Por qué me llega un correo como Spam si no lo es

El Spam o correo basura es uno de los problemas más habituales al utilizar el e-mail. Más allá de ser molesto, lo cierto es que puede ser un peligro para la seguridad. Sin embargo a veces nos llega un correo electrónico como Spam, pero en realidad no lo es. De hecho sabemos perfectamente que es seguro, ya que reconocemos quién lo ha mandado o era algo que esperábamos recibir. ¿Por qué ocurre esto? De ello vamos a hablar en este artículo.

Motivos por los que llega un e-mail como Spam

Seguro que en alguna ocasión has recibido un correo electrónico y ha terminado en la bandeja de Spam. Era algo importante, o al menos seguro, y no entiendes por qué ha sido calificado así por tu correo. Es algo que puede pasar en Gmail, Outlook o cualquier otra plataforma que utilicemos. Hay varios motivos por lo que esto podría ocurrir, como vamos a ver.

Asunto sospechoso

Lo primero es que haya un asunto sospechoso. Por ejemplo, esto suele ocurrir cuando nos ponen alguna palabra del tipo “oferta”, “compra”, “rebaja”, “descarga”… El filtro del correo electrónico puede considerar que realmente se trata de un mensaje publicitario, de un correo basura en definitiva.

También puede pasar que ese asunto del mensaje esté escrito en letras mayúsculas, como si estuviera incitando a que el usuario abra ese e-mail. Esto también puede ser considerado como correo basura y termina en la bandeja de Spam.

Aparece algún enlace

Otro motivo es que ese e-mail contenga algún enlace o enlaces que puedan ser sospechosos. Por ejemplo, el proveedor de correo electrónico puede considerar que se trata de una estrategia para que entremos en una página web o que incluso alguno de esos links contenga algún malware.

Aunque se trate de un enlace seguro, que no tiene nada malo, según la URL, el nombre de dominio y la disposición de ese link dentro del cuerpo del mensaje, es más o menos probable que lo detecten como Spam. Si por ejemplo es un correo en el que apenas hay texto y aparecen 2 o 3 enlaces, hay más opciones de que ocurra.

Archivos adjunto

Si ese correo electrónico tiene algún archivo adjunto, y especialmente si son varios, puede que sea marcado como Spam. Por ejemplo, si hemos recibido un archivo de Word o PDF, tal vez lo interprete como una amenaza de seguridad y termine en la bandeja de correo basura, sin que realmente sea peligroso.

Una vez más, el filtro del e-mail no actúa correctamente y lo interpreta como que se trata de una amenaza, aunque realmente es un archivo seguro que lo ha enviado una cuenta legítima. Es lo que se conoce como un falso positivo.

No hemos interactuado antes con esa cuenta

Todo esto que mencionamos es más común que ocurra si no hemos interactuado previamente con esa cuenta. Por ejemplo, esto ocurre cuando recibimos un primer correo electrónico por parte de una cuenta con la que antes no habíamos intercambiado mensajes. Es algo que levanta sospechas al proveedor de e-mail.

Una vez que hayamos enviado y recibido mensajes, que hayamos interactuado en definitiva con esa cuenta, esto ya no debería de ocurrir más. Los correos ya nos llegarían correctamente a la bandeja adecuada y no habría problema alguno.

Lo han enviado desde una IP sospechosa

También puede pasar que hayan enviado ese e-mail desde una dirección IP que pueda estar en listas de Spam por parte de los filtros del correo electrónico. Esto puede pasar si han enviado ese correo desde una red Wi-Fi pública, por ejemplo, a través de la cual sí que han enviado correos basura previamente.

En ocasiones podemos estar conectados a través de una IP que anteriormente ha usado otra persona y esa puede ser la causa de este tipo de problemas. No es algo habitual, pero sí que es una más de las causas.

Cómo abrir un e-mail Spam

¿Qué puedes hacer si recibes un e-mail como Spam y sabes perfectamente que no lo es? La solución es muy sencilla. Básicamente lo que tienes que hacer es ir a la bandeja de Spam, donde llega el correo basura, y seleccionar el que te interesa. Tienes que abrirlo y, en la parte de arriba, verás un botón para indicar que no es Spam.

Automáticamente ese correo irá a parar a la bandeja de entrada normal. A partir de ese momento, cualquier e-mail que te envíen desde esa misma cuenta llegará a la bandeja común y no será calificado como correo basura. Este proceso es sencillo y lo puedes hacer en Gmail, Outlook o cualquier plataforma.

Hay que tener en cuenta que esto es imprescindible para poder abrir archivos adjuntos y que se desplieguen imágenes. Si abrimos un correo en la bandeja de Spam, veremos el contenido muy limitado. No nos mostrarán fotografías o posibles archivos que pueda tener y que formen parte del cuerpo del mensaje.

Consejos para evitar el correo basura

Aunque hemos visto que a veces llega un e-mail como Spam pero realmente no lo es, vamos a dar algunos consejos para evitar el correo que realmente sí puede ser un peligro. Si tenemos en cuenta algunos factores podemos estar más protegidos y reducir el riesgo de que aparezcan problemas.

Evitar que se filtre la dirección

Lo primero que debemos hacer es evitar que nuestra dirección de correo electrónico se haga pública y esté disponible para cualquiera. Esto ocurre, por ejemplo, si ponemos un mensaje en un foro abierto o un comentario en cualquier página web. Nuestro e-mail podría terminar en listas de Spam.

Pero no solo hablamos de que alguien lo lea y lo apunte, sino los bots encargados de rastrear la red en busca de este tipo de direcciones públicas.

Utilizar más de una cuenta

Otro consejo es usar más de una cuenta de correo electrónico. Por ejemplo, podemos utilizar una para conectar con aplicaciones y servicios serios, en los que confiemos plenamente, y otra para registrarnos en páginas más dudosas, donde podamos realmente tener problemas de privacidad.

De esta forma, en caso de que tengamos dudas de si un sitio es peligroso o puede ser un problema para la privacidad, podemos crearnos un e-mail adicional. Está la opción de generar un correo desechable, que dura un tiempo determinado y posteriormente se elimina automáticamente.

Analizar la cabecera de un correo electrónico

Cuidado con los registros

Esto va vinculado a lo anterior: es conveniente tener cuidado con los registros de Internet y los datos que ponemos. Hay que asegurarse de que estamos registrándonos en la plataforma legítima, la oficial, y no a través de una página que puede ser un fraude y tratarse de una imitación.

También lo debemos aplicar a la hora de conectarnos a una red. Hay que tener cuidado con las redes Wi-Fi públicas, ya que la información que enviamos podría terminar en malas manos y que a partir de ahí comience a llenarse nuestra bandeja de correo Spam.

Usar un buen proveedor de e-mail

Por otra parte, otro consejo más es utilizar un buen proveedor de correo electrónico. Esto también va a ayudar a reducir al máximo el correo basura que llegue a nuestras cuentas. No todos cuentan con el mismo sistema de filtro de e-mails basura, por lo que debemos elegir bien cuál utilizar.

Existen algunas opciones que están especialmente diseñadas para la privacidad, como por ejemplo Proton Mail. No obstante, tenemos un amplio abanico de opciones donde podemos registrar nuestro correo electrónico.

En definitiva, si recibes correos basura pero sabes que realmente son fiables, los motivos principales son los que hemos visto en este artículo. Puedes contactar con quien te ha enviado ese e-mail para que tome medidas o simplemente tenerlo en cuenta para que tus mensajes no sean calificados como Spam.

¡Sé el primero en comentar!