Conoce qué pueden hacer si entran en tu e-mail

Conoce qué pueden hacer si entran en tu e-mail

Javier Jiménez

La cuenta de correo electrónico es un servicio imprescindible hoy en día para estar comunicados, poder registrarnos en plataformas y servicios online, contactar con empresas, etc. Pero también es donde almacenamos información importante, archivos adjuntos privados, datos personales… ¿Qué pasaría si alguien tiene acceso a nuestra cuenta? De ello vamos a hablar en este artículo. También daremos recomendaciones para estar protegidos.

Todo lo que pueden hacer con tu e-mail

Podemos decir que hoy en día fiamos nuestros datos al correo electrónico. Por ejemplo a la hora de recibir códigos de seguridad, almacenar archivos adjuntos, datos que hemos recibido y que son de importancia o cualquier información que nos llegue con un e-mail recibido o enviado. Todo esto hace que, en caso de que nos roben la cuenta, nuestra seguridad y privacidad puedan verse comprometidas. Vamos a ver hasta qué punto y qué podrían hacer con nuestra cuenta.

Acceder a información importante

Lo primero que podrían hacer con nuestra cuenta de correo electrónico es acceder a información y datos importantes que tengamos almacenados. Por ejemplo podríamos haber recibido un contrato de trabajo o datos relacionados con una empresa y que todo eso estuviera disponible para un intruso.

Por un lado, nuestra propia privacidad podría verse comprometida. Podrían acceder a datos e información que tengamos guardados. Pero también podríamos comprometer indirectamente a otros, por lo que es fundamental proteger la cuenta de correo y no permitir que pueda entrar cualquiera.

Usar contraseñas de otros servicios

Este es un punto importante, ya que en parte el correo electrónico funciona como un gestor de claves. Seguro que en alguna ocasión te has olvidado de la contraseña para entrar en alguna red social, como podría ser Facebook, o cualquier página web. Le has dado a recordar y te han enviado la clave al e-mail.

Si un intruso tuviera acceso a la cuenta de correo electrónico, automáticamente podría tener el control de otras muchas cuentas. Esto puede ser un problema importante, ya que se podría producir un efecto dominó y que termine por entrar en muchos más servicios.

Evitar errores en las contraseñas

Suplantar la identidad

Este es otro problema evidente. Si alguien tuviera acceso a nuestra cuenta de e-mail, automáticamente podría usar esa dirección para contactar con otros en nuestro nombre. Podría incluso usar la agenda de contactos que tengamos en esa cuenta y enviar archivos o datos, así como obtener respuesta.

Pueden usar este método para el envío de malware. A fin de cuentas es más probable que una persona abra un e-mail con un archivo adjunto si se lo envía alguien en quien confía. Eso es lo que pasaría si un tercero recibe un correo en nuestro nombre y no desde una cuenta desconocida.

Ver qué plataformas y servicios usamos

Podrían también utilizar la cuenta de correo electrónico para ver cualquier otra plataforma o servicio que usemos. A fin de cuentas se queda registro a través de correos que recibimos, mensajes de usuarios por redes sociales, notificaciones… Todo ello está disponible a través de una simple búsqueda.

Si saben qué plataforma usamos, podrían incluirnos en listas de Spam personalizadas o incluso ataques Phishing donde utilicen nuestro nombre y lograr así una mayor probabilidad de éxito sin que tomemos medidas para evitarlo.

Usar la cuenta para atacar a otros

Por otra parte, un problema importante y que debemos destacar es que podrían usar la cuenta para atacar a otros usuarios. Puede que sean contactos nuestros o cualquier otra persona que no tenga ningún tipo de relación con nosotros. A golpe de clic y de enviar un mensaje o archivo adjunto podrían lograr su objetivo.

Podrían, por ejemplo, colar enlaces que lleven a páginas Phishing para robar claves de otros usuarios. También enviar malware que pueda comprometer la seguridad de otra persona al descargar un archivo adjunto o instalar cualquier cosa.

Cómo proteger la cuenta de correo electrónico

Hemos visto qué podría ocurrir si un intruso llega a tener acceso a nuestra cuenta de e-mail. Podría afectar tanto a la seguridad como a la privacidad. Por ello vamos a ver algunas recomendaciones importantes que podemos tener en cuenta para proteger nuestra dirección y evitar problemas.

Proteger la cuenta

Lo primero y más importante es proteger la cuenta. Esto es fundamental para evitar que cualquiera pueda acceder a ella. Pero debemos hacerlo correctamente. Hay que utilizar una contraseña que sea segura, que cumpla con todos los requisitos y no pueda ser averiguada fácilmente. Debe contener letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y otros símbolos especiales.

Pero además de la clave, es muy importante que configuremos la autenticación en dos pasos. Es una barrera extra de seguridad y las principales plataformas como pueden ser Gmail y Outlook cuentan con esta función. Si alguien quiere iniciar sesión con nuestra cuenta, incluso sabiendo la contraseña, va a necesitar un segundo paso que puede ser, por ejemplo, un código recibido por SMS.

Evitar el malware

Por supuesto es esencial también evitar la entrada de malware. El software malicioso puede ser usado por un atacante para robar claves y comprometer el buen funcionamiento. Para evitar la entrada de virus, algo muy interesante es contar con un buen antivirus, como podría ser Windows Defender, Avast o Bitdefender.

La protección del sistema no solo la podemos lograr con un antivirus, sino que hay otros programas como pueden ser un firewall o incluso complementos para el navegador. El objetivo siempre es detectar las amenazas y eliminarlas en caso de que tengamos alguna en el equipo.

Tener todo actualizado

Pero para mantener la seguridad y evitar problemas algo que debemos tener en cuenta es contar con las últimas versiones. Esto aplica al propio sistema operativo que estemos utilizando, pero también a cualquier aplicación que hayamos instalado para el correo electrónico en el móvil o en el ordenador.

Esto puede ayudarnos a evitar que haya vulnerabilidades que puedan ser explotadas por terceros. En muchas ocasiones surgen fallos que debemos corregir lo antes posible para evitar la entrada de intrusos.

Sentido común

Pero si hay algo imprescindible para proteger las cuentas de correo electrónico o cualquier otro servicio que usemos en nuestro día a día es el sentido común. Debemos evitar cometer errores, como por ejemplo descargar archivos adjuntos sin saber realmente quién lo ha enviado, iniciar sesión en plataformas no oficiales o desde links sospechosos, etc.

La mayoría de ataques cibernéticos tienen lugar después de un descuido del usuario. Y esto también aplica a los problemas con el correo electrónico. Debemos evitar cometer errores que comprometan la seguridad y privacidad al navegar.

En definitiva, si alguien tuviera acceso a nuestra cuenta de correo electrónico podríamos tener problemas importantes. Hemos visto de qué manera nos afecta, pero también qué podemos hacer para estar protegidos y evitar en todo momento que ocurra algo negativo para nuestra seguridad.

¡Sé el primero en comentar!