¿Qué cable de red es mejor? Guía para elegir cable Ethernet

¿Qué cable de red es mejor? Guía para elegir cable Ethernet

Sergio De Luz

Actualmente disponemos en el mercado de diferentes tipos de cables de red Ethernet para conectar nuestros equipos vía cable. Dependiendo del tipo de cable de red, podremos conseguir una mayor o una menor velocidad, porque hoy en día en las redes domésticas podemos tener velocidades Multigigabit e incluso hasta velocidades 10Gbps, esto hace que debamos tener cables de red específicos y de calidad, de lo contrario, no conseguiremos el rendimiento esperado, aunque la electrónica de red sí cumpla.

Hay toda una serie de aspectos que se deben tener en cuenta para acertar a la hora de comprar un cable Ethernet para tu red. Por esto mismo, en RedesZone os vamos a explicar en detalle las características de los diferentes cables de red Ethernet, los tipos que existen, las categorías y más.

Con toda esta información, podrás conocer de primera mano qué cable deberás utilizar para tener una buena conexión, ya que entran en juego factores como la distancia máxima según el estándar o hasta cuánto te cuesta comprar un cable de red por metro.

 

Qué tener en cuenta

Antes de saber cuántos tipos de cable de red existen o cuál debes comprar, es necesario entender varios conceptos y saber varias cosas sobre estos cables que nos hacen disfrutar de una conexión a Internet más fluida. Y es que, son datos necesario para tener una idea más clara de qué son y porqué hay que usar este tipo de conexión en determinados momentos.

 

¿Qué es?

Un cable de red Ethernet es un cable de varios cables trenzados par a par, con revestimientos plásticos o metálicos de diferentes colores y tipos. Un cable de red Ethernet dispone de un total de cuatro pares de hilos trenzados dos a dos, esto significa que tendremos un total de 8 hilos por cada cable de red. El conector que se utiliza habitualmente en estos cables de red es el conocido como RJ-45, este conector dispone de un total de 8 conectores metálicos para transferir la información a través de impulsos eléctricos. Cualquier cable de red, independientemente del tipo o la categoría, estará terminado en un conector RJ-45 para conectarlo a un router, switch, PC o cualquier otro dispositivo que soporte el estándar Ethernet.

Coger un cable y llevarlo desde el router al ordenador no es complicado, sin embargo, no todos los cables son iguales ni garantizan la misma velocidad. Según la calidad y el tipo, los cables de red se clasifican en categorías las cuales nos ayudan a saber las características de los mismos, las velocidades que nos permitirán conseguir y la tolerancia a fallos o interferencias para poder montar y configurar la mejor red que se adapte a nuestras necesidades y a nuestra conexión a Internet.

Los cables de red Ethernet pueden ser «planos» o «cruzados». Cuando montamos un cable de red plano la configuración que se debe realizar a cada extremo del cable de red es siguiendo la norma 568B. En el caso de querer montar un cable de red cruzado, en un extremo del cable lo crimparemos siguiendo la norma de colores 568B, y en el otro extremo utilizaremos la normativa 568A.

Actualmente todas las tarjetas de red, routers, switches y otro equipamiento de red soporta auto MDI/MDIX, esto significa que el propio estándar Ethernet detectará automáticamente qué hemos conectado y actuará en consecuencia intercambiando los «pines» internos de las tarjetas de red, por tanto, esto se hacer o comprar cables de red cruzados ya ha pasado a la historia, no es en absoluto necesario y todo funcionará como se espera con los cables de red «planos», es decir, con la norma 568B en cada extremo.

Dentro de los cables de red Ethernet, disponemos de un total de cuatro tipos de par trenzado diferentes, y también diferentes categorías. Dependiendo de nuestras necesidades de velocidad o distancia, tendremos que elegir un tipo de cable de red u otro.

 

Ventajas frente al WiFi

El uso de cable de red frente a utilizar la red WiFi es mejor en ciertos aspectos y va a mejorar considerablemente la calidad y la fluidez de la conexión en tu equipo.

En primer lugar, vas a conseguir una mayor velocidad y más estabilidad, que, junto a una menor latencia, lo hacen perfecto para aplicaciones en streaming o para jugar online, por ejemplo. Por otro lado, no vas a tener interferencias por la presencia de dispositivos electrónicos, como suele pasar con las redes Wifi y no dependerás de la cobertura en ciertas zonas que se encuentran más alejadas del router.

Además, ofrece una mayor seguridad frente a las redes WiFi. Al no emitir señales inalámbricas, los intrusos no pueden interceptar nuestro tráfico de datos con tanta facilidad como por WiFi.

Por último, es importante destacar que, cuando tienes una conexión por cable, como norma general, vas a tener un mayor ancho de banda que por WiFi, aunque esta diferencia se ve cada vez más reducida con la evolución de las redes WiFi, en un uso normal, el cable de red sigue estando por encima de su homólogo inalámbrico.

Aunque, no hay que olvidarse de distintos aspectos que pueden jugar a favor del WiFi, como la comodidad que supone el uso de la conexión a Internet de forma inalámbrica. Al igual que no hay que estar pendiente de la distancia del cable de red para conectar el dispositivo que se quiera utilizar. Además de esto, hay que tener claro que no siempre es la conexión ideal para los equipos que tengas en casa. Te puede venir bien para tu PC, por ejemplo, pero no para tu smartphone o incluso una Smart TV. Por lo que siempre hay que tener en cuenta toda esta serie de factor, aunque está claro que tiene muchas ventajas frente al WiFi.

 

En qué aparatos solemos usarlo

Como ya sabemos, el cable de red no es compatible con todos lo dispositivos, pero hay algunos de los que sí podemos aprovechar esta característica, como puede ser un ordenador, una Smart TV o una consola. Por otro lado, habrá dispositivos en los que no nos quedará más remedio que usar la red WiFi, como pueden ser los móviles, tablets o aspiradoras inteligentes, por ejemplo.

Debes tener en cuenta que, aunque la mayoría de ordenadores admiten cable de red, hay algunos modelos que no, y deberás comprobarlo para utilizar un conversor que te permita conectarlo por cable si lo necesitas.

 

Tipos de cables de par trenzado

Existen un total de cuatro tipos de cables de par trenzado diferentes, dependiendo del revestimiento y el recubrimiento de los cables, estos tipos son el UTP, FTP, STP y S/FTP. Debemos prestar especial atención a las diferencias entre ellos, porque cada uno de ellos está orientado específicamente a un uso muy distinto, lógicamente, el precio también varía enormemente entre los diferentes tipos de cable, siendo el UTP el más barato de todos ellos y el S/FTP el más caro de todos ellos.

 

UTP

UTP significa Unshielded Twisted Pair, o también conocido como par trenzado no apantallado. Este tipo de cable de par trenzado no tiene ningún tipo de blindaje, es el más usado en las redes domésticas debido a su bajo coste y gran rendimiento. Además, este tipo de cable de par trenzado se utiliza para cables Cat 5, Cat 5e e incluso para cables Cat 6, por tanto, podremos conseguir velocidades de hasta 10Gbps en tramos cortos y siempre que el cable de red sea de calidad.

Este tipo de cables de red producen más errores por interferencias o diafonía que otros tipos de cables de red que no tienen protecciones adicionales. Por supuesto, la distancia máxima de este tipo de cables de red es de 100 metros tal y como dicta el estándar, no obstante, en entornos reales esta distancia es mucho menor, sobre todo si no es un tramo de 100 metros en línea recta.

Este tipo de cables de par trenzado UTP es lo que se utiliza en las nuevas viviendas que vienen con todas las habitaciones cableadas, debemos recordar que según la normativa es necesario que el cableado de red tenga su propio macarrón y meter por ahí el cable, no se comparte con los cables de TV ni tampoco cables de luz, por tanto, no deberíamos tener demasiadas interferencias externas.

 

Beneficios o ventajas del cable UTP

Los cables UTP son los cables de red más utilizados en el mercado y se consideran el medio basado en cobre más rápido disponible. Son menos costosos que los cables STP y cuestan menos por metro que otros tipos de cableado LAN, esto los hace no solo más asequibles sino más fácilmente prescindibles.

Tienen un diámetro externo de aproximadamente 0,43 cm, lo que lo convierte en un cable más pequeño que el cable STP y más fácil de trabajar durante la instalación, ya que no llena los conductos de cableado tan rápido como otros cables. Viene en varias categorías, desde el Nivel 1 para cableado telefónico doméstico hasta el Nivel 6 para redes Ethernet. Es el cableado más compatible y se puede utilizar con la mayoría de los demás sistemas de red principales y no requiere conexión a tierra.

Está diseñado para contrarrestar EMI, RFI y también diafonía. Es el más pesado del cable disponible para fines de red.

 

Inconvenientes o desventajas del cable UTP

Se puede utilizar hasta una longitud de segmento de cable de unos 100 metros solamente. El cable UTP debe seguir las especificaciones para una cantidad de torceduras o trenzas permitidas por metro de cable para reducir la diafonía. El ancho de banda que tiene el cable es bastante limitado. No se puede garantizar la transmisión segura de datos.

Aunque en teoría el cable fue diseñado para contrarrestarlos, es altamente propenso a interferencias externas como EMI y RFI y además es susceptible al ruido. La distancia entre los aumentos de señal es más corta con el cable UTP que si los comparamos con los cables coaxiales y de fibra óptica y con el cable de par trenzado blindado, lo que hace que sea menos capaz de transportar la señal para las redes de larga distancia. Es más susceptible a la interferencia en comparación con la mayoría de los otros tipos de cable.

 

FTP

FTP significa Foiled Twisted Pair, o también conocido como par trenzado con pantalla global. En este tipo de cable los pares que están trenzados par a par no se encuentran apantallados, pero sí disponemos de una pantalla global dentro de la cubierta de plástico para mejorar el nivel de protección frente a interferencias externas. Las características de transmisión son muy similares a las de UTP, por supuesto, se utilizan los mismos conectores RJ-45 de siempre.

Este tipo de cables de red producen menos errores por interferencias externas que el UTP. Por supuesto, la distancia máxima de este tipo de cables de red es de 100 metros tal y como dicta el estándar, no obstante, en entornos reales esta distancia es mucho menor, sobre todo si no es un tramo de 100 metros en línea recta. Dependiendo de la categoría del cable, podremos conseguir una mayor velocidad o una menor velocidad, por ejemplo, existen cables Cat 6 FTP que son ideales para darles un extra de protección al cableado.

El precio de este tipo de cable de red es algo más caro que el UTP, sin embargo, creemos que merece la pena gastar un poco más de dinero en mejor cableado. Una recomendación que os vamos a dar es que uséis conectores RJ-45 apantallados, de esta forma, protegeremos no solamente el cable de red sino también el conector.

 

STP

STP significa Shielded Twisted Pair, o también conocido como par trenzado apantallado. En este tipo de cable de red, los pares que están trenzados par a par se encuentran recubiertos por una lámina fina de papel de aluminio, con el objetivo de proteger los pares frente a posibles interferencias y también al ruido eléctrico. Este tipo de cable ofrece un nivel de protección superior al FTP, sin embargo, es claramente más costo que UTP y también que FTP.

Otras características de este tipo de cable de par trenzado, es que es muy rígido, lo que dificulta su instalación en determinados escenarios, no obstante, si las necesidades así lo requieren es muy recomendable, además, debemos tener en cuenta que es bastante caro en comparación con UTP, por lo que debemos tenerlo muy en cuenta. Por supuesto, en este tipo de cables de red se suelen utilizar también los típicos conectores RJ-45 de siempre, al usar este tipo de cables es recomendable que los conectores RJ-45 también estén apantallados, con el objetivo de no perder nada de señal por culpa del propio conector.

 

S/FTP

S/FTP es una combinación de los dos tipos de cables anteriores. Por un lado, tenemos los pares trenzados apantallados dos a dos, usando protecciones metálicas en los propios pares de cables, para protegerlos frente a posibles interferencias electromagnéticas exteriores y reducir el ruido. También disponemos de una malla metálica global que recubre todos los pares trenzados, y a continuación, tenemos el típico recubrimiento de plástico.

Este tipo de cables S/FTP son los mejores en cuanto a protección frente a interferencias o ruido externo, los más rígidos por las múltiples protecciones incorporadas, y también los más caros. Los cables Cat 7 o superior suelen incorporar siempre este tipo de protecciones, con el objetivo de proporcionar un gran ancho de banda de hasta 2000MHz, claramente superior a los cables de categorías anteriores y tipos de cables como UTP.

 

Cómo actúa el apantallamiento

El apantallamiento de los cables de red, actúa a modo de jaula de Faraday. Lo cual nos dice que protege el interior del mismo de las interferencias electromagnéticas o ruido eléctrico. Tanto del cable a su entorno, como del entorno del cable. Lo cual reduce las interferencias, como has visto. Por lo cual la misión es que el flujo electromagnético no salga, y por la contra que no se deje entrar. Esta protección se puede aplicar sobre el conductor de una forma parcial o total, evitando la diafonía. Esto es el efecto que se crea en la parte donde están las señales de los circuitos.

La efectividad de las pantallas, siempre va a depender de varios factores. El grosor, el tipo de interferencias a las que está sometida, la frecuencia, la distancia a la fuente, el sistema de tierra y la continuidad que tenga la propia pantalla a lo largo del cable. Entonces elegir el apantallamiento correcto es muy importante, pero no tendremos que escoger siempre el mejor. Todo dependerá del uso que le vamos a dar al cable.

En frecuencias bajas como pueden ser las que tienen origen en capos eléctricos, con un revestimiento de malla puede ser más que suficiente. Por la contra con frecuencias muy altas originadas también en campos electromagnéticos, las cintas son más efectivas. Luego debemos tener en cuenta el calor que puede genera un cable. Si bien no es material que se sobrecaliente, el apantallamiento puede influir en que la disipación de calor sea mejor o peor. En el caso de las mallas, la disipación de calor es mucho mejor que con los demás revestimientos.

Todo esto que acabamos de ver, es algo que se encuentra regulado. Concretamente en la directiva 2014/30/UE del Parlamento Europeo y del Consejo. Donde se establecen algunas directrices sobre la armonización de las legislaciones en materia de compatibilidades electromagnéticas.

 

Categorías de cables de red de par trenzado

Además de fijarnos en el tipo de cable en función del recubrimiento que incorpora, es muy importante fijarnos en el tipo de categoría de cable de red. Dependiendo de la categoría, el nivel de trenzado del cable será mayor o menor, además, en pruebas de laboratorio se puede ver la frecuencia que soporta para poder enviar datos a mayor o menor velocidad. Actualmente los cables Cat5 ya no se utilizan, sin embargo, los cables Cat5e (enhanced o mejorado) son los que vemos comúnmente en los routers domésticos cuando incorporan un cable de red.

Todos los cables de red soportan una distancia máxima de hasta 100 metros, esto es una limitación que impone el propio estándar Ethernet, no el cable en sí. En la siguiente tabla se pueden ver las diferentes categorías hasta Cat 7, la velocidad máxima que se permite y la frecuencia de funcionamiento del cable.

Con el lanzamiento del estándar NBASE-T, o también conocido como «Multigigabit», las velocidades máximas de las diferentes categorías de cables han cambiado radicalmente. A continuación, podéis ver las velocidades de las diferentes categorías de los cables más habituales si tenemos una red Multigigabit.

  • Cat 5e: podremos utilizar cables Cat 5e para obtener una velocidad máxima de hasta 2.5Gbps en tramos de menos de 100 metros, además, en condiciones ideales (sin interferencias, ruido etc.) es posible conseguir también la velocidad de 5Gbps.
  • Cat 6: nos permitirá obtener siempre una velocidad de 5Gbps en tramos de menos de 100 metros. Debemos recordar que los cables Cat 6 también permiten usar el estándar 10GBASE-T con ciertas condiciones de diafonía y longitud. Cuando se usan cables Cat 6 la longitud máxima es de 56m con diafonía favorable, en caso contrario el máximo es de 37m (si por ejemplo se instalan varios cables juntos). Si se usan cables Cat 6 es recomendable que se prueben eléctricamente una vez instalados.
  • Cat 6A: son la versión mejorada de los cables Cat 6, disponen de un ancho de banda de 500MHz y normalmente son de tipo S/FTP, es decir, tendremos un nivel de recubrimiento realmente bueno con el objetivo de que la señal sea la mejor posible. Este tipo de cables Cat 6A nos permiten conseguir velocidades de 10Gbps a distancias de hasta 100 metros sin problemas. Son los cables que debemos utilizar si tenemos una red 10G de alto rendimiento y no queremos ningún tipo de pérdida de señal.
  • Cat 7: este tipo de cables de red nos permiten tener un ancho de banda de entre 600MHz y los 1.000MHz. Dependiendo del cable que compremos, podremos conseguir velocidades de hasta 10Gbps a distancias de hasta 100 metros de longitud, también nos pueden permitir alcanzar velocidades de hasta 40Gbps a distancias cortas, aunque esto dependerá del propio cable. Actualmente se pueden encontrar cables Cat 7 de tipo S/FTP que son planos, ideal para darle un toque más premium a nuestra instalación, en lugar de utilizar los típicos cables cilíndricos normales. Estos siempre son cables blindados y dan uso de conectores GigaGate 45 modificados, siendo compatible con todos los puertos Ethernet normales. Si damos uso a este tipo de cable, hay que tener en cuenta que, por ese mismo conector, puede no ser compatible con versiones Ethernet anteriores.
  • Cat 7a: en este caso hablamos de cables que no están ampliamente disponibles actualmente, y son soportados por pocas opciones en cuanto a hardware de red. En cuanto a su velocidad de transmisión no son más rápidos que los cables de Cat 7, pero sí son capaces de ofrecernos un 50% más de ancho de banda de forma general, lo cual puede ser útil para ciertas configuraciones. También debemos tener en cuenta, que su precio es mucho mayor que la otra opción, por lo cual solo se usan en casos muy concretos de redes que necesitan tal ancho de banda.
  • Cat 8: estos cables son los que mejor recubrimiento tienen y alcanzan un ancho de banda de hasta 2.000MHz, por lo que vamos a poder conseguir velocidades reales de 40Gbps a distancias de hasta 100 metros, e incluso podemos alcanzar velocidades de hasta 100Gbps a distancias muy cortas. No obstante, si tienes un datacenter y necesitas velocidades de 40Gbps o superiores, nuestra recomendación es que utilices cables DAC e incluso fibra óptica con sus correspondientes conectores SFP habituales.

Mientras que los cables de red Cat 6 pueden ser de tipo UTP, FTP, STP o S/FTP, los cables de red Cat 6A o superior siempre los vamos a tener de tipo S/FTP, es decir, tendremos el máximo nivel de recubrimiento, con el objetivo de conseguir altas frecuencias y altas velocidades cableadas. Aunque el estándar reconoce que podrían existir cables Cat6A de tipo UTP, los fabricantes han optado directamente por soluciones apantalladas para garantizar el rendimiento y evitar la diafonía exógena. Por ejemplo, existen cables Cat 7 que disponen de 1000MHz de frecuencia, en lugar de los 600MHz habituales, también existen cables de red Cat 8 que disponen de hasta 2000MHz de frecuencia.

Como hemos comentado en el listado de categorías de los cables, existe algún cable que da uso del conector GigaGate45. Este fue creado por Nexans y estandarizado por la Comisión Electro Técnica Internacional como IE 61076.3.110. Este puede operar en el espectro de frecuencia entre 600 MHZ y 5 GHZ, con cableado de par trenzado. Simplemente se trata de una variante del conector Ethernet RJ45, con el cual podemos conectar cables terminados en conectores macho 8P8C, en conectores hembra GG45.

En cambio, los cables GG45 no se podrán enchufar en los conectores hembra 8P8C. El motivo es una pequeña protuberancia que activa un interruptor en el conector. Incluso de este conector podemos encontrarnos dos variantes, una es la GG45 o ARJ45 HD, que sería el conector completo de 12 contactos compatibles con categoría 6, y la versión ARJ45 HS, que no dispone de contactos compatibles con Cat 6, teniendo un total de 8 contactos.

En el mercado también hay otro tipo de conectores como puede ser TERA, que es de par trenzado blindado para los cables de categoría 7.

 

¿Cuál es el más adecuado?

En este caso no estamos ante una idea que pueda ser fija para todo el mundo, ya que depende mucho del uso que se le va a dar. Pero lo más común es que en un hogar, se use un cable de red categoría 5e (Cat5e) o categoría 6 (Cat6). Ambos cables son capaces de proporcionar velocidades de hasta 1 Gbps y son adecuados para la mayoría de las necesidades de conexión a internet en un hogar. El Cat5e es el cable más comúnmente utilizado y es adecuado para la mayoría de los hogares, mientras que el Cat6 es un poco más costoso, pero ofrece una velocidad de transmisión ligeramente superior.

Por otro lado, en una oficina, es recomendable utilizar un cable de red categoría 6A (Cat6A) o superior. Estos cables son capaces de proporcionar velocidades de hasta 10 Gbps y son adecuados para las redes de oficina más grandes y complejas. El Cat6A tiene una velocidad de transmisión de 10 Gbps a una distancia máxima de 100 metros, lo que lo hace ideal para la mayoría de las necesidades de red de oficina. También hay opciones más avanzadas como el Cat7 y el Cat8, pero su uso es menos común en las oficinas.

En general, el tipo de cable de red que se debe usar depende de las necesidades específicas de la red y del presupuesto disponible. Si bien el Cat5e es adecuado para la mayoría de los hogares, puede ser que se requiera el Cat6 o el Cat6A para una mayor velocidad y rendimiento en una oficina. En ambos casos, es importante elegir un cable de calidad que esté bien construido y cumpla con los estándares de la industria. Con un cable de red adecuado, se puede garantizar una conexión a internet estable y de alta velocidad para cualquier entorno.

 

Distancias máximas según los estándares

Las distancias máximas de los diferentes estándares que existen actualmente son hasta 100 metros, sin embargo, esto depende del estándar 802.3 utilizado y también de la categoría de los cables de red que estemos utilizando. Es muy importante no superar esta distancia máxima que indica el estándar, no solamente porque no cumpliría la normativa de cableado estructurado, sino porque podríamos tener problemas de desconexiones, caída en el rendimiento de la red cableada y mucho más. A continuación, os vamos a explicar brevemente las distancias máximas según el estándar y los cables:

  • 1000BASE-T: cualquier cable que usemos que sea Cat5e o superior tiene un límite de hasta 100 metros de distancia. No obstante, esta distancia máxima es por segmento, de switch a switch, por ejemplo, pero podemos instalar varios switches o «repetidores» en cascada hasta llegar a 5 repetidores entre el origen y el destino.
  • 2.5GBASE-T: este estándar nos permite alcanzar distancias de hasta 100 metros con el cableado Cat5e o superior, por lo tanto, no tendremos problemas en cubrir grandes distancias.
  • 5GBASE-T: este estándar permite alcanzar los 100 metros con cableado Cat 6 o superior, en este caso, este estándar no es compatible de forma oficial con cableado Cat5e, aunque seguramente puedas obtener estas velocidades si los pruebas eléctricamente y siempre que sea con distancias muy cortas.
  • 10GBASE-T: este estándar permite alcanzar los 100 metros con cableado Cat 6A o superior. Si utilizas cableado Cat 6 podrás tener una distancia de hasta 37 metros con diafonía no favorable, y hasta 55 metros con diafonía favorable. Si vas a usar cables Cat 6 con este estándar a 10Gbps, es necesario que los pruebes eléctricamente para ver qué velocidad podrás conseguir.

Tal y como podéis ver, las distancias de los estándares 802.3 es generalmente de hasta 100 metros, pero hay casos como el estándar 10GBASE-T que soporta cableado Cat 6 pero nunca llegará a esa distancia de los 100 metros.

También debes saber que existen switches que nos permiten alcanzar hasta 250 metros de distancia con el estándar 10BASE-T, esto es perfecto para temas de videovigilancia donde no necesitemos un gran ancho de banda para que funcione bien. Un ejemplo de switch es el D-Link DSS-100E-9P que nos permite proporcionar PoE y un ancho de banda de hasta 10Mbps, además, también podemos instalar repetidores para conseguir una distancia máxima en total de hasta 650 metros.

 

¿Qué cable de red debería utilizar?

Para poder responder a esta pregunta, antes debemos saber qué velocidad queremos alcanzar, y si tenemos en nuestro hogar una red Multigigabit o no, porque dependiendo de estos requisitos, es mejor comprar un cable de cierta categoría o de cierto tipo que otro.

Si eres un usuario doméstico con equipamiento Gigabit Ethernet y podrías pasarte a redes Multigigabit próximamente, nuestra recomendación es comprar cableado Cat 6 de tipo UTP, porque la diferencia de precio con Cat5e es mínima, y tendrás un cable que será capaz de proporcionar velocidades de hasta 10Gbps en tramos cortos. Este tipo de cable es el más recomendado y habitual, de hecho, las nuevas viviendas están cableadas con este tipo de cable de red y el funcionamiento es perfecto.

Si eres un usuario algo más avanzado, con todo equipamiento Multigigabit e incluso equipos 10G, nuestra recomendación es usar como mínimo cables Cat6, además, sería aconsejable comprar cableado Cat 7 que tiene un precio muy bueno si tenemos en cuenta la calidad-precio, este tipo de cableado Cat7 no solamente te proporcionará una gran velocidad, sino que es de tipo S/FTP, por tanto, tenemos la máxima protección posible. Este tipo de cables de red son nuestros favoritos cuando necesitamos comprar un latiguillo de poca longitud para conectar un router 10G o switch 10G a un servidor o PC con este tipo de conectividad, son bastante baratos para lo bien que funcionan y la calidad que tienen.

Si vas a cablear tu casa desde cero y pasar cable de red por las diferentes habitaciones, sin lugar a dudas te recomendamos utilizar cableado Cat 7 porque te garantizará tener una red 10G sin problemas por todas las habitaciones. Este tipo de cable es el que hemos utilizado nosotros en casa para cablearla con conectividad 10G en todos los lugares, un aspecto que debes tener en cuenta es que estos cables son bastante rígidos, por lo que pasarlo por los tubos corrugados de la instalación de red actual puede resultar bastante complicado, por lo que deberás tenerlo muy en cuenta a la hora de comprarlos.

Si eres un usuario muy avanzado, que prueba switches y servidores NAS continuamente para comprobar la velocidad en la red local, y quieres descartar problemas de rendimiento con los cables, una muy buena opción sería comprar cables Cat 8 de alto rendimiento, válido para conseguir velocidades de hasta 40Gbps en la red local. Lógicamente, este tipo de cable es claramente más caro que los anteriores.

 

¿Cuánto vale un cable de red comprado por metros?

Si quieres comprar un cable de red por metros, no solamente tendrás que comprar una bobina de cable de red de la categoría que necesites, sino que también tendrás que comprar accesorios adicionales que son fundamentales para poder dejarlo listo para conectar diferentes dispositivos. A continuación, os vamos a explicar todo lo que necesitas para montar un cable de red, y cuánto costaría.

 

Bobina con el cable de red

Lo más importante es comprar el cable de red Ethernet en forma de bobina, existen de 10 metros, 20 metros, 50 metros e incluso más de 100 metros. Dependiendo de tus necesidades, te recomendamos comprar de una longitud u otra. Antes de comprar una bobina de cable de red, deberás tener en cuenta:

  • La categoría del cable de red.
  • El tipo, si es UTP, FTP, o S/FTP.

Cuánta mayor categoría y mayor recubrimiento, más caro será el cable de red Ethernet, pero tendrás una mayor garantía de que la velocidad de 10Gbps funcionará a la perfección. Por supuesto, cuántos más metros compremos en una bobina, más barato nos saldrá.

Si quieres una bobina con cableado Cat 6 UTP, que es lo más sencillo hoy en día, puedes comprar esta de 50 metros:

En el caso de que te interese comprar una bobina mejor, con cableado Cat 6A y de tipo FTP para soportar velocidades de 10Gbps sin problemas, entonces debes comprar la siguiente:

Recuerda que, si utilizas cableado Cat6A o superior, también tienes que comprar conectores RJ-45 acorde a las especificaciones del cable.

Nuestra recomendación, si los tubos currugados de tu hogar lo permiten, es que instales cable de red de categoría Cat 7 y de tipo S/FTP. Este cable de red es mucho más rígido que el cable Cat 6 anterior, por lo que debes tenerlo muy en cuenta.

Personalmente, esta última bobina de cable de red es la que usamos nosotros en nuestro hogar, y nos proporciona velocidad 10Gbps en red local sin problemas.

 

Conectores RJ-45

Dependiendo del cable de red que hayas elegido, tendrás que comprar unos conectores RJ-45 u otros. No todos los conectores RJ-45 sirven para todos los tipos de cables de red, tenemos varios tipos de conectores RJ-45:

  • Conectores RJ-45 de tipo UTP para cables Cat 6. Luego los tenemos con guías o sin guías, os recomendamos comprar siempre con guías porque os será más fácil.
  • Conectores RJ-45 de tipo FTP (blindados) para cables Cat 6. Aquí también existen con guías o sin guías.
  • Conectores RJ-45 para cables Cat 6A o Cat 7, son siempre blindados y con guías.

Hay que tener claro que no todos cuestan lo mismo, y es posible encontrarlos a diferentes precios en determinadas tiendas. Por ello, es importante en todo momento comparar los precios, sobre todo si buscas el gasto mínimo.

Los más baratos son los de tipo UTP, puedes comprarlos por unos 5€ las 10 unidades:

Luego los conectores RJ-45 para cables Cat 6A o Cat 7 son claramente más caros, rondan los 20 euros las 10 unidades:

Por supuesto, debes tener en cuenta que las crimpadoras para conectores RJ-45 Cat 6 no valen para los Cat 7, debes tenerlo en cuenta.

 

Herramientas de crimpado y testeo

Si necesitas comprar una crimpadora, nuestra recomendación es que compres una que te permita crimpar conectores RJ-45 Cat 6 y también los Cat 7 sin problemas, así tendrás una mayor versatilidad. Estas crimpadoras son un poco caras, pero merece la pena si vas a hacer muchos cables de red. Este modelo de VCELINK es el que tenemos nosotros:

En cuanto al tester para comprobar si el cable de red Ethernet, existen modelos desde los 20 euros hasta los de cientos de euros. Nuestra recomendación es comprar uno sencillo si vas a montar cableado en tu casa, lógicamente si te dedicas a esto, entonces puedes comprar el caro porque lo amortizarás.

Si quieres un modelo profesional, puedes comprar este:

Tal y como podéis ver, la diferencia de precio es bastante importante.

 

Coste total

Si tienes que comprar tanto la bobina de cable de red Ethernet, como conectores RJ-45 y también las herramientas de crimpado y testeo, a continuación, puedes ver una estimación de los costes, sin contar con la crimpadora profesional y el tester barato que serán unos 50 euros aproximadamente.

  • 100 metros cable Cat 6 UTP y 10 conectores RJ-45 UTP: 52 euros.
  • 100 metros cable Cat 6A FTP y 10 conectores RJ-45 S/FTP: 100 euros aproximadamente.
  • 100 metros cable Cat 7 S/FTP y 10 conectores RJ-45 S/FTP: 105 euros aproximadamente.

Tal y como podéis ver, aunque pueda parecer caro, te saldrá mucho más barato que comprar cables ya hechos, sobre todo si son Cat 7 que son los más caros. Pero, todo dependerá de las necesidades de cada instalación que quieras llevar a cabo y de la calidad que busques en cada momento. Por ello, no viene nunca mal conocer el coste total que te puede suponer hacer con estas herramientas y con un número determinado de metros de cable de red en función del tipo que escojas finalmente.

 

Cómo instalar un cable de red

Instalar un cable de red puede parecer una tarea complicada si no tienes experiencia en ello, pero con los pasos adecuados y las herramientas necesarias, este proceso será más sencillo y eficiente. Antes de comenzar, debes saber que tendrás que contar con algunas herramientas básicas: guía pasacables, cable de red, destornilladores, cinta, conectores RJ45 y una crimpadora.

En primer lugar, deberás estudiar el recorrido que seguirá el cable para hacer una medida fiable y no comprar cable de más. Aunque es aconsejable siempre tener metros de más, tampoco es necesario acumular metros de cable que no vas a utilizar. Mide tanto las distancias horizontales entre el punto de inicio y el punto final y mide también las alturas teniendo en cuenta si el canalizado va por techo o por suelo.

El siguiente paso será abrir las tomas y registros por los que vaya a pasar el cable. Abre las tomas que hayas identificando y la que está conectada al router. Algunas viviendas pueden tener un registro en la pared denominado PAU, en el que queda centralizada la distribución de toda la casa y por el cual se canalizará el cableado. Si existe un PAU, el cable se dirigirá desde el router hasta el PAU y de este al punto final.

Una vez que las tomas están listas, es momento de utilizar la guía pasacables. Introdúcela en el punto de inicio y avanza hasta que sobresalga por el extremo donde planeas instalar el cable. Si hay un PAU en el camino, no te preocupes si la guía no sale por el tubo esperado, ya que esto es parte del proceso y a veces el canalizado da más vueltas de lo esperado. Ve descubriendo el camino poco a poco hasta llegar al punto final.

Una vez hayas pasado la guía completamente, encinta el cable a la guía para asegurarlo y facilitar su paso a través del tubo. Este paso garantiza que el cable se deslice de manera controlada y sin enredos.

Finalmente, una vez que el cable está correctamente colocado, procede a crimpar ambos extremos con conectores RJ45. Asegúrate de seguir el mismo código de colores en ambos extremos para una conexión correcta.

 

Relación de la pureza del cobre y la pérdida de señal

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta al hablar de los cables de red Ethernet es que transfieren sus señales utilizando el cobre como material principal. Esto se debe a que el cobre es un material bastante común y que es muy conductivo, de hecho, es el material que se ha utilizado para las telecomunicaciones desde la existencia de las primeras líneas telefónicas.

Hay que destacar que la calidad del cobre que se utiliza, normalmente suele ser un indicativo bastante claro de la calidad de señal que este transmite y lógicamente esto se verá reflejado en el precio de nuestro cable. Lo que sucede más a menudo a día de hoy, es que, los cables que son mucho más baratos, tienen una composición en la que prevalece prácticamente en su totalidad el aluminio y luego tienen un revestimiento de cobre.

Debido a esto, la tasa de pérdida de señal que pueden sufrir este tipo de cables puede ser mucho más elevada que las de un cable que tenga mayor porcentaje de cobre en su fabricación. Lo que sucede es que, el aluminio suele expandirse o contraerse a medida que sufre cambios de temperatura, es decir, según se calienta o se enfría. En cambio, el cobre, cuanta más pureza tenga más estabilidad tendrá en este aspecto y, por ende, sufrirá menos pérdidas de señal ya que es tiene una conductividad superior.

Los alambres de cobre que son fabricados en un proceso libre de oxígeno, por lo regular, están hechos del 99,9% de cobre puro, por lo tanto, tendrán menos impurezas y por lo tanto una mejor calidad. Esto además de verlo en los cables de Ethernet podemos evidenciarlo también en los altavoces de alta gama utilizados como monitores de estudio para audio de alta calidad o incluso en auriculares profesionales. Siempre intentan utilizar el cobre de mayor calidad porque es el que mejores resultados arroja.

 

Calidad de los materiales

Cuando realizamos la instalación de una red, ya sea en entornos domésticos o profesionales, es muy importante disponer de un buen sistema de cableado. La inversión económica en estos componentes, suele ser inferior al 10% del presupuesto total de la construcción de la red, en cambio el 70% de los fallos que estás generan, son causados por defectos de cableado. Por lo cual elegir materiales de calidad y buena construcción es muy importante para que todo funcione correctamente, y tratar de prevenir todos los fallos posibles.

Buscando mejorar la seguridad de todos los edificios, la Unión Europea ha creado un sistema el cual clasifica a los productos de red y eléctricos en función de su resistencia al fuego. Por lo cual las diferentes marcas se han propuesto desarrollar cableado de baja emisión de humos y gases tóxicos, sin llegar a perder la calidad de conexión que estos pueden dar a los usuarios.

Si bien eso es hablando en cuestiones de seguridad, la calidad de la conexión se verá afectada directamente por la calidad de cableado utilizado. Pero tendremos que diferenciar dos tipos en este caso, uno será el cableado que vamos a introducir en la pared para distribuir la red por los diferentes puntos de la casa o edificio, el cual debe ser de buena calidad, pues solo en su instalación estará expuesto a rozaduras y será doblado varias veces hasta llegar al destino. Por no hablar de que puede que se encuentre muy cerca del cableado eléctrico.

Y, por otro lado, tendremos el cableado que conecta la roseta o dispositivo de red, con el equipo final, como puede ser un ordenador. Aquí el cable puede estar expuesto a movimientos continuos, y en muchas ocasiones a ser pisado, por lo cual que este sea de buena calidad es importante.

Junto con el cable en sí, también debemos tener en cuenta los cabezales que vamos a utilizar, ya que también hay diferentes tipos. Los más económicos son los de plástico básicos, pero también son los más propensos a romperse, por lo cual elegir un buen material puede ser muy recomendable, para la calidad de la red, como para la seguridad del hardware, ya que estará conectado al equipo directamente.

 

Marcas de cableado de red

En el mercado nos podemos encontrar algunas marcas que destacan por encima de otras. Esto por lo general es gracias al rendimiento que ofrecen, la calidad y la fiabilidad. Siempre y cuando no queramos hacernos nuestro propio cableado, estas marcas pueden ser buenas elecciones a la hora de adquirir nuevo cableado.

  • Amazon Basics: Amazon ha irrumpido con éxito dentro del mercado con muchos productos de diferentes sectores. Los cables de red son uno de los ejemplos. Esta marca ofrece una amplia variedad de cableado de buena calidad, y a precios muy accesibles. Por lo general están disponibles en diferentes longitudes y categorías, incluso con opciones de elegir conectores chapados en oro para un mayor nivel se seguridad en la conexión.
  • Belkin: Se trata de una marca muy reconocida por disponer de variedad en sus productos. Esta ofrece material de calidad, con una amplia gama donde elegir lo que mejor se adapte a nuestras necesidades. De nuevo están disponibles en varios formatos, incluso con cables que prometen un rendimiento superior.
  • Tripp Lite: Estamos ante una de las marcas líderes en la conectividad, con una gran variedad de cableado para utilizar en entornos domésticos. Esta instala conectores moldeados especialmente para que duren más tiempo, y también son muy adaptables a las necesidades de cada usuario.
  • Monoprice: De nuevo estamos ante una marca con una gran variedad de productos electrónicos y precios asequibles. En cuestiones de cableado, también tienen bastante variedad. Y de nuevo estamos ante una marca que nos presenta conectores chapados en oro para mejorar la conectividad.
  • Cable Matters: Se trata de una marca especializada en cableado de red y accesorios para la conectividad de los dispositivos. Cuanta con una gran variedad en su catálogo para utilizar a nivel doméstico. Como en todas las anteriores, permite una buena adaptabilidad ante las necesidades de los usuarios.
 

Utilizar cables de mayor categoría

En muchas ocasiones cuando adquirimos nuevo material, solemos pensar en instalar algo de capacidades mayores a lo que realmente necesitamos. Esto no es ningún problema en sí, pero no es algo que nos vaya a proporcionar un rendimiento mayor solo por comprar un cable de una categoría muy alta. Pero, a pesar de que no vamos a tener unas ventajas significativas a la hora de utilizar la red en el día a día, si puede ser un beneficio en otros aspectos.

  • Mayor ancho de banda: Cuanto mayor sea la categoría del cable, más ancho de banda tendremos disponible. Por lo cual siempre estaremos preparados por si queremos aumentar las funciones que realiza el cable. O instalar algún tipo de sistema que sí requiera toda esa capacidad de transferencia con la que cuenta el cable.
  • Futura compatibilidad: Comprar equipo lo más actual posible, nos ayuda a estar protegidos contra más que posibles cambios de formatos o tecnologías. Esto quiere decir, que el cable será mucho más adaptable a futuras compatibilidades. Con la evolución actual de las redes, un buen cable puede prevenir la necesidad de reemplazar el cableado en un futuro.
  • Distancia: Si el cable va a estar destinado a cubrir una distancia importante, sí que nos va a servir el disponer de uno de mayor categoría. Ya que son más tolerantes a la distancia.
  • Inmunidad a interferencias: Existen entornos en donde las interferencias pueden ser bastante altas, y por lo cual muy perjudiciales para los cables de red. De nuevo, estamos ante un caso donde adquirir uno de mayor capacidad y categoría, nos ayudará a que estas no nos afecten tanto, o directamente nada. Los entornos ruidosos o industriales suelen ser lo más perjudiciales, y donde es necesario de un cable mejor.

Por otro lado, también vamos a tener algunos inconvenientes. Empezando por el coste del cable. Cuanto mayor sea la categoría, mayor será el precio que tendremos que pagar por el mismo. Por lo cual es algo a tener en cuenta si vamos a necesitar gran cantidad de cableado. Para ello es importante realizar una evaluación de las necesidades que vamos a tener como usuarios del mismo, y en base a eso adquirir el cable que vamos a necesitar.

Tal y como habéis visto, disponemos hoy en día de diferentes tipos de cables de par trenzado con diferentes categorías, además, dependiendo de nuestras necesidades podremos elegir un cable u otro, para evitar malgastar el dinero o para evitar problemas por no comprar la categoría y tipo adecuado.

5 Comentarios