Por qué una VPN puede robar todos tus datos

Tener una VPN en el móvil o PC es algo común. Sirve para cifrar la conexión, ocultar la dirección IP y poder así acceder a sitios que puedan estar restringidos geográficamente. Además, es muy útil para poder conectarnos a redes Wi-Fi que pueden ser peligrosas. Ahora bien, a veces el hecho de tener una VPN es lo que realmente va a poner en riesgo nuestra seguridad. En este artículo vamos a hablar de por qué pueden robar los datos personales.

Una VPN puede ser peligrosa y robar datos

Cuando instalas una VPN puedes encontrarte con muchas opciones. Las hay tanto gratuitas como de pago, con más o menos servidores, mejor o peor velocidad, posibilidad o no de usarla en múltiples dispositivos… Pero si hay algo que debes observar es la seguridad. Y ahí puede haber diferencias muy importantes.

¿Por qué una VPN puede robar datos? Piensa en un servicio de este tipo que instales para navegar y que te lo ofrezcan de forma gratuita. Una forma que tienen de obtener beneficio es justo a través de los datos personales. Pueden venderlos a terceros y así poder lucrarse. El problema es que esto lo pueden hacer sin el consentimiento del usuario.

Hay que tener en cuenta que nuestros datos van a pasar a través de una VPN. Actúa como filtro entre nuestro dispositivo y la página de destino. Si ese programa ha sido creado con malas intenciones, para simplemente robar información como los sitios visitados, las búsquedas o incluso nombres de usuario y contraseñas, nos veríamos comprometidos.

Esto especialmente va a ocurrir cuando instalas una VPN gratuita. Cuando te encuentras un programa en alguna plataforma que no sea fiable, realmente no sabes si se trata de un software seguro o que ha podido ser creado de forma maliciosa. Eso es lo que van a aprovechar los piratas informáticos o las VPN que buscan lucrarse con nuestros datos.

Cómo evitar este problema

Entonces, ¿qué podemos hacer para no tener problemas al usar una VPN? Sin duda lo principal es instalarlas desde fuentes legítimas. Evita siempre que sea posible las gratuitas, pero especialmente aquellas que descargas desde sitios que no son de fiar. Busca información en Internet, revisa comentarios y asegúrate de que estás instalando un programa seguro. Es importante detectar cuándo una VPN es peligrosa.

Puedes usar opciones como NordVPN o ExpressVPN que son bastante populares, seguras y además funcionan muy bien. Esto permitirá también que tengas una buena velocidad, muchas opciones para conectarte a servidores y no tengas las limitaciones de las que son gratuitas o con peor rendimiento.

Pero más allá de elegir bien la VPN, también conviene mantener protegido el equipo. Un buen antivirus puede detectar cuando instalas una aplicación peligrosa, como podría ser una VPN que robe tus datos personales. Por tanto, siempre debes tener un software de seguridad que te ayude a mejorar la protección.

Igualmente, mantener todo actualizado es de gran ayuda. Muchas amenazas van a explotar fallos de seguridad, por lo que conviene corregir esas vulnerabilidades a través de parches y actualizaciones tanto del sistema operativo como de cualquier programa que uses.

¡Sé el primero en comentar!