Ataques informáticos contra el router: qué tipos hay y cómo evitarlos

Proteger el router es imprescindible para poder lograr una buena conexión de Internet. Son muchos los ataques cibernéticos que pueden apuntar hacia este aparato y por ello conviene conocerlos y estar preparado. Vamos a hablar de cuáles son las técnicas más comunes de los piratas informáticos para atacar el router y de qué manera podemos protegerlo lo máximo posible y evitar que la velocidad sea mala o poner en riesgo cualquier dispositivo conectado.

Principales ataques contra el router

¿De qué manera podrían atacar a tu router? Los piratas informáticos pueden usar diferentes métodos para ello. Van a poder robar contraseñas y tomar el control, provocar que deje de funcionar, modificar las DNS para redirigirte a sitios maliciosos… Es importante conocer cómo podría afectarte todo esto y estar preparado.

Robo de contraseñas

Sin duda un ataque muy común contra el router es el robo de contraseñas. Un pirata informático puede llevar a cabo ataques de fuerza bruta para acceder al propio aparato, pero también a la red inalámbrica. Esto le permitirá tener un control de la configuración, así como de cualquier dispositivo que haya conectado.

Existen herramientas que permiten romper claves del Wi-Fi que no sean seguras o utilicen un cifrado obsoleto. Incluso pueden aprovecharse de contraseñas predeterminadas o débiles. Esto, además, puede abrir la puerta a otros muchos ataques, ya que va a poder modificar muchos parámetros del router.

Ataques DDoS

Otro tipo de ataque muy popular que puede poner en riesgo el router es lo que se conoce como DDoS. Es un ataque de denegación de servicios en el que el atacante va a provocar que deje de funcionar correctamente. Puede que no puedas ni siquiera conectar otros dispositivos o que la velocidad vaya muy mal o aparezcan muchos cortes.

Básicamente lo que provoca un pirata informático es un colapso en el router. Va a enviar muchas solicitudes y hace que no pueda resolverlas todas y se sature. Es algo que pueden llevar a cabo contra servidores y otros equipos informáticos que puedan verse comprometidos en un momento dado.

Además, el router podría formar parte de una botnet. Es así como se conoce a una red de equipos informáticos zombis, controlada por los atacantes y que pueden llevar a cabo ataques contra un tercero o usarlos para enviar Spam.

Ataques DDoS

Inyección de código malicioso

También hay que hacer mención a los ataques de inyección de código. En este caso un atacante va a aprovecharse de vulnerabilidades que pueda haber en un modelo en concreto. Por ejemplo vulnerabilidades de seguridad de tipo XSS (Cross-site scripting). Este tipo de fallo permite a un ciberdelincuente ejecutar código JavaScript malicioso en el router.

Esta inyección de código puede dar lugar al robo de información sensible, donde podemos incluir también las credenciales y contraseñas, así como comprometer seriamente el funcionamiento del dispositivo afectado. Los atacantes generalmente rastrean la red en busca de dispositivos que puedan ser vulnerables.

Hay que tener en cuenta que son muchas las vulnerabilidades que pueden aparecer en un momento dado. Pueden afectar a routers y puntos de acceso. Normalmente afectan a un modelo determinado o a una versión del firmware que utiliza el aparato.

Modificar los DNS

Este tipo de ataque es muy peligroso. Si modifican los DNS de tu router podrían controlar qué sitios web visitas. Es decir, pueden redirigir el tráfico a las páginas que les interese para robar tus contraseñas o comprometer tu privacidad. Es un método que modifica cómo el router interpreta las direcciones que pones en el navegador.

Pongamos por ejemplo que accedes a RedesZone.net. El router, a través de los servidores DNS, va a “traducir” esa información en la dirección IP correspondiente y te va a llevar a la página a la que esperas acceder. Ahora bien, si esos DNS han sido modificados, pueden redirigirte a una página que simule ser RedesZone.net, pero en realidad es otra totalmente distinta.

Piensa por ejemplo en una web para realizar un pago, una red social o cualquier sitio donde tengas que poner tus datos y contraseñas. Todo eso podría ser robado a través de este tipo de ataques si logran modificar los DNS de tu router. Un ejemplo de este tipo de amenazas es DNSChanger.

Qué hacer para proteger el router

Después de hablar de cuáles son los principales ataques que pueden afectar a un router, es importante que sepas cómo puedes protegerte. Simplemente con llevar a cabo algunos pasos sencillos puedes tener tu dispositivo correctamente protegido y evitar así que un pirata informático pueda llegar a explotarlo.

Actualizar el firmware

Algo muy importante es tener siempre el router actualizado. Como has podido ver, muchos tipos de ataques se aprovechan de vulnerabilidades que puede haber en el firmware. Esto hace que sea imprescindible tenerlo actualizado y corregir cualquier fallo que pueda aparecer y ser explotado por los atacantes.

Dependerá del modelo exacto que tengas. En algunos casos el router se actualiza solo cuando aparece una nueva versión, pero en otras ocasiones tendrás que hacerlo de forma manual. En caso de que lo tengas que actualizar manualmente, tienes que ir a la web del fabricante y allí buscar el modelo exacto que estás utilizando. Tienes que bajar el archivo con la última versión disponible.

Una vez lo tengas, tienes que acceder a la configuración del router, que suele ser mediante 192.168.1.1 desde el navegador, ir a Administración o similar y pinchar en Actualizar firmware o dispositivo. Tendrás que cargar el archivo que previamente has bajado y comenzar el proceso de instalación.

Si no sabes cuál es la puerta de enlace de tu router, puedes averiguarlo fácilmente. Tienes que ir a Inicio, entras en Terminal y ejecutas el comando ipconfig. Posteriormente verás una serie de información, entre la que aparecerá la puerta de enlace predeterminada.

Saber puerta de enlace predeterminada

Usar siempre buenas contraseñas

Por supuesto, este punto es imprescindible. Siempre debes utilizar buenas claves para evitar la entrada de intrusos. Pero esto no solo debes aplicarlo a la red Wi-Fi, sino que también debes proteger el acceso al router. Esa contraseña es igualmente imprescindible, ya que puede abrir la puerta a que un atacante gane el control total.

¿Qué contraseña utilizar? Debe ser una totalmente aleatoria, con una buena longitud y contar con letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y otros símbolos especiales. Nunca debes utilizar una misma clave en más de un lugar, ya que podría provocar lo que se conoce como efecto dominó y que pueda afectar a otros equipos o servicios. Conviene que esa clave la cambies de forma periódica y de esta forma lograr que siempre sea totalmente segura. Puedes ayudarte de gestores de contraseñas, como puede ser LastPass.

Pero más allá de usar una buena contraseña, también debes utilizar un buen cifrado. No debes usar cifrados obsoletos, como puede ser WPA o WEP, ya que pueden ser explotados. Lo ideal es que configures tu red Wi-Fi con cifrados actuales, como WPA-2 o WPA-3 y estar así correctamente protegido.

Router con cifrado WPA3

Nunca dejar los valores predeterminados

Otra cuestión que debes tener en cuenta es que no es buena idea dejar los valores predeterminados. Cuando compras un router o la operadora te lo instala, viene con una configuración. Por ejemplo un nombre de red Wi-Fi, una contraseña, etc. No debes dejar esos parámetros tal y como vienen.

Pongamos como ejemplo que dejas el nombre de la red Wi-Fi y muestra el modelo exacto del dispositivo. Piensa en una vulnerabilidad que afecte a ese aparato en concreto. Un atacante puede saber qué router tienes y de qué manera podría lanzar un ataque y tomar el control sin que lo sepas. Por ello es importante siempre cambiar la configuración que viene de fábrica.

Proteger cualquier aparato conectado

Más allá de proteger únicamente el router, también debes mantener la seguridad en cualquier otro aparato que conectes a él. Por ejemplo ordenadores, móviles, televisiones… En definitiva, cualquier otro dispositivo que pueda llegar a ser vulnerable y servir como vía de entrada para que un intruso acceda.

Por tanto, todo lo que hemos explicado debes aplicarlo a otros dispositivos. Debes tenerlos actualizados, contar con programas de seguridad, usar buenas contraseñas, etc. De esta forma estarás también protegiendo a toda la red y evitarás muchos tipos de ataques que puedan comprometer tu privacidad.

En definitiva, como has podido ver hay diferentes tipos de ataques informáticos que pueden realizar contra tu router. Es importante que lo protejas adecuadamente y evites la entrada de cualquier intruso y amenazas que roben tus contraseñas o datos personales en equipos conectados a esa red.

¡Sé el primero en comentar!