Así puedes ampliar los puertos LAN Ethernet de tu router de casa

Así puedes ampliar los puertos LAN Ethernet de tu router de casa

José Antonio Lorenzo

Generalmente nos conectamos a nuestro router mediante la utilización de un cable de red o por WiFi. El inconveniente que tenemos, es que nuestros routers tienen unos puertos Ethernet limitados y que habitualmente suelen ser cuatro. Además del típico PC, otros equipos que también pueden o necesitan conectarse por cable de red son los portátiles, los PLC e incluso el servidor NAS o impresora. Esto puede hacer que llegue un momento, en el que no tengamos suficientes puertos Ethernet para nuestros equipos. Entonces, tenemos que buscar alternativas para ampliar los puertos LAN de un router y aquí es donde destaca como mejor opción el switch, aunque no es la única.

El problema suele comenzar cuando compramos un nuevo dispositivo y vemos que todos los puertos RJ45 de nuestro router están ocupados. Entonces, tenemos que buscar una solución para ampliar los puertos LAN, pero antes vamos a definir que son.

Qué es un puerto LAN

El puerto LAN también es conocido como puerto de red de área local con conector RJ45. Sus siglas LAN vienen del Local Area Network, que, traducido, significa «red de área local». Básicamente se trata de puertos en los que permite la comunicación de dos o más PC en la red local doméstica, y tienen conexión a Internet a través del router. Debemos recordar que los routers tienen normalmente dos interfaces, WAN de Internet y LAN de la red local, la LAN se divida en la LAN cableada y en la WLAN que es lo mismo que la LAN, pero con WiFi.

Esta es la parte trasera de un router:

Trasera del router ASUS RT-AX82U en detalle

En color amarillo podéis ver un ejemplo en el que se observan sus 4 puertos LAN. En este sentido, hay que señalar que a lo largo de los años han ido evolucionado y cada vez soportan una mayor velocidad. La velocidad del puerto se rige bajo los estándares BASE-T, por lo tanto, nuestros routers domésticos actuales serían:

  • 10 BASE-T, que funciona transmitiendo datos a 10 megabits por segundo. En estos momentos, aunque es compatible ya no se usa.
  • 100 BASE-TX, que transmite datos a una velocidad de 100 Mbit/s. Es la que está presente sobre todo en routers ADSL.
  • 1000 BASE-T, que sería la que transmite datos a 1 Gigabit por segundo. En este caso, es la que tenemos presente en la mayoría de routers de fibra actuales.

No obstante, las conexiones de fibra ya están llegando a ofrecer 1 Gbps incluso más. Por eso, ya han aparecido routers que tienen velocidades superiores 2,5G, 5G e incluso 10Gbps en su parte Ethernet LAN. Estos puertos LAN son donde vamos a conectar nuestros PCs, portátiles, impresoras, servidores NAS, PLCs y cualquier otro dispositivo cableado.

La relación del puerto RJ45 con el cable de red Ethernet

Si queremos aprovechar todo el potencial de nuestra conexión a Internet, nuestro puerto LAN tiene que soportar una velocidad determinada como ya explicamos en el apartado anterior. Luego, para conectarnos a ese ordenador y que se establezca la comunicación, vamos a necesitar un cable de red Ethernet. Sin embargo, los cables de red no son todos iguales. Esto se traduce en que, si no escogemos el correcto, podríamos estar desaprovechando todo el ancho banda de nuestra conexión. Así, los cables de red se clasifican en categorías en función de su velocidad. Estas son los que más se utilizan actualmente:

Tabla categoría de cable de red ethernet

Por ejemplo, los puertos Gigabit Ethernet de la mayoría de los routers actuales, para aprovechar una conexión superior a 100 Mb, necesitarían un cable de red de categoría Cat 6 o Cat 5E. Ahora mismo, dada la baja diferencia de precio entre ambos, sería más interesante un cable de red Cat 6.

Qué podemos utilizar ampliar los puertos LAN

En el momento que vemos que no tenemos suficientes puertos RJ45 disponibles, llega el momento de buscar soluciones. En este sentido, si queremos ampliar los puertos LAN, tendríamos las siguientes opciones disponibles:

  1. Switch.
  2. Hub.
  3. Ethernet Splitter.
  4. Un router antiguo que no estemos usando.

A continuación, empezaremos hablar de cada uno de ellos y explicaremos qué ventajas nos pueden aportar. Sin duda, de los que he nombrado el switch sería el más recomendable, por eso es el que vamos a tratar más fondo.

Switches

El Switch es la opción más fácil y barata que podemos escoger cuando deseamos ampliar los puertos LAN de nuestro router. En cuanto a su configuración, es muy sencilla. Lo único que debemos hacer es conectar por cable de red nuestro router con el Switch. A continuación, ya podremos utilizar el resto de puertos Ethernet disponibles para conectar los nuevos equipos que antes no podíamos usar. Aquí tenéis la foto de un switch con 8 puertos Gigabit RJ-45 con velocidad de 10/100/1000 Mbps y que cuesta unos 25€ aproximadamente.

Otra de las características del switch es que soporta la comunicación Full-Duplex. Esto significa que los dispositivos conectados a él pueden enviar y recibir datos a la vez, lo cual va a implicar tener una red más rápida. Actualmente, los puertos LAN de un switch normalmente son Gigabit Ethernet, aunque ya estamos empezando a ver los primeros switches Multigigabit con velocidades 2.5G, 5G y superiores.

Si queremos elegir un buen switch para ampliar los puertos LAN, debemos fijarnos en varios aspectos muy importantes:

  • El número de puertos Ethernet que necesitamos. A nivel doméstico compraremos generalmente un Switch con 5 u 8 puertos de red. En este sentido lo recomendable sería comprar uno que nos permitiese, a ser posible, que después de utilizarlo nos quedasen al menos uno o dos libres. Así que debemos calcular bien los que necesitamos.
  • La velocidad de los puertos Ethernet. Aquí tenemos que fijarnos en la velocidad máxima que son capaces de sincronizar, ya sea 1 Gbps, 2,5 Gbps, 5 Gbps o 10 Gbps. Actualmente lo mínimo recomendable sería que al menos soportarse una velocidad de 1 Gbps. Además, en algunas ocasiones puede ser interesante que tenga puertos SFP o SFP+ para fibra óptica o cables DAC.
  • Los puertos de uplinks a 10G: también puede ser interesante tener uno o dos puertos a 10 Gbps para interconectar los switches y no tener cuello de botella. Esto es opcional, porque encarece el precio y no siempre necesario. Estos puertos también se pueden usar en los servidores NAS para no tener cuello de botella en la red cableada.
  • Si compras un Switch no gestionable, es recomendable que compres uno con IGMP Snooping para que los servicios de IPTV funcionen perfectamente.

En cuanto a un switch con 5 puertos Gigabit Ethernet podríamos comprar el D-Link DGS-105:

Y si necesitamos un switch con 8 puertos Gigabit Ethernet el D-Link DGS-108:

Hub Ethernet: una opción ya desaparecida

El Hub Ethernet ha sido sustituido por el Switch. Un Hub podríamos calificarlo como una gran cámara llena de tráfico de red, donde los paquetes entran y salen para encontrar los equipos a los que están tratando de conectarse.

El Hub utiliza lo que se conoce comunicación semidúplex. Debido a esta forma de operar, provoca retenciones y colisiones de datos, acaparando un valioso ancho de banda y provocando una ralentización de la red. En ese sentido la situación se complica cuando se usan varios dispositivos al mismo tiempo. Si tenemos en cuenta que podemos conseguir un Switch por unos 20 € no compensa usarlo para ampliar los puertos LAN, salvo que ya dispongamos de uno.

Ethernet Splitter: lo más barato y lo que menos posibilidades ofrece

Un Ethernet Splitter es un pequeño aparato con tres puertos Ethernet, dos en un lado y uno en el otro.

Una cuestión a considerar es que un Ethernet Splitter reduce la cantidad de cables utilizados en un cable Ethernet Cat 5e, pero reduce el rendimiento de datos de 1000 Mbps a 100 Mbps. Su principal beneficio que tiene es que permite utilizar un cable de red para dos conexiones Ethernet y son baratos. Si tenemos en cuenta que por un poco más de dinero tenemos un Switch para ampliar los puertos LAN en la mayoría de ocasiones no compensa su uso.

Un ejemplo de Splitter Ethernet que podéis comprar sería este:

Router antiguo para ampliar los puertos LAN

Un router viejo te puede sacar de un apuro en estas situaciones, y podrías configurarlo para utilizarlo como si fuera un switch.

La cuestión es que, si se trata de un router ADSL, los equipos conectados a él no podrían superar en un test de velocidad los 100 Mb. Por otro lado, si es un router de fibra que todavía conserváis por casa entonces la velocidad máxima que podrías alcanzar sería de 1 Gb. Lo único que debéis hacer en la configuración del router viejo es:

  • Cambiar la IP LAN del router por una IP dentro del rango del router principal
  • Desactivar el servidor DHCP del router viejo
  • Conectar un cable desde puerto LAN del router principal al puerto LAN del router viejo.

Como habéis podido ver a lo largo de este tutorial, hemos visto cuatro formas para que puedas ampliar los puertos LAN, la más recomendable y barata siempre es usar un switch, pero si tienes en tu casa un router viejo con puertos Gigabit Ethernet también podría ser muy interesante, además, siempre podrás configurar el WiFi de este router viejo y tendrás más cobertura en tu casa.