Así puedes saber cuál es la contraseña de tu red WiFi

Tradicionalmente nos conectamos a nuestro router doméstico vía Wi-Fi o por cable de red para tener acceso a Internet. Cada vez tenemos más dispositivos conectados por Wi-Fi, salvo el PC, que si podemos lo conectamos siempre por cable de red para tener la mejor velocidad posible. Cuando nos ponen un router nuevo, procuramos estar atentos y averiguar la clave del Wi-Fi. A continuación, ponemos esa clave Wi-Fi a todos nuestros, smartphones, tabletas, portátiles y más. En un momento dado, generalmente bastante después, compráis un smartphone nuevo, pero no os acordáis de la password del Wi-Fi. En este tutorial vamos a explicar cómo averiguar la contraseña de mi Wi-Fi, para conectar ese dispositivo nuevo o reconectar uno que ya teníamos, pero no hemos recordado la contraseña.

Métodos para saber la clave del WiFi

Vamos a ver las distintas formas para averiguar la contraseña actual de nuestra red WiFi, desde las más sencillas a las más complejas, para intentar solventar este problema que se nos ha presentado al no recordar la clave de nuestra red inalámbrica. Verás que hay diferentes métodos, aunque no todos serán válidos para todos los casos, ya que si la has cambiado no podrás verla en la pegatina, por ejemplo. No obstante, tendrás otras opciones.

Mirar la pegatina de debajo del router

Cuando nos instalan un router por primera vez, sobre todo si es de un proveedor de Internet o ISP, suele quedarse con su configuración de fábrica. Esos datos que necesitamos para acceder al router o la password de nuestra Wi-Fi vienen en una pegatina que viene debajo. Aquí tenemos un ejemplo de un router de Movistar:

De esta pegatina podemos obtener la siguiente información:

  1. El nombre o SSID de nuestra red Wi-Fi junto con su contraseña. En este caso tenemos la contraseña tanto de la red Wi-Fi de 2.4 GHz como la de 5 GHz.
  2. La IP del router junto a su contraseña predeterminada, que podremos utilizar para entrar a la configuración de un router usando un navegador de Internet,

A continuación, introducimos la clave Wi-Fi y probamos si funciona. Si tenemos dos bandas de frecuencia (2.4GHz y 5Ghz), como en este caso, hay que prestar más atención. En el dispositivo que queremos conectar tenemos que seleccionar el nombre de la red WiFi correcta y su contraseña. Aquí hay que estar atentos y no mezclar una con otra, normalmente la contraseña es exactamente la misma para ambas bandas de frecuencia, con el objetivo de facilitar a los usuarios la conexión a la red inalámbrica.

En caso de que no funcione tendríamos que pasar al siguiente método, esto quiere decir que, en algún momento dado, hemos cambiado la clave del Wi-Fi que venía de fábrica. En RedesZone, para mayor seguridad, recomendamos cambiar la contraseña del Wi-Fi que suministran los operadores. Nunca deberías dejar los valores que vienen de fábrica, ya que podría ser un problema en caso de que un atacante quiera romper la seguridad.

Entrar en la configuración del router y ver la clave Wi-Fi

En la pegatina del apartado anterior, como ya has visto, tenemos puesta la IP del router y su contraseña. Suele ser 192.168.1.1, que es la más frecuente. De todas maneras, averiguar la IP del router es sencillo, lo explicamos por si la habéis cambiado, no se ve bien en la pegatina o directamente no aparece. Para ello vamos a seguir estos pasos:

  • Vamos al Menú de inicio de Windows.
  • Escribimos Ejecutar y seguidamente pulsamos enter.
  • Allí tecleamos CMD y volvemos a dar a enter.
  • Entonces se abrirá una ventana de símbolo de sistema en la que podremos poner comandos.
  • Ahora toca escribir ipconfig /all y presionar enter.

Estos son los resultados y la IP de nuestro router es la que está en un recuadro rojo y que viene denominada como Puerta de enlace predeterminada.

Ahora vamos a entrar a la configuración del router:

  1. Abrimos nuestro navegador.
  2. En la barra de direcciones escribimos nuestra IP del router y damos a enter.
  3. Seguidamente, aparecerá una pantalla donde nos pide que introduzcamos nuestra contraseña.
  4. Ponemos la que viene en la pegatina, o si la hemos cambiado, la que nosotros hayamos aplicado.

A continuación, lo que tenemos que hacer es ir al apartado Wi-Fi para buscar la contraseña de mi Wi-Fi. Este sería un ejemplo con un router FRITZ!Box en el que ya tenemos nuestra contraseña. En este caso, la contraseña se puede ver en el apartado Wi-Fi, Seguridad y Cifrado.

En bastantes ocasiones la contraseña de mi Wi-Fi la vamos a encontrar en el apartado de «seguridad» donde elegimos el tipo de cifrado. Otro lugar muy típico donde podemos ver la clave Wi-Fi, suele ser en el que podemos establecer nuestro «Nombre de red / SSID» o gestionar sus canales. Incluso simplemente con acceder a la configuración ya puedes ver la clave en la primera pantalla que aparece. Todo dependerá del modelo exacto que tengas.

Un punto a tener en cuenta, es que habitualmente los routers tienen una contraseña para la red Wi-Fi de 2.4GHz y otra para la de 5GHz. Por lo tanto, en esos casos habría que anotar ambas. No obstante, hay algún caso como el FRITZ!Box de arriba que utiliza la misma contraseña para ambas redes. Este es un detalle del que hay que estar atentos comprobando si la contraseña se usa individualmente para cada banda o todas usan la misma.

En el router HGU, que es el habitual en Movistar, conocer la contraseña del Wi-Fi es realmente muy sencillo. Basta con entrar en la puerta de enlace predeterminada, que en este caso es 192.168.1.1, poner los datos de acceso correspondiente y una vez dentro, en la primera pantalla, verás la contraseña. Solo tendrás que pulsar en el icono para ver la clave y te la mostrará.

Cambiar nombre de red en el router Movistar HGU

Si utilizas una contraseña distinta para la banda de los 5 GHz, simplemente tienes que hacer clic en el menú de arriba y le das a WiFi Plus. Te aparecerá una ventana exactamente igual que la anterior, pero en este caso podrás ver la clave de la red inalámbrica para esta banda.

Con esto ya tendríamos todo arreglado, salvo que ya hubiésemos cambiado la password del router y no nos acordásemos. No obstante, para eso también hay solución como veremos a continuación.

Ver la clave de mi Wi-Fi desde la configuración de Windows

Otra opción sería ver las contraseñas de las redes Wi-Fi que hemos usado en Windows. Si bien puede solucionar el problema, seguiríamos sin tener acceso al router y no podríamos, por ejemplo, cambiar la contraseña de mi Wi-Fi o abrir puertos. Para eso no nos queda más remedio que el reset de fábrica que mencionamos en el apartado anterior. Ahora, para averiguar la clave Wi-Fi, vamos a «Menú de Inicio, Panel de Control» nos dirigimos a «Redes e Internet» y pinchamos en «Centro de redes y recursos compartidos«. Allí nos aparecerá la red a la que estamos conectados y le damos clic.

A continuación, tenemos que darle en el botón «Propiedades inalámbricas«. Le damos a la pestaña de «Seguridad» y allí nos aparece la clave de esa red Wi-Fi en concreto. Por último, activamos la casilla «Mostrar caracteres» y ya podremos ver la contraseña de mi Wi-Fi.

Ver las contraseñas del Wi-Fi en Windows

Con este método deberías poder ver las contraseñas de cualquier red inalámbrica a la que te hayas conectado. Eso sí, es algo que vas a poder borrar en cualquier momento por lo que puede que lo hayas hecho y no aparezca en la lista la red que necesitas. Pero si no has tocado nada, podrás ver todas aquellas a las que te has conectado alguna vez desde Windows.

Windows va a almacenar esta información en sus diferentes versiones y es algo muy útil para poder conectarte desde otro dispositivo, sin necesidad de ir a otros métodos para saber cuál es la clave. Ahí encontrarás la información de una manera sencilla y rápida.

Hacer un reset de fábrica al router

Al hacer el reset de fábrica, nos va a dejar el router como venía el primer día. Dicho de otra manera, nos lo va dejar con los datos que tiene en la pegatina que viene debajo del router. Algunas consideraciones que debéis tener en cuenta antes de hacer un reset a ajustes de fábrica son:

  • Si nuestro router no nos lo ha proporcionado nuestro proveedor de Internet, necesitaremos los datos de conexión.
  • Deberemos volver a abrir los puertos si nos hace falta alguno. Como, por ejemplo, para usar un programa P2P.
  • Tenemos que cambiar la clave del Wi-Fi por seguridad, es la que más nos conviene. La otra opción sería ponerle temporalmente la que viene en la pegatina.

En la parte de atrás donde tenemos los puertos Ethernet, solemos tener un botón para resetearlo y dejarlo como venía de fábrica.

Ese botón suele venir denominado como RESET. Además, este botón para que no se toque accidentalmente y se pierda la configuración, suele alojarse en el interior. Respecto al proceso de hacer un reset de fábrica al router sería así:

  1. Introducimos en el orificio donde está el botón de reset, la punta de un bolígrafo o una aguja.
  2. Debemos mantener presionado el botón durante unos 10-12 segundos hasta que veamos que el router se reinicia.
  3. Soltamos el botón de RESET, y esperamos a que se inicie normalmente.

Con esto ya tendríamos todos los datos como vienen en la pegatina del router, y podríamos meter la contraseña de mi Wi-Fi. Eso sí, como decimos es importante que entres en la configuración del router y cambies los valores que vienen de fábrica. Por ejemplo, recomendamos cambiar tanto la clave del Wi-Fi como la de acceso a la configuración, así como el nombre de red para no dar pistas del modelo de router que tenemos y evitar así que puedan explotar posibles vulnerabilidades.

Buscar en Internet el modelo exacto

Esto solo te servirá si no has cambiado la contraseña que venía de fábrica, lo cual es un error. Lo que vas a hacer es simplemente poner el modelo de router exacto en Google y ver qué contraseña viene de forma predeterminada. Básicamente es igual que lo que vendrá en las instrucciones o en la pegatina, pero en este caso lo encontrarás en Internet.

Lo normal es que en la página web del fabricante o en foros especializados encuentres información sobre la clave de la red inalámbrica que viene. Ahora bien, no todos los routers tienen una contraseña genérica para el Wi-Fi. De hecho, los más modernos suelen traer una única para cada caso. Por tanto, esta opción únicamente la deberías tener en cuenta en circunstancias puntuales y tal vez no te sirva y debas optar por alguna de las alternativas anteriores.

En definitiva, como has podido ver es posible saber cuál es la contraseña de tu WiFi. Hay diferentes métodos, desde lo más sencillo que sería simplemente ir a la parte donde está la pegatina en el propio aparato, hasta otras opciones algo más complejas, como es entrar en la configuración de Windows siempre que te hayas conectado previamente. Sea cual sea la opción que utilices en tu caso, sí que recomendamos cambiar la clave y utilizar una que sea fuerte y segura, con un buen cifrado como es WPA-2 o WPA-3 para mejorar aún más la protección.

Cómo debe ser tu clave del Wi-Fi

Hemos explicado diferentes métodos para saber cuál es la contraseña de tu Wi-Fi. Sin embargo no basta con tener cualquier clave. Es importante que crees una lo suficientemente segura para evitar la entrada de intrusos. Por tanto, vamos a dar algunas recomendaciones para que no cometas errores.

Nunca dejes la que viene de fábrica

Lo primero es que no debes mantener la contraseña que viene de fábrica con tu router. Eso es un error, ya que un posible intruso podría utilizar métodos para explotar un router determinado y poder hacerse con la clave que viene predeterminada. Además, esa contraseña no suele contener todo lo necesario para ser fiable.

Por tanto, uno de los primeros pasos siempre que compres un nuevo router o te cambies de compañía y te den otro es cambiar la clave de la red inalámbrica. Eso permitirá estar protegido y evitar muchos problemas.

Incluso desde el propio departamento de la Guardia Civil, lanzaron alertas de que muchas contraseñas las cuales las compañías establecen en los routers, están a la venta en listados de la deep web. Lo que proporciona un acceso sencillo a los ciberdelincuentes que pueden usar nuestra red para llevar a cabo estafas a otros usuarios, y una larga lista de actividades ilegales. Esto puede llevar a que nuestra dirección IP pueda quedar registrada y envuelta en algún tipo de investigación.

Según el INCIBE, cuando como usuarios contratamos un servicio de internet, la dirección queda asignada a nosotros en forma de IP, por lo cual estamos identificados en internet. Por lo cual toda acción que llevemos a cabo desde la dirección indicada, apuntará directamente a nosotros. Lo que puede traer muchos problemas legales y tener que demostrar que realmente es un usuario no autorizado quién las llevó a cabo.

Elige una clave totalmente aleatoria

La contraseña que vas a crear debe ser totalmente aleatoria. Debe contener letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y también otros símbolos especiales. Siempre de forma aleatoria y nunca debes utilizar palabras o dígitos que puedan relacionarte, como podría ser tu nombre, fecha de nacimiento o similar.

Para crear una contraseña lo suficientemente segura puedes ayudarte de un gestor de claves. Así podrás poner una serie de requisitos, como podría ser la longitud de la clave o que tenga una mezcla de todo lo que hemos dicho y no solo números o solo letras. En Internet podemos encontrar muchos servicios los cuales nos ayudan a generar contraseñas seguras, incluso siguiendo algunas directrices que nosotros le establezcamos.

Algunos consejos para crear contraseñas seguras son:

  • Usar todos los caracteres posibles, con un mínimo de 10 hasta 128.
  • Incluir signos especiales junto con letras en mayúscula, minúscula y números.
  • No introducir datos personales como nombres o fechas.
  • No contener palabras que podamos encontrar en un diccionario.
  • Establecer una contraseña diferente para cada sistema o servicio, de modo que dos cosas no usen la misma clave.

Cabe destacar, que siempre que sospechamos que han podido descubrir nuestra contraseña, esta se debe cambiar a la mayor brevedad posible para evitar todos los problemas posibles. Incluso sin sospechas, conviene establecer un tiempo de duración, y cuando este se termine, establecer una nueva, como por ejemplo, un par de veces al año. Y bajo ningún concepto, dejarlas anotadas en papeles o pegatinas en el propio dispositivo.

Usa un buen cifrado

Pero más allá de la clave del Wi-Fi en sí misma, también es necesario utilizar un buen cifrado. Evita los que son antiguos y están obsoletos, ocmo WEP o WPA. Hoy en día los actuales son WPA-2 y WPA-3. Son los más fiables y los que deberías utilizar en tu router para evitar tener problemas.

Eso es lo que va a hacer que una clave sea realmente segura. Un ataque de fuerza bruta, por ejemplo, tendría más facilidad de romper una contraseña que utilice un cifrado obsoleto.

¡Sé el primero en comentar!