Conoce las ventajas de usar la directiva de contraseñas de Windows

Sin duda un elemento clave para nuestra seguridad y la primera línea de defensa es la contraseña. En ese aspecto hay que señalar que no todas son iguales y pueden ser más o menos robustas. Uno de los factores clave es su longitud y otro el tipo de caracteres que utiliza. Además, si lo tenemos disponible en nuestras cuentas conviene activar la autenticación multifactor ya que añade una segunda barrera de defensa. Independientemente de esto tenemos que tener una buena política a la hora de utilizar las contraseñas y hay medios que nos pueden ayudar a ello. En este artículo vamos a conocer las ventajas de usar las directiva de contraseñas de Windows.

Lo primero que vamos a explicar es a tener una buena política de contraseñas. Luego veremos cómo gracias a las directiva de contraseñas podemos afinar aún más nuestra estrategia para mantener seguros nuestros equipos Windows.

Cómo tener una buena política de contraseñas

Una cosa es cierta no todas las contraseñas o password son iguales. Si tenemos un password sencilla con un ataque de fuerza bruta podrían obtenerla fácilmente. Por eso deben contener un determinado tipo de caracteres y una longitud determinada. Esto va a hacer que nuestra contraseña sea robusta y para ello debe cumplir una serie de requisitos:

  • Que tenga mínimo 12 caracteres.
  • Contenga letras mayúsculas y minúsculas.
  • Incluya números y símbolos especiales.

Aunque no es complicado a algunas personas esta tarea se le puede hacer pesada sobre todo si tiene que generar muchas. Recordad que no conviene reutilizar las contraseñas porque a veces en algún ataque terminan filtrándose y afectando al resto de cuentas. Para el caso de tener que generar muchas contraseñas podríamos utilizar Password Manager Lite para Windows. En este caso además de generarnos las contraseñas como también es un gestor de contraseñas nos va permitir guardarlas allí. También otra buena práctica es no apuntarlas en un papel ni escribirlas en un archivo de texto plano. Luego una vez que tenemos una clave única y robusta si es posible convendría activar la autenticación 2FA.

Por otra parte, en nuestros equipos Windows los usuarios también tienen sus contraseñas. Sobre todo en el caso de ordenadores portátiles que salgan mucho fuera de casa o de la oficina conviene que tengan claves seguras. En Windows gracias a las directiva de contraseñas como veremos a continuación podremos cumplir este objetivo.

Qué ventajas nos ofrecen las directiva de contraseñas

La directiva de contraseñas podemos definirla como un conjunto de estrategias que se utilizan para aumentar la seguridad de la password de nuestros usuarios Windows. Al principio, los seres humanos en bastantes ocasiones utilizan contraseñas seguras, pero con el paso del tiempo se relajan las costumbres. También con el paso del tiempo puede que nos decidamos por mantener siempre la misma contraseña que con el paso del tiempo se puede hacer más insegura.

Por ese motivo, tenemos en Windows la directiva de contraseñas que requiere que a la hora de cambiar de password nos exija una longitud y otro tipo de criterios determinado. Si queremos trabajar con ella vamos atener que ir al Editor de directivas de grupo local para lo que seguiremos estos pasos:

  1. Vamos a Menú de inicio.
  2. Escribimos ejecutar y dentro de la correspondiente escribimos gpedit.msc + enter.
  3. Luego nos dirigimos a Directivas de cuenta para hacer los cambios oportunos.

Entonces veremos una pantalla como esta:

A partir de ese momento gracias a la directiva de contraseñas podremos exigir que nuestra nueva contraseña cumpla con una serie de requisitos como:

  • Una complejidad concreta con el uso de letras mayúsculas, minúsculas, números y otros símbolos especiales.
  • Controlar un historial de contraseñas para que no volvamos a repetir la misma.
  • Asignar una longitud mínima de la password.
  • Establecer el tiempo que va a servir esa contraseña tras lo cual nos exigirá que la cambiemos.

En resumen si lo configuramos correctamente nos va obligar periódicamente a establecer una contraseña robusta para nuestro usuario Windows. Por último aquí tenéis cómo configurar la directiva de contraseñas de Windows para que siempre tengáis una buena política de password.

¡Sé el primero en comentar!