Elige la mejor VPN según tus necesidades y el uso que le des

Actualmente los internautas cada vez están más concienciados en materia de seguridad y anonimato. Por eso no es de extrañar que haya aumentado significativamente la utilización de las VPN. Gracias a ellas podemos descargar archivos Torrent de forma anónima, mejorar nuestra privacidad, eludir la censura y sortear bloqueos geográficos de ciertos contenidos. Las VPN o redes privadas virtuales, son una solución rápida y fácil para lograr que nuestro ordenador parezca que está en una localización distinta a la real. En este artículo vamos a aprender a cómo elegir la mejor VPN según tus necesidades.

Qué hace una VPN y por qué la necesito

Una VPN trabaja mediante la creación de una red virtual que enruta todo el tráfico de red de nuestro ordenador o smartphone a través de un túnel encriptado. Esto hace que desde el otro lado parezca al mundo que nos encontramos localizados en cualquier ubicación donde se encuentra el servidor VPN. Gracias a esto obtenemos una mayor seguridad, eludimos restricciones geográficas, evitamos la censura y ganamos un gran nivel de privacidad.

También una VPN es muy importante para el trabajo remoto ya que nos permite acceder a la intranet de nuestra empresa ubicada en cualquier ciudad del mundo como si estuviéramos allí mismo en la red de nuestra oficina. A esto hay que añadir que nuestros datos son como si viajaran por un túnel seguro gracias al cifrado. Por ese motivo, también son muy útiles para utilizarlas en Wi-Fi públicas como cafeterías y aeropuertos, para asegurarnos que nadie pueda espiar nuestro tráfico ni tampoco robar nuestras contraseñas, información confidencial o métodos de pago.

Cómo elegir la mejor VPN para cada usuario

A la hora de elegir la mejor VPN tenemos que hacerlo según una serie de necesidades, dependiendo de estas necesidades podemos elegir entre unas opciones u otras.

VPN gratuita o de pago

Lo primero que debemos hacer es pensar si queremos un servicio de VPN gratis o uno de pago. Las de pago nos suelen ofrecer una mayor velocidad y anonimato. Aquí hay que tener en cuenta que las gratuitas para dar ese servicio tienen unos costes económicos, por lo que a veces para obtener rentabilidad venden tus datos a terceros. Por lo tanto, a la hora de elegir la mejor VPN debemos plantearnos una serie de cuestiones. Una es si necesitamos una VPN de pago o gratuita. Como ya hemos comentado antes, las gratuitas pueden dar problemas y si lo que buscas es seguridad tienes que optar por una de pago.

Algunas de las VPN más recomendables son las de Surfshark VPN, NordVPN y también PureVPN. Todos estos servicios disponen de las mismas características y un precio muy similar, si quieres encontrar las principales diferencias entre ellas tendrás que entrar en sus webs oficiales y comparar las especificaciones técnicas.

Si quieres tener una VPN gratis, la mejor opción que puedes elegir es WARP de Cloudflare. Este servicio de VPN está disponible para Android y iOS a través de una app gratuita, y también está disponible para PC con Windows y Linux así como en macOS. WARP dispone de una versión gratuita con velocidad de descarga y subida limitada, pero su funcionamiento es realmente bueno y muy recomendable. Si quieres comprar la versión de pago para no tener límites de velocidad, también puedes hacerlo. Sin lugar a dudas, WARP es una de las mejores opciones, siempre que no quieras conectarte a servidores de otros países para evadir bloqueos regionales, en este caso no tenemos estas opciones de conectarnos a diferentes países o usar una VPN doble con Multihop como sí tenemos en las soluciones de pago.

¿Necesitamos acceder a la red doméstica?

Por otra parte, debemos preguntarnos si necesitamos un acceso a nuestra red doméstica para lo que podríamos plantearnos ejecutar un servidor VPN en nuestros routers. Algunos fabricantes como ASUS, AVM con sus FRITZ!Box o D-Link entre otros muchos fabricantes tienen modelos que lo soportan. Dependiendo del modelo de router y el firmware, estos fabricantes suelen usar OpenVPN y también IPsec VPN, ambos protocolos son muy seguros y nos permitirán acceder a Internet reenviando todo el tráfico de red por nuestra casa, realmente es como si estuviéramos en la red local doméstica a la hora de navegar, ya que saldremos a Internet con la IP pública de casa.

Otro aspecto positivo, es que si montamos un servidor VPN en el router o en un servidor NAS de nuestra casa, vamos a poder acceder a todos los archivos y carpetas compartidas que tengamos, usar la impresora y entrar en cualquier servicio que tengamos a través de la red local doméstica. De esta forma, podremos no solamente navegar de forma segura si estamos lejos de casa, sino acceder a todos los recursos compartidos.

Navegación segura de forma contínua

Otra cuestión es si necesitamos una navegación segura todo el tiempo. Si tenemos que utilizar muchas redes Wi-Fi públicas y hacer bastante trabajo remoto, nos puede compensar por seguridad tener una VPN de pago o usar WARP de Cloudflare con sus limitaciones. No obstante, siempre puedes montarte tu propio servidor VPN en el router o NAS para navegar seguro de forma continuada. En el caso de que necesites esta protección continua , nuestra recomendación es que utilices el protocolo de VPN WireGuard, gracias a él tendremos una mayor eficiencia de nuestra VPN, mayor velocidad y una menor latencia.

Si quieres mantener la privacidad y el anonimato mientras navegas por Internet, y no te importa la velocidad de la conexión, siempre vas a poder utilizar Tor Browser y su red Tor.

Uso de programas P2P y contenido multimedia

Si quieres pasar desapercibido utilizando programas P2P eMule o BitTorrent. En ese aspecto necesitamos una VPN con tráfico ilimitado que aproveche al máximo nuestra velocidad de conexión y que garantice el anonimato. Lamentablemente, la mayoría de los servicios que nos ofrece un servicio de calidad así será de pago. Además, con las VPN de pago tenemos la posibilidad de elegir diferentes servidores repartidos por todo el mundo, además, nos permiten tener la funcionalidad de doble VPN para tener dos «saltos» hasta salir a Internet.

Antes de elegir la mejor VPN para nuestras necesidades debemos plantearnos si necesitamos cambiar geográficamente nuestra ubicación. Esto es interesante si pretendemos ver contenidos audiovisuales de YouTube, Netflix o Disney+ desde otros países. También se puede utilizar para eludir la censura y ver información que en tu país está prohibida. Normalmente esta opción solo está disponible en las VPN de pago como las que hemos mencionado, lamentablemente servicios como WARP no nos permite elegir el servidor VPN al que conectarnos.

La elección de nuestro servidor VPN

Una vez que ya tenemos claras nuestras necesidades llega el momento de elegir la mejor VPN para nosotros. A continuación, vamos a mostrarte los aspectos en que debes fijarte antes de contratar o utilizar una VPN.

Lo primero en lo que tienes que fijarte es que tu VPN utilice protocolos seguros. Por poner simplemente dos ejemplos, nombraremos OpenVPN y WireGuard, aunque hay más como IPsec. Otro aspecto fundamental es saber cuántos servidores tienen y dónde. Eso va a determinar la capacidad que tienes para evitar el bloqueo geográfico. De esta manera, podremos conectarnos a ciertos servicios que solo están disponibles en un país en concreto. Además, debemos mirar cuántas conexiones simultáneas permiten. Esto hay que tenerlo en cuenta porque a veces tenemos más de un dispositivo o varias personas a la vez quieren usar la VPN.

También hay que mirar si limitan el ancho de banda o el tráfico. En ese aspecto es importante conocer si tienen una velocidad lenta lo cual nos impediría ver vídeos con calidad alta o incluso en calidad baja cueste hacerlo. No nos debemos olvidar de mirar si limitan el tráfico a una cierta cantidad de GB. Hoy en día que te limiten los datos no es razonable porque hay servicios de VPN asequibles con tráfico ilimitado.

Un extra muy interesante es si disponen de un sistema Kill Switch. Los buenos proveedores de VPN cuentan con un sistema de interrupción automático por los que si nuestra conexión VPN falla, automáticamente bloquea la conexión. Así nuestro ordenador o dispositivo no utilizará por defecto nuestra conexión a Internet abierta y no segura porque por ejemplo estaría desvelando nuestra IP pública real.

Por último, a la hora de elegir la mejor VPN hay que observar los tipos de registro que mantienen y los métodos de pago. En cuanto a los registros es interesante saber si guardan alguna constancia de nuestra actividad en Internet. Los buenos proveedores no guardan registros. También son importantes los métodos de pago permitidos ya que gracias a ellos podrían identificarnos. Por ejemplo, te puedes fijar si permiten pagar con métodos de pago anónimos como por ejemplo criptomonedas u otras formas.

¡Sé el primero en comentar!