todo tipo de información personal que ponemos en Internet. Por ejemplo los sitios visitados o incluso las contraseñas. En ocasiones podemos toparnos con un complemento malicioso que ha sido diseñado exclusivamente para robar datos.

¿Qué ocurre si iniciamos sesión en nuestro banco online o realizamos un pago? Esas extensiones podrían interferir en nuestra navegación y modificar los datos o leerlos. Si analizamos qué nos pregunta una extensión cuando la instalamos, veremos que muchas de ellas nos solicitan también permisos para leer y cambiar los datos de los sitios web que visitamos.

Básicamente esto quiere decir que esa extensión podría tener acceso completo a todas las páginas que visitamos. Podrían conocer qué sitios estamos visitando, pero también todo lo que escribimos o enviamos a través de esa web. Tendría la capacidad hasta de insertar anuncios que podrían ser peligrosos.

La cuestión más importante es que si ese complemento es malicioso y ha sido creado para robar datos, podría robar la información de las cuentas bancarias, las contraseñas y, en definitiva, tener todo el control desde un servidor remoto.

Cuando iniciemos sesión e nuestra cuenta bancaria, esas extensiones podrían estar al acecho, esperando para robar todos esos datos. Lógicamente no todas esas extensiones van a tener la capacidad de ver nuestras cuentas y obtener información. Hay permisos que podemos modificar, por ejemplo.

Hay que tener en cuenta que hay determinadas extensiones que únicamente actúan sobre un sitio web en concreto. Podría afectar a una entidad bancaria o a cualquier página o servicio que usamos en Internet. Podrían estar diseñadas para ello. Las extensiones de Chrome o Firefox pueden espiar.

Peligro de seguridad de las extensiones

Cómo instalar extensiones con seguridad y evitar problemas

Todo esto hace que sea muy importante tomar medidas para evitar que las extensiones roben información personal y bancaria. Algo fundamental es elegir muy bien de dónde instalar esos complementos. Siempre debemos hacerlo desde fuentes oficiales, desde las tiendas de los navegadores.

Pero esto por sí solo no basta para asegurarnos de instalar una extensión fiable. También debemos observar los permisos que estamos otorgando y por supuesto analizar frecuentemente que esos permisos no han cambiado.

Además, es imprescindible actualizar las extensiones siempre que haya una nueva versión. Podría haber vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Debemos siempre mantener las últimas versiones y de esta forma corregir esos problemas.

Por otra parte, independientemente de todo lo relacionado con la propia extensión, debemos contar con herramientas de seguridad en nuestro sistema y tener el dispositivo también actualizado. Proteger nuestros equipos también evitará que pueda haber fallos y determinados ataques contra las extensiones y evitar que roben datos bancarios.