Compra con total seguridad en Internet con estos consejos

Compra con total seguridad en Internet con estos consejos

Javier Jiménez

Comprar por Internet es algo que está presente en el día a día de los usuarios. Son muchos los servicios y plataformas que podemos utilizar. Ahora bien, no todos ellos son seguros y no siempre nuestros datos están a salvo. Es importante tomar medidas preventivas para no cometer errores que puedan comprometernos. En este artículo hablamos de cómo comprar por Internet con seguridad, qué debemos tener en cuenta para saber si un sitio es fiable o qué estafas podemos sufrir.

El comercio electrónico cada vez es más utilizado

El comercio electrónico tiene hoy en día un peso muy importante en todo tipo de negocios. Podemos comprar a través de la red cualquier producto, contratar cualquier servicio o vender artículos que ya no necesitemos. Está muy accesible a cualquiera, ya que existen múltiples plataformas y servicios.

Simplemente con utilizar nuestro móvil u ordenador podemos acceder a un amplio abanico de posibilidades para comprar online. Hay infinidad de páginas para todo tipo de productos y simplemente tendremos que buscar el artículo que necesitemos.

El problema es que la seguridad no está siempre presente. Son muchos los problemas que pueden surgir si no tomamos medidas adecuadas para evitarlos. Hay diferentes tipos de estafas que podrían robar información, engaños para que los usuarios compren un producto que no se adapta a lo que debería y problemas a la hora de realizar las transacciones que pueden poner en riesgo nuestro dinero.

Cómo comprar con seguridad

Para poder comprar por Internet con total seguridad es muy importante que tengamos en cuenta ciertos factores. Cualquier error que cometamos podría derivar en el robo de información, datos bancarios o comprometer nuestra privacidad de alguna manera.

Utilizar una conexión segura

Sin duda algo esencial es usar una conexión que sea segura. Un error típico es comprar algo por Internet a través de una red Wi-Fi pública. No sabemos realmente quién puede estar detrás, si se trata de algún cebo para robar información o si incluso hay piratas informáticos que podrían acceder al tráfico.

Por tanto nuestro consejo es evitar las redes que consideremos inseguras. Por ejemplo un Wi-Fi en un aeropuerto, centro comercial o en la calle. En caso de que no tengamos una red inalámbrica fiable, siempre que podamos es mejor conectarnos a través de la red móvil.

Esto también lo podemos aplicar a cualquier acceso a servicios o plataformas. Es decir, no únicamente a la hora de realizar el pago, sino para entrar con nuestro usuario y contraseña.

Usar un equipo actualizado

También debemos tener en cuenta la importancia de contar siempre con las últimas versiones. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los piratas informáticos para explotarlas y recopilar datos o infectar los equipos.

Son los propios desarrolladores y fabricantes quienes lanzan actualizaciones de seguridad. Debemos siempre tener esos parches instalados sin importar el tipo de equipo o sistema operativo que estemos utilizando.

De esta forma aumentaremos la seguridad cuando vayamos a realizar una compra online. Estaremos utilizando un sistema actualizado y seguro, aplicaciones y herramientas que no cuenten con vulnerabilidades.

Tener herramientas de seguridad

Disponer de software de seguridad es vital para protegernos. Esto es algo que debemos aplicar en todo tipo de sistemas operativos o dispositivos. Un buen antivirus puede evitar la entrada de malware que pueda comprometernos.

Son muchos los programas que podemos utilizar, ya que no es solo un antivirus. Podemos hacer uso de herramientas anti spyware, anti keyloggers, extensiones para el navegador… Todo ello ayuda a protegernos cuando vayamos a realizar una transacción por Internet.

Métodos de pago seguros

Este es un punto muy importante. A la hora de comprar por Internet hay que utilizar métodos de pago que sean seguros, que nos garanticen que nuestro dinero está a salvo si hay algún problema.

En este sentido tenemos diferentes opciones. Es muy aconsejable pagar por tarjeta bancaria y usar plataformas como PayPal que respalden nuestro dinero. De esta forma tenemos una mayor protección.

De forma adicional y para aumentar aún más nuestra protección, podemos utilizar tarjetas virtuales. Básicamente son tarjetas bancarias que usamos únicamente para comprar por Internet o incluso solo para esa transacción en concreto. Así no exponemos tantos datos.

Comprar desde sitios y plataformas oficiales

Por supuesto siempre debemos comprar desde páginas y plataformas que sean las oficiales. Es cierto que en ocasiones podemos encontrarnos con aplicaciones y sitios que ofrecen diferentes funciones adicionales, que pueden tener características propias. Pero esto podría ser un problema para nuestra seguridad.

Lo ideal es que siempre que vayamos a realizar cualquier pago lo hagamos desde las aplicaciones o páginas oficiales. Siempre que tengamos que instalar algún programa igualmente hay que descargarlo desde fuentes legítimas, para evitar agregar software que haya podido ser modificado de forma maliciosa por terceros.

Cómo saber si un sitio es fiable para comprar

Siguiendo el hilo de lo que comentábamos, es importante conocer si ese sitio o plataforma que estamos utilizando es realmente fiable y seguro. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo un sitio fraudulento, que esté diseñado para estafar, que otro que sea legítimo pero que cuente con fallos que igualmente expongan nuestra seguridad.

Ver si es HTTPS

Algo que debemos ver siempre que vayamos a realizar un pago a través de una página web es si el sitio está cifrado. Podemos ver si es HTTPS e incluso los navegadores modernos suelen poner el icono del candado para indicarnos que está cifrado.

Es muy importante que no realicemos ninguna transacción en sitios HTTP, que no estén cifrados. Si hacemos esto cualquiera podría acceder a los datos que estamos enviando y comprometer así el pago.

La vida útil de los certificados HTTPS será menor

Analizar el aspecto general

Muy importante también es analizar el aspecto de ese sitio. ¿Nos inspira confianza? ¿Vemos algo extraño que nos haga sospechar? Es esencial que el contenido que vamos a comprar se adapte a ese sitio, que no hayamos llegado a través de enlaces de terceros que pueden ser falsos, etc.

A veces simplemente con observar cómo es la página, qué contenido tiene, podemos averiguar si realmente es de fiar o no.

Ver información y detalles

¿Ofrece información relacionada con la empresa, con quiénes están detrás de ese negocio? Las páginas web, al menos la mayoría, muestra información sobre quién está detrás del sitio, los datos de la empresa, etc.

Si vamos a comprar en un sitio web que no indica nada, que todo es confuso y donde además los métodos de pago no son de los considerados como seguros, posiblemente nos encontremos ante una estafa.

Buscar en Internet

Siempre tenemos la posibilidad de realizar una búsqueda en Google y ver comentarios de una tienda online, ver si a otros clientes les ha ido bien o han tenido algún tipo de problema. Esto puede ser de ayuda para evitar problemas.

También hay foros relacionados con la temática de esa web donde podemos ver opiniones y posibles aspectos negativos.

Consejos preventivos después de comprar

Además de todo lo que hemos mencionado es interesante tener en cuenta algunos consejos preventivos para una vez hemos realizado la compra. El objetivo es no comprometer nuestros datos y estar alerta de posibles problemas.

Revisar las cuentas frecuentemente

Un primer paso es revisar de manera frecuente nuestras cuentas bancarias y las tarjetas con las que realicemos pagos. Es una manera preventiva de asegurarnos de que no hay nada extraño, que no nos han cobrado más dinero de la cuenta o que no hay pagos que no hayamos realizado nosotros.

No guardar los datos de pago

Otra cuestión también interesante es la de no guardar los datos de pago en el navegador. Cuando vamos a realizar alguna compra y pagamos con la tarjeta o plataformas como PayPal, es posible que podamos guardar los datos para una futura compra.

Nuestro consejo es no almacenar esa información. Aunque sobre el papel esa información va a estar segura en el navegador, en un futuro podría haber alguna vulnerabilidad o sufrir algún tipo de ataque que exponga todos esos datos.

Guardar correos o recibos

Siempre conviene guardar todos los correos, recibos o facturas de los productos comprados. Así, si hay algún problema, tendremos algo para reclamar. Es esencial para devoluciones y también en caso de que suframos alguna estafa.

Pagar con seguridad online

Estafas frecuentes al comprar por Internet

No todas las páginas o plataformas de Internet son seguras, ni mucho menos. Podemos ser víctimas de estafas que puedan comprometer nuestros datos y hacer que la información quede expuesta en la red.

Ofertas engañosas

Una de las estafas más comunes es la de las ofertas engañosas. Básicamente recibimos un correo, un mensaje por redes sociales o plataformas de mensajería instantánea donde vemos un producto muy barato.

Sin embargo una vez entramos en esa oferta comprobamos que no es así o que incluso donde hemos llegado es a una página fraudulenta, un comercio inseguro y donde nuestro equipo puede correr riesgos.

Esto hace que sea muy importante detectar páginas que puedan ser un peligro. Es esencial observar muy bien el aspecto general de ese sitio.

Links maliciosos

De la misma manera podemos toparnos con links maliciosos. Podría estar detrás un ataque Phishing, por ejemplo. Enlaces que en realidad lo que buscan es recopilar datos de los usuarios, robar nuestras contraseñas.

Páginas falsas

Aquí podemos mencionar tanto páginas falsas como también aplicaciones. Es común que lleguemos a un sitio que supuestamente es legítimo, donde podemos comprar productos, pero en realidad es un engaño. Está lleno de Spam y básicamente es una estafa.

Cupones descuento como cebo

Por último, otra estafa muy común es la de los cupones descuento. Recibimos un mensaje por alguna red social o correo electrónico con un supuesto cupón descuento. Pero cuando entramos en ese sitio o descargamos ese archivo, en realidad se trata de un engaño. Puede ser software malicioso.