Así puedes eliminar el malware por completo con Windows Defender

Así puedes eliminar el malware por completo con Windows Defender

José Antonio Lorenzo

Una de las cosas que debemos hacer tras instalar el sistema operativo y conectarnos a Internet por primera vez, es contar con un antivirus en nuestro equipo. Esta herramienta puede ser de gran ayuda para protegernos de amenazas como virus, malware, gusanos, adware y más. En cuanto a los antivirus, tenemos muchos disponibles, tanto gratuitos como de pago. Actualmente, las versiones más recientes de los sistemas operativos de Microsoft disponen de un antivirus que nos pueden ayudar a protegernos de los principales peligros que podemos encontrar por Internet. En este tutorial vamos a hablar de cómo detectar y eliminar malware con Windows Defender en nuestro equipo.

Lo primero qué vamos a hacer es ver qué es Windows Defender y los beneficios que nos puede aportar. Luego veremos cómo podemos acceder, configurar y utilizar este antivirus. También veremos qué opciones nos daría en caso detectar una amenaza, cómo eliminar malware con Windows Defender y también a actualizarlo.

Qué es Windows Defender y beneficios de usarlo

Windows Defender podríamos definirlo como un componente de protección de Microsoft, para la protección completa de nuestro ordenador frente a amenazas externas. Nos encontramos con un programa de seguridad que nos ofrece un antivirus y, además, nos protege de otras amenazas. El objetivo de este software es prevenir, eliminar y poner en cuarentena cualquier malware o software dañino que pueda poner en peligro nuestros datos almacenados, y lógicamente, también es capaz de proteger al propio sistema operativo de Microsoft.

Una de las principales ventajas que nos ofrece, es que podemos eliminar malware con Windows Defender sin necesidad de tener que instalar software de terceros, es completamente gratuito, algo que no ocurre con otras alternativas como Kaspersky o McAfee entre otras suites de protección. Por último, Windows Defender viene activado por defecto en Windows, por lo que estaremos protegidos desde el inicio con un gran antivirus que no tiene nada que envidiar a sus más directos competidores.

En cuanto a las funciones que realiza Windows Defender, las más importantes son:

  • Ofrece protección contra amenazas y virus en tiempo real.
  • Protección de cuenta en la que podremos acceder a las opciones de inicio de sesión y de configuración de cuenta.
  • Tenemos firewall y protección de red, en la que podremos administrar la configuración de cortafuegos, y lo que sucede tanto en las redes como en la conexión a Internet.
  • Una protección en la nube que tiene detección y bloqueo de amenazas nuevas y emergentes de forma casi inmediata.
  • Seguridad del dispositivo para la revisión de opciones de seguridad integrada, que ayudan a proteger nuestro dispositivo contra ataques de software dañino.
  • Protección contra el ransomware, una de las amenazas más peligrosas hoy en día.

Tal y como podéis ver, Windows Defender incorpora todas las medidas de seguridad que cualquier usuario doméstico con el sistema operativo Windows necesita, sin necesidad de irnos a suites de seguridad de pago.

Acceso a Windows Defender, configuración y primeros pasos

En el caso de querer acceder a Windows Defender, iremos al Menú de inicio de Windows. Allí escribiremos «Configuración» o pulsamos sobre el icono de configuración y veremos una pantalla como la siguiente:

Seguidamente, haremos clic en «Actualización y seguridad«, y después, en las opciones de la izquierda seleccionamos «Seguridad de Windows«.

Luego pulsaremos sobre el botón Abrir Seguridad de Windows y accederemos a «Seguridad en un vistazo«.

Windows Defender trabaja con unos iconos de tres colores diferentes. Cada uno de ellos, en función del color y el símbolo, nos estará indicando un suceso u otro.

  1. El icono en verde nos indica que todo está bien en ese apartado, y que no se requieren acciones.
  2. Si se trata de un signo de exclamación en amarillo dentro de un triángulo, se trata de acciones que conviene realizar.
  3. El icono rojo se refiere a acciones que debemos subsanar obligatoriamente para mantener nuestros equipos a salvo.

A continuación, pulsaremos en «Protección antivirus y contra amenazas» para poder trabajar y eliminar malware con Windows Defender.

Aquí vamos a centrarnos en las tres opciones seleccionadas en los recuadros rojos. Vamos a empezar con la «Configuración de antivirus y protección contra amenazas» donde veremos una pantalla como esta, y que debéis tener configurada así:

En este apartado, la protección en tiempo real debe estar activada, salvo que contemos con un software antivirus de terceros, en este caso Windows Defender se desactivará para no ocasionar ningún conflicto con el software de seguridad de terceros.

También, si pulsamos en «Buscar actualizaciones» podremos actualizar la base virus y de amenazas del antivirus de Windows. Además, se actualiza con Windows Update, por lo que podría ser que lo tuviéseis actualizado.

Por otra parte, tenéis la «Protección contra ransomware«, en un ataque podrían cifrar vuestros archivos y pediros un rescate para que os den una contraseña con la que poder recuperarlos. Si tienes una cuenta Microsoft configurada, te podría guardar archivos en OneDrive con lo que tendrías copia de los archivos seleccionados.

Una vez que hemos visto las principales características y opciones de Windows Defender, vamos a ver cómo se puede detectar y qué opciones para eliminar la amenaza tenemos disponible.

Detecta y eliminar malware con Windows Defender

La mejor forma de detectar y eliminar malware con Windows Defender suele ser realizando un examen a nuestro equipo. Uno de los que podemos hacer, y que nos va llevar poco tiempo es el «Examen rápido» para lo cual, pincharemos en su botón correspondiente. Entonces veréis como va analizando los archivos principales de vuestro equipo:

Tras terminar el análisis de Windows Defender, si no ha detectado ninguna amenaza os ofrecerá unos resultados como estos:

Como podéis observar, ha sido un examen muy rápido y se han encontrado cero amenazas en este ordenador. No obstante, tenemos otros análisis más completos, y para verlos tenemos que pulsar en «Opciones de examen«.

Como podéis ver, se pueden realizar cuatro tipos de exámenes para detectar o eliminar malware con Windows Defender:

  1. Examen rápido: se analizan las carpetas del sistema que generalmente es donde se encuentran las amenazas y el software dañino.
  2. Examen completo: se revisan todos los archivos y los programas en ejecución del disco duro. Este análisis puede durar más de una hora si tenemos muchos archivos en nuestro equipo.
  3. Examen personalizado: aquí vamos poder realizar un análisis escogiendo las preferencias que queramos. Así, podremos elegir las unidades, carpetas y archivos que queramos.
  4. Análisis de Microsoft Defender sin conexión: en algunas ocasiones, cierto tipo de software dañino puede ser difícil de eliminar. Con este tipo de examen puede ayudar a encontrar y eliminar este software perjudicial mediante unas definiciones de amenazas más actualizadas. Veremos cómo se reinicia el equipo y tardará aproximadamente 15 minutos.

Si queremos conocer los resultados de este análisis de Microsoft Defender sin conexión:

  1. Volveremos a Protección antivirus y contra amenazas.
  2. Allí justo donde está el botón de Examen rápido vienen una serie de opciones entre ellas Historial de protección. Y allí podremos ver lo que ha sucedido.

Opciones para eliminar malware y las exclusiones

Al realizar algún examen, en alguna ocasión puede que nos toque eliminar malware con Windows Defender, y nos aparecerá algo similar a esto:

Si pulsamos sobre la actividad sospechosa nos dejara elegir entre varias opciones:

Aquí tenemos que elegir entre:

  • Quitar: elimina el archivo del equipo e impide recuperarlo.
  • Cuarentena: mueve el archivo a cuarentena para nuestra protección, y permite recuperarlo en caso de necesitarlo.
  • Permitir en dispositivo: se ignora esta amenaza y se añade el archivo a la lista blanca para evitar nuevas notificaciones.

Luego pulsamos sobre el botón «Iniciar acciones» y veremos que ha resuelto las amenazas:

No obstante, a veces por algún motivo se producen falsos positivos y necesitamos excluir algún archivo para poder seguir utilizándolo. Hay que estar muy seguro a la hora de añadir un archivo aquí, porque si es un software dañino perjudicará a nuestra seguridad.

En «Protección antivirus y contra amenazas» vamos a «Administrar la configuración«:

Vamos hacia abajo hasta encontrar «Agregar o quitar exclusiones» y lo pulsamos:

A continuación, pulsamos sobre el botón «Agregar exclusión» y elegimos los archivos o carpetas que queremos incluir:

Y en este momento ya estará excluido este archivo de los siguientes análisis que realicemos.

Alternativas a Windows Defender

Como has podido ver, Windows Defender es un antivirus perfectamente válido para muchos equipos que tienen un uso doméstico. Pero este es algo que, para algunas cosas, se puede quedar un poco más rezagado. Siendo esto algo en lo que no van a padecer otros antivirus. Pero en estos temas, debemos elegir muy bien que instalamos en nuestro equipo. No todo lo que nos podemos encontrar es bueno. Por lo cual, vamos a ver algunas de las mejores opciones.

  • BitDefender: Esta herramienta cuenta con muchos premios gracias a su funcionamiento. Podríamos hablar de este como una solución completa para nuestro equipo, y que nos permite proteger hasta un total de cinco dispositivos diferentes. Sean ordenadores o dispositivos móviles. Este cuenta con protección contra ransomware, herramientas de privacidad, VPN opcional, entre otras. A la vez que nos da una interfaz sencilla e intuitiva.
  • Kaspersky: Es uno de los antivirus más conocidos. A pesar de que ya no está en la cresta de la ola, sigue siendo muy capaz en su ámbito. Sin lugar a dudas, es uno de los mejores antivirus que nos podemos encontrar. Cuenta con protección en tiempo real, protege contra ransomware, cryptolockers, spyware, entre otros. Algo por lo que destaca hoy en día, es por su protección contra el minado de criptomonedas. De nuevo estamos ante un sistema muy intuitivo y fácil de utilizar.
  • Norton: No fue la mejor opción cuando salió al mercado. Pero este ha evolucionado y mejorado de forma muy considerable. Hasta el punto de colocarse entre los tres mejores antivirus. Seguramente sea el que menor consumo de recursos tiene, por lo cual es algo muy beneficioso en muchos casos. Este sigue un sistema de suscripción, el cual es bastante económico si revisamos todas sus funcionalidades. Entre otras protege contra ransomware, hace un backup en la nube, tiene protección via firewall, entre otras muchas características.

Windows Defender contra los demás antivirus

Se podría decir que Windows Defender, a pesar de no ser el antivirus con más años en el mercado, es actualmente uno de los más utilizados en el mundo. Su eficacia, facilidad de uso y gracias a que Windows lo incorpora de forma nativa, lo convierte en uno de los mejores actualmente. Esto es más que suficiente para la mayoría de los usuarios de internet. Y en caso de que se usen soluciones de terceros, este puede ser un buen respaldo en caso de que se termine una suscripción.

En estudios recientes, se detectó que Windows Defender es capaz de hacer frente a una media de un 99,5% del malware conocido, pero si hablamos de este tipo de archivos o programas maliciosos, este solo alcanza una detección media de un 96,3% del malware, en su primer día de vida. Esto puede parecer muy bueno, pero hay algunas soluciones de seguridad que se mueven en unas medias mucho más próximas al 100%, pero se trata de herramientas de pago.

Lo mejor que nos podemos encontrar, es que Microsoft lo mantiene totalmente actualizado de forma constante y mejorando sus tasas de detección de virus y otras amenazas. Pero si nuestro uso de internet se define en realizar gran cantidad de descargas o vamos a usar el equipo en lugares públicos con redes abiertas, lo más recomendable es tener otra solución de seguridad. Estas hacen más complicado poner en riesgo nuestra protección e información.

Como siempre indicamos, la protección total en internet no existe, por lo cual siempre es recomendable seguir algunos consejos, incluso si damos uso de Windows Defender u otro antivirus de terceros, como por ejemplo:

  • Mantener los dispositivos actualizados.
  • Usar programas oficiales.
  • Tener cuidado con las redes públicas.
  • Tener un extra de protección para el navegador.
  • Sentido común.

Tal y como habéis visto en este tutorial, detectar y eliminar malware, virus y troyanos con el Windows Defender es realmente fácil y rápido, no tiene ninguna dificultad y su funcionamiento es realmente bueno. En nuestra opinión, Windows Defender es el mejor antivirus que puedes tener instalado en tu sistema operativo Windows, no obstante, otras suites comerciales como Kaspersky incorporan herramientas adicionales que también funcionan realmente bien, pero en nuestra opinión, Windows Defender que es completamente gratis cumple perfectamente con las necesidades de proteger el PC de amenazas externas.

¡Sé el primero en comentar!