Consejos para navegar con Chrome con total seguridad

Consejos para navegar con Chrome con total seguridad

Javier Jiménez

Siempre que navegues por Internet debes hacerlo con seguridad. Es importante no cometer errores que puedan facilitar la tarea a los piratas informáticos. Por ello en este artículo queremos hacer un recopilatorio de algunos consejos para navegar con total seguridad al utilizar Chrome. Hay muchos métodos que pueden usar los ciberdelincuentes para colar virus o robar contraseñas si no estamos correctamente protegidos.

 

Cómo pueden atacar por el navegador

El hecho de que Google Chrome sea el navegador más usado hace que muchos piratas informáticos pongan aquí sus miras. Hay ciertos ataques que pueden afectar a otros programas también, como vas a ver, pero algunos más específicos, como pueden ser fallos puntuales, van a afectar al navegador de Google.

 

Enlaces falsos

Un clásico de los ataques a través del navegador es cuando nos encontramos con un enlace falso. Puede que nos topemos con un link de este tipo al entrar en una web, en un foro, al usar algún servicio en Chrome como una red social, etc. Estos enlaces van a tener el objetivo de robar contraseñas o datos personales.

Pensemos por ejemplo en los ataques Phishing. Básicamente se trata de un link que simula ser legítimo y nos lleva a una supuesta página oficial para iniciar sesión. Sin embargo, a la hora de poner los datos personales van a terminar en un servidor controlado por los atacantes. Esa es la estrategia de los ciberdelincuentes.

Ataques Phishing MitM

 

Archivos peligrosos

También pueden colar archivos peligrosos desde Chrome. Un ejemplo claro es cuando nos encontramos con una supuesta actualización necesaria para que funcione bien. Normalmente vemos un banner al acceder a una página donde nos invitan a pinchar y agregar una nueva versión para evitar algún problema o para que vaya más rápido.

Pero claro, una vez más esto es simplemente una estrategia de los piratas informáticos para colar virus. Utilizan el navegador, hipotéticos problemas con el funcionamiento, para que la víctima descargue un archivo o instale una supuesta actualización que hará que todo funcione mejor.

 

Extensiones que son malware

Puedes instalar muchos complementos para Chrome. Algunas extensiones pueden venir muy bien para organizar pestañas, optimizar el rendimiento e incluso también las hay de seguridad. Sin embargo, pueden ser utilizadas para atacar y generar problemas que pongan en riesgo nuestros datos, por lo que hay que tener cuidado.

Un atacante podría modificar una extensión legítima para que robe datos o cuele malware, pero también podría simplemente crear una falsa y esperar que caigamos en la trampa y la instalemos. Esto, como podemos imaginar, es un problema serio que afecta a la privacidad y seguridad.

 

Vulnerabilidades

Otro método de ataque puede ser a través de vulnerabilidades. Google Chrome puede tener ciertos fallos de seguridad, como cualquier programa, y un atacante podría aprovecharse de ello. Eso significa que podrían encontrar la manera de controlar nuestro equipo, robar contraseñas y, en definitiva, poner en riesgo el funcionamiento.

Estos fallos que pueden aprovechar no solo están presentes en el propio programa, sino también pueden aparecer en complementos que instalemos, por ejemplo. Puede haber brechas que permitan entrar a un pirata informático.

 

Aprende a usar el comprobador de seguridad de Chrome

¿Qué le puede pasar a nuestro navegador? Lo cierto es que podemos sufrir ataques informáticos o tener problemas de seguridad por diferentes motivos. Por ejemplo, si instalamos una extensión que resulta ser un fraude. Pongamos que hemos instalado un complemento para leer PDF desde el navegador, pero lo hemos bajado desde fuera de la tienda oficial y tiene algún virus. También puede ocurrir que haya fugas de datos y nuestras contraseñas puedan estar en peligro o cualquier información que enviemos. Esto puede pasar si no tenemos una buena configuración, hay alguna vulnerabilidad en el navegador o aparece algún problema.

Lo que hace el comprobador de seguridad de Chrome es verificar que todo esto no pase. Va a revisar que las extensiones son seguras y funcionan bien, que no hay fuga de datos, que está actualizado, que las contraseñas no se han filtrado… En definitiva, es una herramienta que viene integrada con el navegador de Google y que va a ser muy útil para comprobar que todo está bien. De esta forma, en caso de que detecte algún problema podremos solventarlo lo antes posible y que no nos afecte.

 

Cómo saber que Google Chrome está seguro

Por tanto, ¿de qué manera podemos usar el comprobador de seguridad que viene con Chrome? Para ello tenemos que ir al menú (que son los tres puntos de arriba a la derecha), pinchamos en Configuración, entramos en Comprobación de seguridad y tenemos que ir al botón azul que nos indica Comprobar ahora.

Comprobador de seguridad de Chrome

Posteriormente comenzará a realizar un análisis del navegador. Empezará a escanear posibles extensiones que no sean seguras, verificar que Chrome esté actualizado bien, contraseñas que puedan ser vulnerables o si tenemos activada la navegación segura.

Proceso para verificar la seguridad en Chrome

En caso de que detecte que algo no va bien, nos aparecerá un botón de más información justo a la derecha. Si por ejemplo nos muestra que tenemos contraseñas vulnerables, tendremos que darle a Ver y nos mostrará cuáles son esas claves. Esto nos ayudará a cambiarlas lo antes posible y evitar así problemas que afecten a nuestra privacidad.

Esta comprobación es interesante que la hagamos periódicamente. Pueden surgir filtraciones de contraseñas en cualquier momento o que una extensión que tengamos instalada deje de funcionar como debería y se convierta en un problema de seguridad importante. Por ello, esta función de Chrome es importante y sirve como complemento para mejorar la privacidad y evitar problemas.

 

Consejos para navegar con seguridad en Chrome

Después de haber explicado de qué manera puede un atacante robar información o colarnos malware al usar Chrome, vamos a dar algunos consejos para estar protegidos. El objetivo es potenciar la seguridad al máximo y no correr riesgos. De esta manera podrás mantener tus datos a salvo y también hacer que el navegador funcione bien.

 

Tener todo actualizado

Lo primero es mantener Google Chrome actualizado en todo momento. Has podido ver que uno de los métodos de ataque es a través de vulnerabilidades que pueden aparecer. Por tanto, si tienes el navegador con las últimas versiones podrás corregir muchos problemas y mejorarás en todo momento la privacidad y seguridad.

Para ello, en Google Chrome tienes que ir al menú de arriba a la derecha, entras en Ayuda y pinchas en Información de Google Chrome. Automáticamente comenzará a actualizar las últimas versiones, en caso de que haya. Es conveniente que revises esto de vez en cuando, ya que a veces las actualizaciones automáticas pueden quedar paralizadas por algún error y hay que acceder de forma manual.

Actualizar Google Chrome

 

Contar con programas de seguridad

¿Utilizas programas de seguridad? Tener un buen antivirus es fundamental para proteger Google Chrome y cualquier navegador que uses. Son imprescindibles para detectar posibles amenazas, eliminar automáticamente archivos que descargues por error y sean un virus, alertar en caso de un intento de robo de contraseñas, etc. Hay muchas opciones, pero algunas que podemos nombrar son Windows Defender, Avast o Bitdefender.

Pero más allá de un antivirus, también puedes contar con extensiones específicas para Chrome. También van a ayudar a detectar posibles amenazas. Eso sí, siempre tienes que descargarlas desde sitios oficiales y no instalar complementos que puedan ser dudosos y suponer un problema importante.

 

Usar solo aplicaciones seguras

Lo primero es que descargues Google Chrome desde fuentes fiables. Puedes hacerlo directamente desde la página web de Google, donde bajarás la versión específica para el sistema operativo que utilizas, o también ir a tiendas oficiales y seguras como puede ser Google Play o Apple Store.

Pero también debes hacer lo mismo con cualquier extensión que vayas a instalar. Siempre tienes que agregarlas desde sitios que sean fiables y evitar aquellos lugares que puedan ser un problema para la seguridad. Por ejemplo, nunca debes bajarlas desde una página que has visto por redes sociales o un correo electrónico que te han mandado.

 

Instalar solo complementos oficiales

Si vas a instalar una extensión en el navegador, lo aconsejable es hacerlo desde sitios oficiales. Por ejemplo, un complemento para agrupar las pestañas de las páginas abiertas, un lector de PDF o cualquier otra cosa. Siempre debemos instalarlos desde la tienda de Chrome, Mozilla o el navegador que sea.

A veces los virus y problemas de seguridad que llegan a través del navegador son precisamente por instalar extensiones desde sitios que no son seguros. Pueden haber sido modificadas de forma maliciosa o simulan ser lo que no son.

 

Mantener una buena configuración

¿Tienes bien configurado el navegador? Debes tener en cuenta que si cometes algún error en la configuración puedes dejarlo desprotegido. Por ejemplo, evitar que analice archivos que estás descargando. Por tanto, es importante revisar la configuración y nunca tocar nada que no sepas si puede afectar negativamente.

Para ver los ajustes de seguridad puedes ir al menú de arriba a la derecha, entras en Configuración y vas a Seguridad y privacidad. Allí vuelves a entrar en Seguridad y te aparecerán diferentes opciones y configuraciones que puedes tocar. Debes asegurarte de que está marcada la protección estándar (o incluso la mejorada) y no la casilla de Sin protección.

Configuración de seguridad de Chrome

 

Sentido común

Pero si hay algo importante para mantener la seguridad en Chrome es el sentido común. Debes evitar cometer errores que puedan afectar a tus datos personales y al buen funcionamiento. Por ejemplo, es un error descargar archivos sin conocer realmente la fuente, instalar algún complemento que ves en cualquier sitio, etc.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de ataques informáticos requieren de la interacción de la víctima. Es decir, el atacante va a necesitar que hagas clic en algo, descargues algún documento o, en definitiva, lleves a cabo alguna acción. Por tanto, si mantienes el sentido común tendrás mucho ganado de cara a la seguridad.

En definitiva, como has podido ver hay diferentes métodos por los que un atacante puede romper la seguridad de Google Chrome. Es esencial que tomes medidas y estés protegido en todo momento. Es algo que debes realizar tanto en el ordenador como también en dispositivos móviles con el objetivo de potenciar la protección todo lo posible.

¡Sé el primero en comentar!