Así van a cambiar tus dispositivos domésticos gracias al Wi-Fi

Cada vez tenemos más dispositivos conectados a la red en nuestros hogares y, en general, en nuestro día a día. Si echamos la vista atrás, hace solo unos años lo normal era conectarnos a través de un ordenador. Poco a poco fueron surgiendo los dispositivos móviles con conexión. En la época en la que vivimos es raro encontrar un dispositivo que no cuente con algún tipo de conexión a Internet. Hoy vamos a hablar de cómo van a cambiar nuestros dispositivos domésticos gracias al Wi-Fi.

El Wi-Fi va a cambiar nuestros dispositivos domésticos

Cuando hablamos del Wi-Fi no lo hacemos de una tecnología nueva, ni mucho menos. Es algo que lleva presente muchos años con nosotros pero que, con el paso del tiempo, ha ido mejorando a pasos agigantados. Hoy en día casi que podemos decir que se equipara en cuanto a velocidad, calidad y estabilidad a las conexiones por cable.

Ahora bien, el hecho de contar con una buena conexión Wi-Fi también hace que cambien nuestros hábitos y el uso que damos a la tecnología. Prueba de ello es el auge de los dispositivos domésticos que tenemos a nuestro alrededor y que cada vez cuentan con más conexiones.

Así pues, el Wi-Fi, como lo indica un informe del que nos hacemos eco de cara al CES 2020, va a cambiar los dispositivos que nos rodean. Poco a poco van introduciéndose nuevos aparatos con conexión, pero aún el margen es muy amplio. Tenemos televisiones, neveras, reproductores de vídeo, bombillas… Todos estos aparatos poco a poco van a estar más conectados.

Este hecho va a hacer que pasemos de un tipo de dispositivos más básicos a otro mucho más avanzado y con mayores prestaciones. Internet nos ofrece un gran abanico de posibilidades para nuestro día a día y más aún si logramos interconectar los diferentes equipos que podemos utilizar.

Ataques a dispositivos IoT

El Internet de las Cosas, cada vez más presente

Esto es lo que se conoce como el Internet de las Cosas. Como sabemos son todos aquellos dispositivos que tenemos en nuestro hogar conectado a la red. La posibilidad que nos ofrece el Wi-Fi, que cada vez es más potente, tiene más cobertura y estabilidad, hace que el uso de este tipo de dispositivos esté en aumento.

Por tanto podemos decir que el Wi-Fi, las redes inalámbricas en general, van a cambiar radicalmente nuestros dispositivos. Es de esperar que en las próximas semanas y meses surjan nuevos dispositivos que poco a poco irán instalándose en nuestros hogares y, en definitiva, en nuestro día a día. Nuestras posibilidades y nuevas herramientas que podremos integrar en otros equipos que ya disponemos.

Como siempre decimos, la seguridad será un factor clave para evitar problemas que pongan en riesgo el buen funcionamiento. Este tipo de dispositivos son muy sensibles a los ataques cibernéticos, ya que en ocasiones el cifrado y las medidas de seguridad con las que cuentan con son muy eficaces. Esto hace que sea esencial mantenerlos actualizados, contar con herramientas de seguridad y, lo más importante, tener siempre presente el sentido común para evitar problemas.