De esta forma debe apuntar la antena de tu router para que tengas mejor Internet

De esta forma debe apuntar la antena de tu router para que tengas mejor Internet

Javier Jiménez

Todos los routers tienen antenas, aunque no sean visibles. Según el modelo, puede que las antenas sean internas o externas. Nos vamos a centrar en el caso de las antenas que puedes ver desde fuera y que incluso puedes modificar. Vamos a explicarte cómo deben apuntar esa antena o esas antenas (según si tiene una o varias) y por qué te ayuda a tener una mejor conexión Wi-Fi. Vas a ver que no siempre es necesario, pero sí en algunas ocasiones.

No importa si tu router es nuevo o antiguo, si tiene más o menos potencia; siempre debes tenerlo bien ubicado, configurado y, si fuera necesario, con las antenas apuntando correctamente. Esto es lo que te ayudará a tener una conexión estable, con buena velocidad y evitar problemas que afecten a tu día a día.

Cuidado con las antenas del router

Generalmente, las antenas del router son omnidireccionales. Esto significa que van a emitir señal por todas partes, aunque no siempre de la misma manera. Es decir, da igual que te conectes en cualquier habitación que se encuentre alrededor del router. Ahora bien, si orientas esas antenas puedes obtener ciertas mejoras. Lo mejor, lo que suele ser habitual en la mayoría de casos, es poner las antenas de forma vertical. ¿Por qué decimos esto? De esta forma es como se propaga la señal de manera horizontal. Por tanto, lo más normal es que vas a conectarte desde algún lugar más o menos a la misma altura del router. Quieres que esa señal viaje de forma horizontal y no vertical.

Si tu router tiene varias antenas, entonces lo tienes más fácil: generalmente, lo mejor es que pongas algunas mirando hacia el techo y otras de forma horizontal. Así te aseguras de que la señal se propaga por todas partes sin problemas. Si necesitaras conectarte únicamente desde una planta por encima de donde está el router, entonces tendrías que ponerla tumbada, para que la señal vaya mejor hacia arriba.

Pero, ¿y si quieres conectarte tanto al mismo nivel del router como en una planta superior? En ese caso, lo mejor es que pongas la antena un poco inclinada. La idea es que pueda repartir tanto horizontalmente como de forma vertical. Tienes que jugar un poco con lo que hemos explicado y calcular qué te conviene más.

Usar la función QoS del router

En el caso de que tu router tenga antenas internas, entonces no podrás colocarlas en la posición adecuada, pero tampoco es necesario. Los fabricantes suelen incorporar las antenas internas en diferentes posiciones, con el objetivo de que puedan proporcionar cobertura Wi-Fi en todas las direcciones, y de esta forma, proporcionar señal de manera homogénea en todas las direcciones. Es muy importante saber también la ganancia de las antenas, porque de ello depende de la sensibilidad y también el ángulo de cobertura vertical. Cuanta más ganancia tenga una antena, más lejos llegará pero a costa de reducir la cobertura vertical, por lo que es recomendable que haya un cierto balance, por lo que las antenas de entre 4dBi y 6dBi es lo más recomendable para entornos domésticos.

Ubicar el router, lo más importante

No obstante, si dejamos a un lado la posición de las antenas, lo que no debe faltar es ubicar muy bien tu router. Ponlo siempre en una zona central de la vivienda, desde donde pueda repartir mejor la señal. No lo pongas cerca de una ventana que dé a la calle, ya que estarías desperdiciando señal. Tampoco lo ubiques junto a una gran pared o cualquier obstáculo, porque la señal rebotará. Con el lanzamiento del estándar Wi-Fi 4 apareció la tecnología MIMO, que nos permite optimizar la red WiFi con los rebotes de señal, perfecto para que no se desperdicie toda la señal.

Alejarlo de interferencias, es también esencial. No lo pongas cerca de otros aparatos, especialmente aquellos que utilizan una frecuencia similar a los 2,4 GHz. Por ejemplo, no lo pongas cerca de un teléfono inalámbrico, de dispositivos Bluetooth e incluso de un microondas. Todo esto puede afectar negativamente a la señal, y no obtendremos buena cobertura allí donde nos vayamos a conectar, debes tenerlo muy en cuenta.

En definitiva, si tienes un router con una antena externa, generalmente lo mejor es que apunte al techo. No obstante, puede que necesites inclinarla ligeramente o incluso colocarla de forma horizontal. Si tienes varias antenas, puedes poner algunas mirando hacia el techo y otras de forma horizontal para que la señal pueda ir mejor a todas partes.

¡Sé el primero en comentar!