Comprueba si estás usando el mejor cifrado para el Wi-Fi

Tener protegidas las redes inalámbricas es algo fundamental. Esto permitirá evitar la entrada de intrusos y también lograr que el funcionamiento sea óptimo. Para ello podemos tener en cuenta algunos factores, pero uno de los más importantes es el tipo de cifrado del Wi-Fi. Vamos a hablar de ello en este artículo y así podrás saber si estás usando el correcto o deberías cambiarlo por seguridad.

El tipo de cifrado del Wi-Fi es fundamental

Lo primero que se nos viene a la cabeza para proteger el Wi-Fi es poner una buena contraseña. Y sí, eso es muy importante, pero no es lo único. La clave es solo una parte de esa protección para evitar intrusos. Es muy importante también contar con un buen cifrado, ya que hay diferentes tipos. De nada nos sirve utilizar una buena contraseña, si estamos usando un cifrado obsoleto, que puede ser explotado fácilmente mediante programas informáticos.

Existen cifrados como el WEP que son antiguos y hoy en día no son seguros. Tampoco lo es WPA-1. Los más recientes son WPA-2 y WPA-3. Este último es el más fiable, es el que en la actualidad es imposible explotar. Es el que deberíamos estar utilizando todos, pero sí es cierto que no todos los dispositivos son compatibles por el momento.

No obstante, si no puedes usar WPA-3 deberías estar utilizando al menos WPA-2. Es importante evitar cualquier versión anterior si quieres aumentar al máximo la seguridad de la red inalámbrica y evitar intrusos que puedan estar afectando a la velocidad de Internet y poner en riesgo la privacidad.

Cambiar el tipo de cifrado es sencillo y lo puedes hacer accediendo al router. De la misma forma que puedes cambiar la clave, también puedes configurar otro cifrado diferente si ves que el que utilizas no es seguro.

Verificar qué cifrado usas

Tienes diferentes métodos para ver qué cifrado Wi-Fi estás usando. Uno muy sencillo en Windows es ir a Configuración, entrar en Red e Internet y allí pinchar en Wi-Fi. Tienes que seleccionar la red a la que estás conectado y entrar en Propiedades. Aparecerá una serie de información relacionada con esa red y entre esos datos está el tipo de seguridad. Por ejemplo te pondrá WPA-2 Personal, que suele ser lo habitual.

También, otro método que puedes usar es entrar en el router. Para ello tienes que conocer la puerta de enlace predeterminada. Suele ser 192.168.1.1, pero en ocasiones es diferente. Para averiguarla, simplemente tienes que ir a la Terminal de Windows y ejecutar el comando ipconfig. Te aparecerán diferentes datos y uno de ellos es la puerta de enlace predeterminada.

Ver el tipo de cifrado del Wi-Fi

Con ello podrás entrar en el router. A partir de ahí, dependerá del modelo exacto. Puede que lo veas en la primera pantalla o que tengas que entrar en la sección Wi-Fi. Encontrarás un apartado donde te indica el tipo de cifrado que estás usando. De esta forma, podrás pinchar para cambiarlo por otro y aumentar así la protección lo máximo posible.

Por tanto, no solo tienes que fijarte en la contraseña que usas en el Wi-Fi; es imprescindible también elegir un buen cifrado Wi-Fi para que esa protección sea la correcta. Solo así evitarás la entrada de posibles intrusos en tu red.

¡Sé el primero en comentar!