Consejos para que el Internet vaya más rápido en Windows

Contar con una buena conexión de Internet es algo fundamental hoy en día. Es importante para poder navegar por la red, descargar archivos, usar la nube, ver contenido en Streaming de calidad sin cortes… Sin embargo a veces pueden surgir complicaciones que afecten a la calidad de la conexión. En este artículo vamos a dar una serie de consejos importantes para que el Internet vaya más rápido en Windows y evitar cualquier problema que pueda aparecer.

Prepara Windows para tener buena conexión

Para poder tener la mejor conexión de Internet posible en Windows, lo primero que debes hacer es precisamente preparar el sistema para lograrlo. Esto es esencial para optimizar los recursos disponibles y lograr así la mejor velocidad y calidad, sin que aparezcan cortes o problemas.

Actualizar el sistema y controladores

Algo imprescindible es tener siempre las últimas versiones instaladas. Esto debes aplicarlo tanto en el propio sistema operativo como en los adaptadores de red que vayas a utilizar, tanto inalámbricos como Ethernet. Esto permitirá solucionar ciertas vulnerabilidades que puedan aparecer y lograr que el rendimiento sea mejor.

Para actualizar Windows tienes que ir a Inicio, entras en Configuración y pinchas en Windows Update. Allí te aparecerán posibles nuevas versiones disponibles. Tienes que asegurarte de instalar todo lo que haya y de esta forma contar con las últimas novedades. Eso ayudará a evitar problemas en la conexión y solucionar problemas.

Actualizar Windows 11

Respecto al adaptador de red, tienes que ir también a Inicio, entras en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionas la tarjeta correspondiente. Tienes que hacer clic con el botón derecho y le das a Actualizar controlador. Una vez hecho esto, reinicias el sistema para que los cambios tengan efecto.

Actualizar tarjeta en Windows 11

Mantener siempre la seguridad

Otro punto muy importante también para mejorar la velocidad de Internet en Windows es tener siempre la seguridad presente. Para ello debes utilizar un buen antivirus, como puede ser el caso de Windows Defender o cualquier otra alternativa de garantías. Esto permitirá detectar la entrada de malware y eliminarla lo antes posible.

Pero mantener la seguridad también es evitar cometer errores. Por ejemplo evitar descargar archivos adjuntos que lleguen por correo y que puedan ser una amenaza, instalar aplicaciones que no sean seguras o caer en la trampa de piratas informáticos con el envío de links fraudulentos. Si evitas todo esto, tendrás el sistema limpio y preparado para poder navegar con buena velocidad por la red.

Evitar programas que interfieran

También debes evitar aplicaciones que puedan ser un lastre para la conexión. Por ejemplo, no debes cargar el navegador con demasiadas extensiones. Aunque son muy útiles, sirven para organizar pestañas, gestionar descargas o guardar marcadores, abusar de estos complementos puede traer problemas para la velocidad al navegar.

Otros programas que pueden interferir en la conexión y crear problemas son los firewalls o las VPN. Aunque son útiles para proteger la red en determinadas circunstancias, siempre debes asegurarte de que están bien configurados y son de garantías. De lo contrario podrías tener problemas de conexión.

Reducir el consumo oculto o de otros aparatos

Aquí entran en juego dos factores: por un lado el consumo oculto que el propio sistema Windows o algunas aplicaciones pueda tener y por otro lado, dispositivos que estén conectados a la red y que también puedan agotar recursos de la conexión. Ambas cosas debes controlarlas si quieres la mejor conexión para Windows.

Debes tener en cuenta que cualquier aplicación que se conecte a la red va a consumir recursos. Por ejemplo un programa que realice copias de seguridad en la nube o las propias actualizaciones automáticas. Si tienes una conexión limitada, debes controlar esto que mencionamos y evitar problemas.

Algo similar ocurre con cualquier otro dispositivo que tengas conectado en la misma red. El ancho de banda puede ser limitado y si necesitas la máxima velocidad en tu ordenador con Windows, no es buena idea que haya otros equipos descargando al mismo tiempo o reproduciendo vídeos en Streaming.

Usar buenos programas

Por otra parte, también puedes preparar Windows correctamente al utilizar únicamente programas fiables. Aquí hay que mención especialmente al navegador, ya que es una pieza clave para acceder a las páginas web o conectarnos a cualquiera de los muchos servicios online que hay.

Google Chrome o Mozilla Firefox son dos navegadores que funcionan muy bien. No obstante, sea cual sea la aplicación que vayas a instalar, ya sea un navegador o cualquier otro programa, siempre debes bajarlos desde sitios oficiales y seguros. Por ejemplo puedes ir a su página oficial, así como utilizar tiendas seguras como Microsoft Store.

Recomendaciones para mejorar la red Wi-Fi

Hoy en día es muy común navegar de forma inalámbrica y es ahí donde aparecen más problemas. Por ello, si quieres mejorar la velocidad de Internet en Windows también debes centrarte en la red Wi-Fi. Vamos a dar una serie de recomendaciones interesantes que puedes poner en práctica.

Ubicar correctamente el router

Algo básico es colocar el router en un buen lugar. Es la pieza fundamental que va a ofrecerte conexión inalámbrica y el sitio donde esté puede ser fundamental. Lo ideal es que esté en una zona central de la vivienda, desde donde pueda repartir bien la señal a todas partes. También debes colocarlo en una ubicación elevada y evitar muros y paredes que puedan bloquear la señal.

Además, es importante que esté en un sitio alejado de otros aparatos. Por ejemplo no es buena idea ponerlo cerca de electrodomésticos, televisiones, etc. Todo esto puede afectar a la señal y provocar una disminución en la calidad. Por tanto, debes ubicarlo en una zona aislada de otros aparatos y desde donde puedas aprovechar bien la señal.

Usar una tarjeta de red con buena capacidad

El adaptador Wi-Fi que utilices va a ser también fundamental para tener mejor o peor calidad y velocidad. Si ves que necesitas más velocidad de Internet en Windows y te conectas de forma inalámbrica, prueba a usar una tarjeta de red diferente, que tenga mayor capacidad y permita conectarte con mejor cobertura.

Aquí va a ser imprescindible que tenga un rango de alcance adecuado. A veces las tarjetas internas son más limitadas y una vez te alejas del router un poco empieza a caer rápidamente la cobertura. Puedes probar con una tarjeta de red externa que tenga una buena antena para mejorar así la calidad de la señal.

Instalar algún dispositivo para tener más cobertura

Siempre puedes contar con algún dispositivo externo para mejorar la señal inalámbrica. Por ejemplo puedes instalar un repetidor Wi-Fi, sistema Mesh o dispositivos PLC para llevar la señal de un lugar a otro de la vivienda y tener mejor Internet en Windows si te conectas por Wi-Fi.

Es común que haya zonas muertas, que es como se conoce a una ubicación de la vivienda donde la señal del Wi-Fi no llega o es tan limitada que aparecen problemas de conexión en Windows. Gracias a este tipo de aparatos vas a poder mejorar la calidad y poder conectarte sin tantos problemas.

Usar la banda del Wi-Fi correcta

La banda del Wi-Fi que utilices también va a ser determinante para tener mejor velocidad de Internet de forma inalámbrica. Puedes usar tanto la de los 2,4 GHz como la de los 5 GHz. Cada una de ellas tiene sus puntos positivos y negativos, por lo que elegir bien cuál utilizar va a ayudarte a optimizar la señal.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

La de los 2,4 GHz es ideal cuando te conectes muy lejos del router. Es la menos sensible a la distancia y posibles obstáculos, por lo que ofrece mayor estabilidad. En cambio, no vas a lograr la máxima velocidad y además es más probable que haya interferencias con otros dispositivos, como son las conexiones Bluetooth o microondas.

Por otra parte, la banda de los 5 GHz es la que permite lograr la máxima velocidad de Internet de forma inalámbrica. Es la mejor opción si vas a conectarte cerca del router, ya que además no suele haber problemas de conflictos con otros aparatos. Ahora bien, es una frecuencia más sensible a la distancia y posibles obstáculos como paredes.

Elegir bien el canal

También debes tener en cuenta qué canal Wi-Fi vas a usar. Elegir uno u otro puede suponer que la conexión funcione correctamente o tener cortes debido a que usas un canal saturado. Si vives en un edificio con muchas viviendas cerca y muchos vecinos que usen un canal Wi-Fi cercano al tuyo o incluso el mismo, vas a tener problemas.

Puedes usar aplicaciones como WiFi Analyzer para encontrar el mejor canal y conectarte a él. Especialmente si usas la banda de los 2,4 GHz, puedes tener más problemas en este sentido. No tendrás tantos si te conectas a la de los 5 GHz, ya que no son canales superpuestos y vas a tener mayor flexibilidad.

En definitiva, estos son algunos consejos esenciales que puedes tener en cuenta para preparar Windows y lograr la máxima velocidad de Internet. Hemos hecho hincapié en algunas recomendaciones relacionadas con la red inalámbrica, ya que el Wi-Fi es muy utilizado y es generalmente lo que más problemas genera.

¡Sé el primero en comentar!