¿Hotspots o dongles? Ten en cuenta estas diferencias esenciales

Para tener Internet en cualquier lugar podemos contar con diferentes dispositivos. De esta forma podremos seguir navegando mientras estamos de viaje en un autobús, por ejemplo. Sin embargo no todos son iguales, ni todos van a ofrecer el mismo rendimiento. En este artículo vamos a hablar de las diferencias esenciales entre hotspots y dongles. Vamos a ver los puntos más interesantes de cada uno y así elegir el que mejor se adapte a lo que buscamos.

Diferencias entre hotspots y dongles

En primer lugar hay que saber exactamente qué es un hotspot y un dongle. Un dispositivo hotspot Wi-Fi es un aparato que permite tener conexión de Internet a través de datos móviles y repartirla a otros dispositivos que conectemos, como móviles, ordenadores, etc. Suele tener un tamaño que cabe en el bolsillo y lo podemos llevar de un lado a otro sin mayores dificultades. Os recomendamos leer nuestro tutorial sobre programas en Windows para ver redes WiFi.

Por otra parte, un dongle Wi-Fi también va a poder recibir la señal a través de redes móviles, ya sea 4G o 5G, pero en esta ocasión tiene que conectarse por puerto USB a un ordenador para poder tener Internet y navegar. Igualmente, es un dispositivo de tamaño pequeño, que incluso llega a ser como un pendrive.

Cantidad de dispositivos conectados

Una de las diferencias principales entre hotspots y dongles Wi-Fi es la cantidad de dispositivos que podemos conectar a ellos. En el caso de los hotspots, podemos conectar múltiples aparatos. A fin de cuentas va a actuar como un router y ofrece así conexión a cualquier dispositivo que conectemos, como móviles, tablets, ordenadores…

En cambio un dongle Wi-Fi únicamente va a permitir conectar un dispositivo. Se trata de un aparato que tiene que estar conectado físicamente por puerto USB, por lo que no actúa como si fuera un router, sino que permite tener señal a ese equipo en concreto.

Autonomía

La autonomía es otra diferencia muy importante. De hecho es algo que debemos tener en cuenta si vamos a necesitar conexión durante mucho tiempo. Un hostpot Wi-Fi puede tener una autonomía de 4 a 6 horas, mientras que otros dispositivos con mejor batería pueden aguantar incluso más de 12 horas.

Pero si pensamos en un dongle Wi-Fi que conectamos por USB, no va a tener problemas de autonomía al no tener batería. Realmente estos aparatos reciben la energía directamente a través del puerto, al conectarse al otro aparato. Es una ventaja importante en este sentido.

Compatibilidad

También debemos pensar en la compatibilidad. Lo normal es que podamos conectar cualquier aparato a un hotspot Wi-Fi. Va a funcionar como si se tratara de un router y podremos conectar ordenadores, móviles o cualquier aparato que sea compatible con la red inalámbrica.

Por otra parte, sí podremos tener más probables con los dongles Wi-Fi USB. Vamos a necesitar que el equipo sea compatible con los puertos USB. Con un ordenador no tendremos demasiados problemas, pero sí para conectar un móvil, por ejemplo.

Seguridad

Aquí la diferencia es sencilla. Un Whotspot Wi-Fi va a crear una red a la que se pueden conectar otros dispositivos. Es como si tuviéramos un router, con una contraseña y nombre de red. ¿Qué ocurre si alguien averigua esa clave? Ahí es donde hablaríamos de problema de seguridad. Puedes evitar el firewall en un colegio o trabajo.

Sin embargo esto no ocurre con un dongle Wi-Fi, ya que como hemos visto se conecta por USB y no crea una red a la que puedan conectarse otros aparatos.

En definitiva, estas son algunas de las diferencias más importantes entre hotspots y dongles Wi-Fi. Según lo que busquemos, según el uso que le vayamos a dar, podemos necesitar usar unos aparatos u otros para poder conectarnos sin problema a la red.

¡Sé el primero en comentar!