Por qué el Wi-Fi solo funciona si cambio de canal

Tener una buena conexión Wi-Fi es imprescindible para conectar nuestros dispositivos a la red y que no haya cortes. Sin embargo lo cierto es que no siempre es posible y podemos tener problemas. A veces incluso notamos que solo podemos navegar desde el ordenador por Wi-Fi cuando cambiamos de canal. Pero, ¿por qué ocurre esto? De ello vamos a hablar en este artículo y daremos algunos consejos para aprovechar al máximo la red.

Problemas con el Wi-Fi y el canal

Las redes Wi-Fi pueden funcionar a través de diferentes canales, además de varias bandas. Si notas que la conexión inalámbrica no funciona bien, que va lenta y aparecen cortes continuos, tal vez se deba a un problema con el canal al que estás conectado. Hay varios factores a tener en cuenta y que pueden ser determinantes para que este problema aparezca. Normalmente se soluciona si cambias de canal y te vamos a explicar por qué.

Puedes pensar en los canales Wi-Fi como si fueran carriles de una autopista. Hay diferentes y por cada uno de ellos pasa tráfico. Si un carril tiene muchos coches, por ahí el tránsito va a ser más lento, no vas a poder adelantar y tendrás retenciones. Justo eso es lo que ocurre con los canales Wi-Fi. Si estás utilizando uno que esté muy saturado, no vas a poder tener una buena conexión. Por eso, al cambiar a otro te encuentras con una mejora notable.

Banda incorrecta

El primero de esos motivos o causas por las que hay problemas con el Wi-Fi y el canal es la frecuencia que utilizas. Los routers modernos cuentan con la posibilidad de conectarnos a la banda de los 2,4 GHz y de los 5 GHz. Algunos incluso utilizan también la nueva frecuencia de los 6 GHz.

Si estás conectado a la banda de los 2,4 GHz es más probable que tengas problemas con los canales. Es ahí donde suelen estar más saturados, ya que suele haber más aparatos conectados a esta frecuencia (piensa en todos los dispositivos del Internet de las Cosas que puedes tener), pero también es la banda que cuenta con menos canales. Máximo hay 14, pero según el país puedes tener incluso 11 únicamente.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Pero no solo es el número de canales, sino que existe lo que se conoce como superposición. Esto significa que si el canal 3 está muy saturado, por ejemplo, va a afectar también al 2 y al 4, así como otros canales cercanos.

Por tanto, si cambias de banda y te conectas a la de 5 GHz tal vez encuentres una mejora significativa. Es mucho menos probable que estés usando un canal saturado y además no existe el problema de la superposición. Eso sí, es cierto que vas a tener un menor alcance y es más sensible a obstáculos, por lo que debes poner en una balanza si te interesa o no.

Muchos vecinos conectados

Otro motivo por el que solo te funciona el Wi-Fi si cambias de canal es por culpa de tus vecinos. Si vives en una zona con muchas viviendas alrededor, tal vez haya muchos vecinos que estén usando justamente ese canal al que te conectas o uno cercano. Eso va a provocar interferencias y problemas para poder conectarte con normalidad.

Volvemos al ejemplo anterior: si un carril de una autopista está lleno de coches, el tráfico es más lento e incluso puede que tengas que detenerte. Si ese canal Wi-Fi lo están utilizando muchos usuarios, va a hacer que tengas problemas. Tendrías que conectarte a otro diferente y, además, que no esté cerca.

Uso excesivo de la red

Algo similar ocurre con el uso de la red. No solo importa la cantidad de usuarios usando un canal Wi-Fi, sino también la cantidad de descargas al mismo tiempo, reproducir vídeos en Streaming en máxima calidad y, en definitiva, cualquier uso que vaya a consumir mucho ancho de banda.

Si notas que a determinadas horas del día no te funciona bien el Wi-Fi y únicamente se corrige el problema si cambias de canal, muy probablemente se deba a esto. Ese canal lo están usando otros usuarios, otros vecinos, y en el momento en el que empiezan a descargar o a hacer un uso intenso de la red vienen los problemas.

Cómo evitar este problema

¿Podemos evitar este problema de alguna manera? Lo cierto es que no está en tu mano liberar un canal concreto, ya que dependerá de tus vecinos y el uso que le den. Pero sí puedes tener en cuenta un par de soluciones con las que podrás aprovechar al máximo la red inalámbrica y conectarte sin mayores problemas.

Cambiar de banda

Una de ellas es cambiar la banda del Wi-Fi. Si tienes problemas de saturación con los canales, casi seguro que estarás conectado a la frecuencia de 2,4 GHz. Si tu router es doble banda y además los dispositivos que usas también son compatibles, lo que puedes hacer es conectarte a la banda de los 5 GHz. Incluso a la de los 6 GHz, si es que hubiera la posibilidad.

Por tanto, si tienes la posibilidad puedes cambiar de banda y conectarte a la de 5 GHz. Lógicamente tendrás que analizar si te conviene también por velocidad y estabilidad. Si te alejas mucho del router, en esta banda vas a tener problemas. También habría dificultades si existen muchos obstáculos.

Elegir bien el canal

Otra opción, y quizás la mejor, es elegir otro canal. Si has llegado hasta aquí es porque el Wi-Fi solo te funciona al cambiar de canal. La cuestión es elegir el mejor posible y así evitar cualquier tipo de interferencia y problema que ponga en riesgo la conexión. Elegir uno u otro puede significar una mejora considerable en velocidad y evitar los cortes.

Para elegir el mejor canal Wi-Fi puedes usar diferentes programas, tanto para ordenador como para móviles. Por ejemplo podemos nombrar WiFi Analyzer, que funciona muy bien, Acrylic WiFi, que permite monitorizar las redes y ver los canales con detalles, así como otros muchos programas similares que hay para sistemas como Windows o Android.

WiFi Analyzer

En todas estas aplicaciones vas a ver un gráfico donde aparecerán los diferentes canales que están siendo utilizados. Podrás ver así cuáles están libres y puedes elegir sin problemas. Lo ideal es evitar conectarnos a alguno que esté ocupado o incluso los que están al lado. Si por ejemplo el 3 está ocupado, mejor conectarnos al 9 que al 2 o 4.

En definitiva, si ves que el Wi-Fi solo te funciona si cambias de canal, está claro que el problema es que está saturado. Hemos explicado cuáles son las causas principales y también las posibles soluciones para lograr que la conexión funcione lo mejor posible y tener una buena velocidad.

¡Sé el primero en comentar!