Cómo configurar la tarjeta de red en Windows 10 para la máxima velocidad

La tarjeta de red es parte fundamental para conectarnos a Internet. Este dispositivo que trae el ordenador nos permite entrar a la red a una velocidad determinada. Puede que sea una tarjeta de red por cable, Ethernet, o inalámbrica para conectarnos por WiFi. Muchos usuarios no saben realmente la capacidad de su tarjeta y si podrán utilizar o no ciertos dispositivos o navegar a la máxima velocidad.

Tarjeta de red Gigabit Ethernet

Con la introducción de la fibra óptica, la velocidad de Internet ha aumentado enormemente. Hemos pasado del ADSL y los 20mb genéricos a velocidades de 300mb simétricos y que muy pronto incluso será normal llegar al 1gb.

Sin embargo para que nos vaya a la máxima velocidad, debemos de tener bien configurada la tarjeta de red. Lo primero que debemos de contar con una tarjeta 10/100/1000, es decir, que sea compatible con velocidades de hasta 1gb/s. A estas se las denomina Gigabit Ethernet.

Si nuestra tarjeta es Fast Ethernet solamente podemos optar hasta un máximo de 100mb. Esto nos limita no solamente la velocidad de Internet. También podemos experimentar una velocidad muy inferior a la hora de copiar archivos a un disco duro servidor (NAS).

Lo normal es que los ordenadores modernos cuenten con una tarjeta de red Gigabit Ethernet. Están preparados para recibir las velocidades actuales que podemos encontrar en el mercado. Pero es posible que no estén bien configuradas en nuestro sistema operativo. Puede ser por diversos motivos, por ello pasamos a explicar cómo configurar una tarjeta de red en Windows 10 para tener la máxima velocidad de Internet.

Conocer nuestra configuración

  1. Lo primero que debemos de hacer es ir al icono de la barra de tareas (abajo a la derecha). Aquí veremos el icono de Internet. Tenemos que pulsar e ir a Configuración de red e Internet.
  2. Una vez aquí tenemos que pinchar en Ethernet. Nos lleva a la configuración de la tarjeta. Debemos de hacer click en Cambiar opciones del adaptador.
  3. Ahora nos aparecen las diferentes tarjetas de red que tengamos en nuestro equipo. Generalmente será la tarjeta Ethernet y la inalámbrica. Entramos con doble click en la de Ethernet (o en la que queramos) y nos aparece una serie de información. Una de ellas nos indica la velocidad. Puede ser 100,0 Mbps o 1Gbps. Si es la segunda, nuestra tarjeta está bien configurada.

Si por el contrario vemos que nos llegan 100,0 Mbps, algo hay mal. Puede ser que nuestra tarjeta esté mal configurada. Para ello debemos de realizar lo siguiente:

Configurarlo a 1Gbps

  1. Siguiendo en la misma ventana (donde veíamos la velocidad), pinchamos en Propiedades.
  2. Posteriormente, asegurándonos de que está marcada la opción de Cliente para redes Microsoft, pinchamos en Configurar.
  3. Ahora tenemos que ir a Opciones avanzadas y buscar Speed & Duplex.
  4. Aquí es donde tenemos que cambiar el valor. Muy probablemente, si hemos llegado hasta aquí, es porque está configurado como 100 Mbps Full Duplex. Debemos de cambiarlo por 1.0 Gbps Full Duplex y aceptar.

Ahora ya tenemos configurada nuestra tarjeta de red para que soporte velocidades de hasta 1Gbps. En caso de que sea compatible, podremos conectarnos a esa velocidad o transferir datos a un disco duro NAS, entre otras cosas.