Potencia de transmisión Wi-Fi: qué es y cómo mejora la cobertura

Potencia de transmisión Wi-Fi: qué es y cómo mejora la cobertura

Javier Jiménez

Tener una buena conexión inalámbrica es importante para conectar dispositivos de todo tipo sin necesidad de usar cable. Aquí entran en juego diferentes factores y si alguno de ellos falla, podemos tener problemas en la red. En este artículo vamos a hablar de la potencia de transmisión Wi-Fi. Vamos a explicar en qué consiste, de qué forma mejora la cobertura y también explicar si debemos o no aumentarla en el router.

En qué consiste la potencia de transmisión Wi-Fi

Podemos decir que la potencia de transmisión Wi-Fi es una forma de medir la potencia a la que emite el dispositivo. Piensa en una radio o televisión y la potencia del sonido, que medimos en dB (decibelios). Esto es algo parecido, pero en este caso se mide en dBm (decibelios milivatios). En ocasiones podemos ajustar esta potencia para que sea mayor o menor, igual que podemos hacer eso mismo con el volumen de sonido de un aparato.

A esto se denomina potencia de transmisión Wi-Fi, pero también lo puedes encontrar como control de potencia de transmisión. En ocasiones, el router puede permitir bajar o subir esta potencia. Eso podría afectar a la cobertura inalámbrica, tanto de forma positiva como negativa. Cuidado con esto, ya que no una mayor potencia va a significar siempre una mejora. Lo veremos a continuación.

Vas a encontrar algunos métodos diferentes para medir esa potencia de transmisión Wi-Fi. Lo habitual es que sea una medida que puedes ajustar y va del 0 al 100%. No obstante, también puede que te encuentres simplemente con Bajo, Medio o Alto. También puede que esté medido en mW y una cifra numérica que puedes modificar para que sea mayor o menor.

Aumentar la potencia no siempre mejora la conexión

Llegado a este punto es lógico pensar que a más potencia de transmisión Wi-Fi, mejor potencia. Sin embargo esto no siempre es así. Si fuera así, los routers vendrían configurados siempre con la máxima potencia posible. En algunos casos sí que puede mejorar tu conexión, pero generalmente podría traer más problemas que beneficios. Esto es así ya que generalmente los dispositivos no van a ajustarse al punto de acceso o Wi-Fi donde estamos aumentando la potencia y puede haber problemas.

Lo mejor, salvo que sepas realmente qué estás haciendo, es dejar la potencia de transmisión Wi-Fi tal y como está configurada. Aumentar la potencia demasiado puede suponer que los dispositivos que conectes a la red inalámbrica tengan problemas para obtener acceso, pero también podría afectar a otros routers que haya cerca.

¿Por qué puede que aumentar la potencia no mejore la conexión? Hay que entender la red Wi-Fi del router como un sistema bidireccional. Es decir, el router emite señal pero también la recibe del ordenador, móvil o cualquier aparato que conectemos. Si aumentamos mucho la potencia del router, eso no va a hacer que el ordenador, por ejemplo, pueda enviar señal de vuelta desde mucho más lejos. Incluso podríamos hacer que tenga más problemas. La potencia de la señal del router y los dispositivos que conectamos es asimétrica.

Por tanto, lo que logramos con aumentar la potencia de transmisión Wi-Fi es crear más interferencias. Podríamos afectar a otras conexiones y realmente no mejoraríamos la nuestra propia. No lograríamos que otros dispositivos pudieran conectarse mejor al router, aunque estuvieran más lejos.

Evitar interferencias con el Wi-Fi

Cómo cambiar la potencia de transmisión en la red

Si quieres ver qué potencia de transmisión tienes configurada en el router o quieres aventurarte en cambiarla y ver si mejora la conexión, puedes hacerlo fácilmente. Normalmente el router va a permitir cambiar este parámetro y para ello tienes que acceder a la configuración, a través de la puerta de enlace predeterminada.

Generalmente la puerta de enlace predeterminada para entrar en la configuración del router es 192.168.1.1. Si no es esa en tu caso, puedes averiguarla fácilmente. Tendrías que ir a Inicio, entras en el Símbolo del sistema y ejecutas ipconfig. Te mostrará una serie de datos relacionados con la red, entre los cuales está la puerta de enlace predeterminada.

Saber puerta de enlace predeterminada

Una vez sabes ya cómo entrar en el router, simplemente tienes que ir al navegador, pones la puerta de enlace y los datos correspondientes. A partir de aquí va a variar en función del dispositivo que utilices. Lo normal es que tengas que ir a Ajustes o Configuración avanzada, acceder a la sección Wi-Fi y allí buscar Transmit Power, Potencia de transmisión Wi-Fi o similar. Puede ser diferente en función del router.

Recuerda que tal vez lo veas como Bajo, Medio o Alto; en formato de 0 a 100%; o bien en valor absoluto medido en mW. Siempre tendrás la opción de cambiar esos valores, según el router que tengas.

Cambiar la potencia de transmisión Wi-Fi

Los routers modernos lo ajustan automáticamente

Aunque normalmente podrás configurar de forma manual la potencia de transmisión del router Wi-Fi, hoy en día los modelos modernos suelen ajustarla de forma automática. Esto es útil, ya que podrás olvidarte de este asunto y solo tenerlo en cuenta si realmente aparece algún problema o necesitas aumentar o disminuir la potencia por algo.

Precisamente por esto es por lo que en algunos modelos ni siquiera aparece la opción. El propio router por sí mismo ajusta la potencia según sea el caso y de esta forma mantiene el equilibrio para lograr una conexión óptima, sin que haya problemas de interferencias con otras redes cercanas que pueda haber.

Esto también es una medida de protección. Aumentar deliberadamente la potencia de transmisión puede hacer que el router pierda vida útil. Puede hacer que los componentes terminen por dañarse y tener problemas en un futuro.

Conclusiones

En definitiva, podemos decir como conclusión que la potencia de transmisión Wi-Fi es un valor que puedes modificar en algunas ocasiones en el router, pero que generalmente no va a hacer que la señal vaya mejor. Incluso podrías tener problemas importantes que afecten a tu red, dispositivos y a otros equipos cercanos al provocar interferencias.

Nuestro consejo es que busques alternativas para poder mejorar la red Wi-Fi. Por ejemplo puedes usar repetidores inalámbricos, sistemas Mesh o dispositivos PLC para llevar la conexión de un lugar a otro de la vivienda. Evita tocar parámetros de la configuración del router que desconozcas o puedan suponer un problema importante para tu red.

¡Sé el primero en comentar!