El ad-blocker de Chrome se vuelve un problema para los sitios de torrents

Escrito por Adrián Crespo

Los sitios web que ofrecen este tipo de contenidos no atraviesan su mejor momento. Además de la persecución por parte de las autoridades que deben hacer frente, parece que los softwares tampoco facilitan en exceso conseguir retribuciones económicas. Aunque todavía no está en funcionamiento, los planes para incluir un ad-blocker en Google Chrome continúan, siendo una noticia francamente mala para los intereses de los propietarios de estos sitios web.

El punto de partida es la aparición de este tipo de software, provocando que los usuarios tiendan a su uso, limitando de esta forma las visualizaciones de banners publicitarios y las correspondientes redirecciones. Pero no es de extrañar que los usuarios hagan uso de este tipo de software cuando se quiere acceder a estas páginas, ya que en muchos casos la publicidad existente se podría catalogar como extremadamente abusiva, imposibilitando en muchos casos la navegación y el acceso al contenido.

Si se pregunta a los usuarios, es más que probable que muchos sean tajantes en sus respuestas, indicando que han sido ellos los que se han buscado este problema.

Desde que aparecieron los ad-blocker, los propietarios de estos sitios web se han encontrado con un problema importante: su beneficio se ha visto reducido de forma sustancial. El problema es que esta tendencia esta lejos de revertirse. Con el anuncio de la llegada de este software al navegador web Google Chrome, los propietarios de sitios web de descarga de torrents tienen un nuevo enemigo.

Funcionamiento del ad-blocker de Google Chrome diferente al resto

Por lo menos cuando se produjo el anunció del software, desde Mountain View indicaron que el funcionamiento sería ligeramente diferente a los ya existentes. Tal y como se matizó en su momento, desde el Gigante de Internet no buscaban bloquear todos los anuncios que se mostrasen en una web, sino todos aquellos que no cumpliesen con la normativa fijada por Google.

Es decir, una forma de penalizar a posteriori a todos estos sitios web a nivel de SEO. Por lo tanto, los sitios web de descarga de contenidos pirata poseen un doble problema. No solo actuará de forma contundente con los anuncios que no cumplan la normativa fijada, sino que la página perderá posicionamiento.

Los problemas saltan a la vista: el mantenimiento del dominio, alojamiento y desarrollo de la programación no se sustentan solos. En el caso de no obtener suficiente dinero, muchos propietarios se verán obligados a bajar la persiana de su página web.

Aun hay mercado de anuncios

Preguntando a propietarios de este tipo de páginas web, indican que el mercado aún está vivo, y son muchos a los anunciantes que se interesan por mostrar sus negocios a través de estas páginas. Sin embargo, el principal problema son los ad-blocker.

Todo parece indicar que lo que no consiga cerrar la piratería lo harán estos softwares, cuya aparición data ya de hace varios años, y que en la actualidad 1 de cada 4 usuarios lo utilizan mientras navegan a través de páginas web.

Uso abusivo por parte de los usuarios

Muchos webmasters se quejan de que en su página web debe existir cierta publicidad para mantener toda la infraestructura. Sin embargo, no se trata de publicidad abusiva ni intrusiva a la hora de desplazarse por el sitio web. De ahí, que muchos pidan una utilización razonable de este tipo de software, y solo en los casos en los que sea necesario.

Fuente > TorrentFreak

Últimos análisis

Valoración RZ
10
Valoración RZ
8
Valoración RZ
9
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
7