Por qué el Wi-Fi no funciona con la tarjeta interna y sí por USB

Tener problemas con las redes inalámbricas es algo relativamente común. Normalmente esto se traduce en una mala velocidad, cortes continuos o incluso no poder conectarnos al Wi-Fi. Las causas son variadas, pero a veces el problema está en la tarjeta de red. En este artículo vamos a hablar de por qué no funciona el Wi-Fi con la tarjeta interna que tiene el ordenador, pero sí al instalar una por USB.

Por qué la tarjeta Wi-Fi interna no funciona

Lo normal es que nuestro ordenador tenga una tarjeta Wi-Fi integrada en la placa base. Esto nos permite conectarnos de forma inalámbrica a cualquier red. Ahora bien, a veces es necesario adquirir una nueva, una que conectemos por USB, para que funcione bien. Pero, ¿Por qué ocurre esto?

Mala cobertura

El motivo más común por el que no funciona la tarjeta Wi-Fi interna y sí al conectarnos a otra externa por USB, es que no tenga capacidad para conectarse al punto de acceso. En muchas ocasiones las tarjetas internas son muy limitadas y únicamente funcionan si tenemos el ordenador cerca del router, pero empiezan a fallar en cuanto nos alejemos.

Las tarjetas por USB suelen tener más capacidad, con una antena más potente. Esto va a hacer que en estos casos sí podamos conectarnos desde lugares en los que no podremos con la tarjeta interna. Esto también puede provocar cortes, más allá de una mala velocidad de Internet.

Drivers desactualizados

Otra razón por la que pueden aparecer problemas de este tipo es si tenemos los drivers de la tarjeta desactualizados o tienen algún error y hay que volver a instalarlos. Es habitual que este tipo de dispositivos tengan nuevas versiones periódicamente, ya que de esta forma se corrigen problemas y se mejora el rendimiento.

Tener los drivers desactualizados no significa necesariamente que la tarjeta no funcione, ya que podría traducirse en una mala velocidad o problemas de estabilidad. Habría que corregirlo para que todo funcione correctamente.

Hardware defectuoso

También hay que tener en cuenta que podría ocurrir que el hardware esté dañado. Esto es algo que ocurre en ocasiones en nuestros equipos y la tarjeta de red no es una excepción. Cualquier problema físico que aparezca puede afectar al rendimiento y provocar que la cobertura llegue mal o haya cortes continuos.

No obstante, si hay un problema de hardware dañado lo normal es que directamente no funcione la tarjeta. No podríamos conectarnos y no solo tendríamos problemas de velocidad o cobertura.

Problema de configuración

Podría deberse a algún cambio que hayamos hecho en la configuración de Windows y esté afectando a la tarjeta de red. Incluso puede que hayamos desactivado por error la tarjeta y por ese motivo no esté disponible y no podamos encontrar redes y conectarnos de forma inalámbrica.

Esto a veces ocurre después de instalar algún dispositivo o una máquina virtual. Puede que necesitemos llevar a cabo alguna configuración y, por error, deshabilitemos lo que no debemos. Incluso algún tipo de virus podría haber desactivado la tarjeta.

Fallo tras actualizar el sistema

Es importante tener los equipos actualizados con las últimas versiones, pero en ocasiones aparecen problemas después de su instalación. Esto también podría ocurrir con dispositivos como la tarjeta de red y que a partir de ese momento no la reconozca correctamente el sistema.

Si recientemente has actualizado Windows y desde ese momento no te funciona la tarjeta Wi-Fi interna y sí por USB, podría deberse a este motivo. A veces hay conflicto con los drivers o ciertos componentes del sistema dejan de funcionar correctamente.

No es doble banda

Elegir la banda correcta para conectarnos al Wi-Fi es muy importante. Tenemos la opción tanto de 2,4 como de 5 GHz. ¿Y si tenemos una tarjeta que no sea doble banda? Lógicamente eso va a provocar que estemos limitados y podamos tener problemas para conectarnos o lograr la máxima velocidad y estabilidad.

Si nuestra tarjeta Wi-Fi interna no es doble banda, vamos a tener que conectarnos a la banda de 2,4 GHz. Si hay saturación, la de 5 GHz actúa mejor. Por ello, si la tarjeta que conectamos por USB sí es doble banda, podríamos tener un mayor rendimiento.

Qué hacer para que funcione mejor

Hay ciertas limitaciones que no vamos a poder corregir. Por ejemplo no vamos a poder hacer que funcione en la banda de 5 GHz si no es doble banda o hacer milagros para que tenga mayor cobertura si la antena no es potente. Pero sí podemos tener en cuenta algunos consejos para lograr que funcione lo mejor posible y reducir el riesgo de problemas.

Tener los drivers actualizados

Lo primero que hay que hacer para conseguir que la tarjeta Wi-Fi interna funcione correctamente es asegurarnos de tener los drivers actualizados a la última versión. Es fundamental para lograr un funcionamiento óptimo y que no aparezcan complicaciones al intentar conectarnos.

Para ello, en Windows tenemos que ir a Inicio, entramos en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionamos la tarjeta correspondiente y pinchamos con el segundo botón del ratón para dar a Actualizar controlador.

Actualizar la tarjeta de red

Usar repetidores para mejorar la cobertura

En caso de que el problema sea que no nos llega bien la cobertura con la tarjeta Wi-Fi interna, podemos utilizar otros dispositivos que nos ayuden a “acercar” la conexión. Por ejemplo podemos mencionar los repetidores Wi-Fi, pero también los sistemas Mesh o dispositivos PLC. Todos ellos van a mejorar notablemente la cobertura inalámbrica en nuestro hogar.

Esto puede ayudar a solventar el problema con las limitaciones de cobertura que suelen tener las tarjetas Wi-Fi internas frente a las tarjetas externas que conectamos por USB y que suelen tener mejor cobertura.

Devolver al sistema a un punto anterior

Otro paso que podemos dar es el de devolver al sistema a un punto anterior en el que funcionaba correctamente. Si por ejemplo hemos actualizado Windows y a partir de ese momento ha dejado de funcionar la tarjeta Wi-Fi o después de instalar algún programa, podemos volver a un estado previo.

Para ello tenemos que ir a Inicio, buscamos Crear un punto de restauración, pinchamos en Restaurar sistema y continuamos el proceso. Nos aparecerá un punto recomendado, pero podemos elegir cualquier otro que nos interese.

Restaurar sistema a un punto anterior

Mantener el sistema en buen estado

Por supuesto, un consejo muy importante es mantener el equipo en buen estado. Esto significa tener actualizado el sistema, con las últimas versiones siempre presentes. Pero también lo es contar con programas de seguridad, como un buen antivirus, que permita evitar la entrada de malware que suponga un problema a la tarjeta Wi-Fi.

Pero mantener el sistema correctamente también es evitar fallos a la hora de configurar algún apartado de la tarjeta de red o instalar algún componente que pueda ser un problema para el rendimiento.

En definitiva, si tienes problemas con la tarjeta Wi-Fi interna y no funciona correctamente y sí lo hace otra tarjeta Wi-Fi que tengas por USB, las causas pueden ser varias. No obstante, puedes seguir estos consejos para intentar solucionar el problema y navegar con normalidad.

¡Sé el primero en comentar!