Qué es un ataque del 51% y cómo afecta a una red Blockchain

Los ciberdelincuentes buscan sacar beneficio y provecho de cualquier situación. La obtención de criptomonedas puede ser uno de los objetivos que busquen. Una de esas formas puede consistir en infectar a muchos equipos para integrarlos en la red Botnet de ese ciberdelincuente. Así puede controlar esos equipos de forma remota y dedicarlos a minar monedas como el Bitcoin o el Ethereum. Sin embargo, no es la única forma con la que podrían obtener ganancias. En este tutorial vamos a hablar del ataque del 51% y cómo afecta a una red Blockchain.

Una criptomoneda como lo es, por ejemplo, el Bitcoin, tiene la peculiaridad de que no está sustentada en ningún bien material. Por lo tanto, existen y crecen gracias a la confianza de que su tecnología es funcional y segura. En el hipotético caso que su seguridad fuese vulnerada sus usuarios e inversores perderían la confianza y podría terminar desapareciendo.

En ese sentido, una de las mayores preocupaciones a las que se enfrentan es al ataque del 51% que, si se produce, podría generar un daño irreparable en esa criptomoneda. Antes de conocer este ataque y sus consecuencias vamos a explicar brevemente el concepto de blockchain.

Qué es blockchain

Un blockchain o cadena de bloques podemos definirlo como una estructura cuya información se asocia en bloques a los que se les añade metadatos relacionadas con un bloque de la cadena anterior en una línea temporal. Esta propiedad de su estructura de datos tiene como objetivo ejercer como una base de datos pública no relacional que incluye un histórico indiscutible de información.

Este concepto de blockchain se aplicó por primera vez en el año 2009 como parte del Bitcoin. En este caso, hay que señalar que los datos almacenados en la cadena de bloques habitualmente suelen ser transacciones como las financieras. Esta es la razón por la que generalmente se les llama transacciones, aunque no es obligatorio que lo sean y podrían ser de otros tipos.

blockchain

Así, la estructura de blockchain se suele asociar con la descentralización y seguridad. La razón por la que es así es porque no tiene un centro de toma decisiones que pueda ser vulnerado, corromperse o que pueda tomar decisiones en contra del resto de la red. Así, una red blockchain es un sistema de pares en el que nadie tiene privilegios. En este caso, sería el conjunto de equipos que está minando una criptomoneda.

No obstante, tiene un peligro, si se produjese un ataque del 51% en el que una única entidad controlase ese porcentaje tendría la capacidad de decisión de esa blockchain mientras el tiempo que la tuviese controlada.

Que es un ataque del 51% y cuáles son sus consecuencias

Un ataque del 51% podemos definirlo como el que va dirigido hacia una blockchain con la intención de que una persona u organización consiga más de la mitad del cómputo generado por los mineros de esa criptomoneda. Gracias a este ataque, los ciberdelincuentes podrían realizar cualquier tipo de acción sobre las transacciones de esa red blockchain mientras tengan el control de la mayoría del poder de cómputo.

Los efectos de un ataque del 51% son muy perjudiciales para los mineros de esa criptomoneda y también causan una sensación de indefensión. Además, para inversores suele generar pérdidas muy importantes ya que tienen que pagar los equipos, sus reparaciones y el coste de la electricidad. En ese sentido, algunas monedas actualmente como el Bitcoin sólo son rentables con grandes granjas de equipos dedicados a minar esa criptomoneda. Por lo tanto, en caso de recibir un ataque del 51% las pérdidas podrían ser cuantiosas.

¿Todas las criptomonedas son vulnerables a un ataque del 51%?

No todas las criptomonedas pueden ser víctimas de este tipo de ataque. En ese sentido, las que van a ser vulnerables son aquellas que usan un método de consenso para asegurar y verificar la integridad de sus datos por parte de todos los participantes de la red.

En este caso usan un algoritmo de prueba de trabajo que viene del inglés Proof Of Work system. Se trata de un sistema creado con el fin de evitar y dificultar comportamientos incívicos como el spam o ataques DDoS. Se trata de que el cliente del servicio realice un trabajo y que éste pueda ser verificado por el servidor. Normalmente esa labor es hacer unos cálculos por parte del cliente. La forma de trabajar es asimétrica en la que el cliente tiene un trabajo difícil pero posible y luego el servidor de manera fácil tiene que poder comprobar ese trabajo.

Entre las monedas que se podrían ver afectada por un ataque del 51% tenemos el Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Bitcoin Cash.

El ataque de doble gasto

Una vez que los ciberdelincuentes controlan el 51% o más de una red blockchain están en disposición de realizar un ataque del 51%. En ese sentido los ciberdelincuentes para poder obtener beneficios podrían realizar un ataque de doble gasto o en inglés double spending.

Ese doble gasto hace referencia a un defecto potencial de las criptomonedas por los que una misma moneda digital puede gastarse más de una vez. Esto sería posible porque cada criptomoneda tiene un archivo digital que puede ser duplicado y por lo tanto falsificado. Un ataque de doble gasto consistiría en:

  1. El atacante comienza una transacción para recibir un producto o servicio de otra persona.
  2. A continuación, el ciberdelincuente comienza a minar el bloque en el que está la transacción legal.
  3. Entonces se crea una rama alternativa de bloques fraudulenta en la que el destino es él mismo.
  4. Luego el atacante proseguirá minado la rama fraudulenta hasta que sea más grande que la original.
  5. Si el atacante consigue obtener éxito en el paso anterior esa rama fraudulenta será publicada y considerada válida. Entonces recuperaría esa criptomoneda gastada en la otra transacción.

No obstante, para que esto suceda no es tarea fácil ya que se requiere un ataque del 51% en el que se tenga al menos el control en ese porcentaje de la red blockchain. Esto sucede gracias a que el 51% de la red corrupta puede validar los bloques con mayor rapidez que el resto de la red. Entonces al restante 49% de la red no le queda otra opción que validar lo que los ciberdelincuentes están realizando con las transacciones.

Qué sucede cuando tiene éxito un ataque del 51%

En el hipotético caso de que se produjese un ataque del 51% usando, por ejemplo, el ataque del doble gasto, las repercusiones para esa criptomoneda podrían ser muy negativas. En ese momento, al igual que pasaría con el dinero falsificado conllevaría hacia la inflación dado que se han creado nuevas criptomonedas fraudulentas que no deberían existir.

Evitar ataques de red

Esto haría que esa criptomoneda se devaluara en comparación con otras, disminuiría su confianza en ella y así como la circulación de la misma.

Por último, respecto a si la criptomoneda más popular, el Bitcoin, puede ser víctima de un ataque del 51%, la respuesta teórica es que sí.  No obstante, en la práctica sería muy complejo de hacer por la capacidad técnica que necesitaríamos y por sus elevados gastos que habría que realizar. En ese sentido, cuanto más grande son esas redes más difícil y costoso es hacerse con el control de ese 51% de la red blockchain.