Esto evitará que cometas el error más común con las contraseñas

Sin duda la contraseña es una de las principales barreras de seguridad que van a evitar la entrada de intrusos en nuestras cuentas. Las usamos para todo: entrar en redes sociales, acceder a Windows y otros sistemas, correo electrónico, foros online… Sin embargo son muchas las ocasiones en las que cometemos errores. Y uno de los fallos más típicos es usar una misma contraseña para todo o, al menos, para varios servicios online. Pero podemos usar algo que nos ayudará a evitar problemas.

Configurar un historial de contraseñas

¿Por qué es peligroso reutilizar una misma contraseña? Piensa en que estás utilizando una misma clave para Facebook, el correo y un foro en Internet donde te registraste para preguntar sobre un producto. Ese foro ha sufrido una filtración y todas las contraseñas se han filtrado. ¿Qué ocurre? Va a producirse un efecto dominó y un atacante va a poder probar esa misma clave para ver si puede entrar en tu cuenta de Facebook y del correo. Al usar la misma, va a poder hacerlo.

Para evitar esto, el mejor consejo es siempre utilizar contraseñas distintas. Pero además, no debes usar una que ya utilizaste en otra ocasión anterior. Esa clave podría haberse filtrado sin que lo sepas. Ahí es donde entra en juego lo que se conoce como historial de contraseñas y para muchos es la mejor solución para no tener problemas de este tipo.

¿En qué consiste configurar un historial de contraseñas? Algunos servicios y sistemas van a permitir configurarlos para que no nos permitan poner una clave que ya pusimos previamente. Si por ejemplo utilizas Windows, puedes configurarlo para que te pida cambiar la clave de vez en cuando, pero no va a dejar que pongas alguna de las que ya has puesto anteriormente. Por ejemplo no puedes poner alguna de las 10 previas o aumentar esa cifra.

Esto va a evitar que reutilicemos una misma contraseña o que volvamos a poner alguna que ya pusimos previamente y podría haberse filtrado. El objetivo es lograr que una cuenta o sistema esté lo más protegido posible y evitar que un intruso pueda llegar a acceder sin nuestro permiso.

Cómo configurarlo en Windows

Vamos a explicar cómo puedes usar esto en Windows. Hay que tener en cuenta que esta opción no está disponible para todo tipo de servicios online o sistemas, pero sí es algo que cada vez está más presente y seguro que con el paso del tiempo lo veremos más. De momento, en el sistema de Microsoft lo podemos configurar fácilmente. Es lo que se conoce como configuración de la directiva de contraseñas de Windows.

Para ello hay que ir a Inicio y acceder al Editor de directivas de grupo. Una vez allí hay que acceder a la ruta Configuración del equipo, Configuración de Windows, Configuración de seguridad, Directiva de cuentas y Directiva de contraseñas.

Configurar la directiva de contraseñas en Windows

Cuando estés allí tienes que pinchar en Exigir historial de contraseñas. Eso es lo que evitará que pongas una clave que ya previamente has utilizado en el sistema. Puedes poner la cifra que quieras, como pueden ser 10, 20, etc. Además, tienes que habilitar la opción de La contraseña debe cumplir los requisitos de complejidad.

En definitiva, siguiendo estos pasos puedes configurar un historial de contraseñas y así proteger mejor tu cuenta. Lograrás que un posible intruso tenga más difícil averiguar la clave de acceso.

¡Sé el primero en comentar!