Si tu WiFi va lento, prueba esto antes de comprar algo

Si tu WiFi va lento, prueba esto antes de comprar algo

Javier Jiménez

Tener una conexión Wi-Fi lenta no es algo extraño. De hecho, son muchas las personas que tienen problemas para lograr una buena velocidad cuando conectan un ordenador o móvil a Internet. Lo que solemos hacer para intentar solucionarlo es comprar algún dispositivo, como puede ser un repetidor Wi-Fi, sistema Mesh o PLC. Pero, ¿realmente es necesario? A veces sí, pero en otras muchas ocasiones puedes solucionarlo sin pagar nada. De esto último vamos a hablar en este artículo.

Cuando tenemos problemas con la red inalámbrica WiFi, solemos recurrir a comprar algún dispositivo nuevo, ya sea un nuevo router WiFi, un repetidor para intentar mejorar la señal, o directamente queremos quitar toda la red actual y proceder a la compra de un sistema WiFi Mesh de alto rendimiento para no tener ningún tipo de problema. En muchos casos, deberías probar diferentes cosas antes de gastarte el dinero en comprar algo que, posiblemente, no vayas a necesitar.

Qué probar para mejorar el Wi-Fi antes de comprar algo

Cuando veas que tu Wi-Fi no va bien, es importante que realices algunas pruebas para intentar descartar problemas y solucionar el error. En ocasiones verás que simplemente con realizar algunos ajustes logras que la cobertura llegue mejor y además tener más velocidad cuando te conectes con el móvil, PC o cualquier aparato.

Comprueba si es culpa del dispositivo que utilizas

Lo primero que debes hacer antes de comprar algo para mejorar el Wi-Fi es ver si el problema es del dispositivo que estás usando. Por ejemplo, si intentas conectarte desde el ordenador o desde el móvil y ves que la velocidad no es buena, prueba primero a ver si se trata de algún fallo con ese equipo en concreto. Puedes usar otro dispositivo desde la misma ubicación y ver si el problema sigue o no. Por ejemplo, si notas que al intentar conectarte con el ordenador no va bien, prueba también desde el móvil y así comparas la velocidad y calidad.

Es muy importante descartar que el problema lo tengamos en un dispositivo en cuestión. Por ejemplo, si siempre tenemos problemas con la red WiFi usando nuestro ordenador portátil, pero en el móvil funciona perfectamente, seguramente sea por dicho ordenador portátil. En este último caso, deberías revisar la versión del sistema operativo y si existen actualizaciones, también deberías revisar si hay alguna actualización de drivers WiFi para tu tarjeta. Es muy importante tener siempre actualizado tanto el sistema operativo como los drivers de nuestras tarjetas WiFi.

Mejora la ubicación del router

Otro paso importante que debes dar es intentar mejorar la ubicación del router. Esto es clave para lograr una buena conexión y no siempre lo colocamos bien. Por ejemplo, es común que lo tengamos en una zona de la vivienda muy alejada de donde realmente vamos a conectarnos. Intenta ponerlo en un lugar más céntrico. También deberías apartarlo de otros dispositivos que puedan crear interferencias o quitar obstáculos que puedan bloquear la señal. Por ejemplo, no pongas láminas metálicas cerca o no lo pongas junto a un gran muro o mueble. Mientras más espacio tenga, mejor.

Errores al colocar el router

Lo que más afecta a la señal WiFi son los cristales y también los espejos, por lo que deberías alejar el router lo máximo posible de este tipo de materiales. De lo contrario, tendrás graves deficiencias en la red inalámbrica WiFi. Algo que afecta muchísimo al router, es la altura, no deberías colocar el router en el suelo, lo normal es ubicarlo en una zona elevada un metro del suelo o más, de esta forma, tendremos la mejor recepción de señal posible.

Comprueba el canal y la banda del Wi-Fi

Por otro lado, deberías revisar a qué canal del Wi-Fi tienes conectado el router. Si vives en un edificio con muchas viviendas, es probable que tus vecinos interfieran en la señal. Eso va a afectar a la red inalámbrica y va a impedirte conectar tus dispositivos correctamente y tener una buena velocidad. Además, la banda del Wi-Fi a la que te conectes va a ser clave. Vas a poder usar la de los 2,4 GHz y también la de los 5 GHz. La primera es la mejor cuando te conectas muy lejos del router, aunque tiene menos velocidad. En cambio, la segunda es perfecta para lograr la máxima velocidad cuando te conectas cerca del router.

Gracias al programa Acrylic Analyzer, tenemos la posibilidad de analizar en detalle las redes WiFi de nuestro alrededor, con el objetivo de saber cuántas redes tenemos, los canales utilizados, así como el número de clientes inalámbricos que hay conectados a cada router WiFi o punto de acceso. De esta forma, podemos saber en todo momento qué es lo que está ocurriendo en la red inalámbrica de nuestros vecinos, para cambiar el canal de emisión por uno que esté mucho más libre.

Como ves, puedes realizar algunos cambios y ajustes antes de comprar algo para mejorar la red Wi-Fi. El objetivo es lograr una buena calidad de la conexión inalámbrica y no tener problemas. No obstante, a veces no quedará más remedio que usar un buen repetidor Wi-Fi.

1 Comentario