Cómo conectar por cable un ordenador sin puerto Ethernet

Hoy en día navegar desde dispositivos con conectividad Wi-Fi se ha convertido en algo muy habitual. De hecho podemos decir que la mayoría de las conexiones son sin cable. Utilizamos móviles, tablets, televisiones, libros electrónicos… Una gran cantidad de equipos que permiten navegar por Internet y hacer uso de servicios conectados a la red, sin tener que enchufar nada adicional. Ahora bien, también debemos tener en cuenta la opción del cable, especialmente cuando usamos un ordenador y queremos que la estabilidad y velocidad se lo mejor posible. En este artículo vamos a explicar cómo conectar un ordenador a Internet por cable si no tiene puerto Ethernet.

Cómo conectar un ordenador por cable sin puerto Ethernet

Podemos decir que lo normal es que un ordenador tenga una tarjeta de red con puerto Ethernet. Esto es algo que, en general, está presente tanto en equipos de sobremesa como también en portátiles. Sin embargo estos últimos y especialmente en los últimos años, no siempre tienen presente este puerto.

Ocurre muy frecuentemente en ordenadores portátiles pequeños, que buscan minimizar al máximo el peso y el tamaño. La mejora de las conexiones Wi-Fi también permite tener mayor libertad en este sentido y algunas marcas optan por lanzar sus ordenadores sin puerteo para conectar un cable LAN y tener Internet.

Independientemente de si esto tiene más o menos sentido hoy en día, lo cierto es que muchos usuarios se encuentran con que no pueden conectar su portátil por cable al router. Esto puede ser muy negativo si, por ejemplo, tenemos una instalación por cable en nuestro hogar y desde la habitación donde vamos a conectarnos la cobertura inalámbrica es débil. También podría ocurrir que la tarjeta de red inalámbrica de ese portátil no sea potente y no podamos tener una buena velocidad.

Por todo esto, los usuarios buscan la manera de poder conectar un cable Ethernet a este tipo de ordenadores que no tienen puerto RJ45. Por suerte no está todo perdido y vamos a tener opción para ello. Tenemos opciones que incluso podemos llevar en el maletín del portátil sin que ocupen mucho espacio y estar así preparados para cualquier conexión en cualquier momento.

USB Hub Ethernet

Una opción muy interesante que tenemos disponible es la de adquirir un USB Hub Ethernet. Consiste en un pequeño dispositivo que se conecta al puerto USB del ordenador y ofrece varios puertos más para conectar otros equipos, además de un puerto Ethernet.

De esta forma, gracias a este dispositivo no solo vamos a poder conectar el ordenador a Internet por cable, sino que no prescindiremos de puerto USB e incluso tendremos varios más disponibles. Es muy útil ya que en muchos casos los ordenadores más pequeños apenas tienen uno o dos puertos USB.

Estos dispositivos ofrecen velocidades de hasta 1 Gbps, por lo que podremos aprovechar al máximo la velocidad disponible. Suelen ser Plug and Play, por lo que son compatibles con las diferentes versiones de los principales sistemas operativos y no requiere de instalar nada más adicional. Simplemente hay que conectarlo al equipo y comenzar a tener Internet.

El precio es económico. Lo podemos encontrar desde 13-16€ hasta algo más, según el tipo de dispositivo. Hay algunos más completos que también actúan como lectores de tarjetas y cuentan con más prestaciones. Es una alternativa que podemos tener en cuenta si queremos aprovechar al máximo este tipo de dispositivo una vez lo hemos conectado al equipo. Podemos tener una especie de todo en uno en un mismo dispositivo.

Adaptador USB a Ethernet

En este caso estamos ante un dispositivo similar al anterior, pero únicamente convierte un puerto USB en uno de Ethernet. Igualmente nos va a permitir lograr nuestro objetivo de conectar el ordenador a Internet por cable. Vamos a tener que prescindir de un puerto USB, aunque ganamos uno Ethernet.

Este adaptador es ligeramente más económico que el anterior. Es más simple y por tanto también se ve reflejado en el precio. Aquí hay que tener en cuenta la importancia de optar por adaptadores que funcionen por USB 3.0 y no solo por USB 2.0. Vamos a encontrarnos con estas dos opciones pero debemos ser conscientes de la diferencia en cuanto a velocidad.

Si optamos por un adaptador que sea compatible únicamente con USB 2.0 estaremos limitando la velocidad a Fast Ethernet, es decir, a 100 Mbps. En cambio si nos conectamos por USB 3.0 podremos lograr la máxima velocidad de 1 Gbps. Para poder disfrutar de fibra óptica de máxima velocidad y que no se forme un cuello de botella, nuestro consejo es optar por un adaptador que funcione por USB 3.0. Es una buena inversión para conseguir que nuestro Internet funcione lo mejor posible.

En definitiva, cuando nos encontremos con un ordenador que no cuente de forma nativa con puerto Ethernet, siempre podremos buscar alternativas para poder conectarnos por cable. Estos dispositivos económicos nos permitirán usar un cable de red y tener así más estabilidad, además de velocidad, respecto a navegar desde una red Wi-Fi. Como hemos indicado, muchos equipos hoy en día vienen sin este tipo de puerto para ahorrar espacio y también debido al auge de las redes inalámbricas y su mayor calidad. No obstante, muchos usuarios prefieren utilizar el cable o incluso es la única opción que tienen para poder conectarse correctamente.