Proxy o VPN: diferencias y cuál usar en cada situación

Escrito por Javier Jiménez

Tanto la privacidad como la seguridad son dos cuestiones que los usuarios de Internet valoran mucho. Es por ello que en muchas ocasiones optan por utilizar diferentes programas y herramientas que ayuden a mejorar estos aspectos. Hoy vamos a hablar de dos de ellos. Vamos a explicar qué diferencias hay entre ambos servicios y utilizar un Proxy o VPN y cuándo es interesante uno u otro. Vamos a dar algunos consejos y recomendaciones interesantes.

Proxy o VPN: principales diferencias y cómo elegir

Muchos usuarios confunden ambas herramientas. Lo cierto es que las dos sirven para aumentar la privacidad en la red. Con las dos podemos ocultar nuestra dirección IP al navegar. Sin embargo existen diferencias y puede resultar interesante conocerlas para decidir qué servicio utilizar.

Vamos a empezar explicando qué es un Proxy exactamente. Podríamos decir que es como una máscara que cubre nuestro equipo de cara a Internet. Es decir, es un intermediario entre nuestro dispositivo y el servidor. Si por ejemplo entramos en una web, se queda almacenada información como nuestra IP. Cuando utilizamos un servidor Proxy estaríamos utilizando su dirección IP.

Lo que hace es justo eso, enmascarar nuestra IP a la hora de navegar por Internet. Eso sí, simplemente lo que hace es ocultar la IP original, pero no cifra nuestra conexión. No hace que aumente la seguridad, más allá de lo comentado.

Un Proxy solamente actúa como intermediario entre una aplicación o servicio en concreto y el servidor. No realiza nada más con el resto de nuestra conexión.

Un VPN, por el contrario, es un servicio más completo. Es una herramienta muy útil cuando queremos proteger nuestra conexión. También podemos ocultar la dirección IP, así como evitar el bloqueo geográfico de ciertos servicios en algunos países.

Es muy interesante si nos vamos a conectar a redes públicas, por ejemplo. De esta manera nuestros datos viajan seguros y evitamos el riesgo de que puedan ser interceptados. Es una manera de protección a la hora de navegar por Internet y que ayuda a aumentar tanto la seguridad como la privacidad.

Un VPN cifra todo nuestro tráfico. No actúa únicamente en un programa determinado, sino en toda la conexión.

Elegir Proxy o VPN

Ahora bien, ya sabemos básicamente cómo actúa un VPN y un Proxy. ¿Cómo elegir cuál es mejor? Si buscamos algo más completo, que proteja nuestras conexiones y nos ofrezca una serie de opciones interesantes, lo mejor sería utilizar un VPN. Sin embargo, si buscamos sencillez, rapidez de uso y simplemente queremos ocultar nuestra IP, un Proxy es suficiente.

En general, el precio varía entre un VPN y un Proxy. En este sentido, un Proxy sería más barato de contrata que un VPN. De ahí que si únicamente queremos ocultar nuestra IP, sea más que suficiente. Es cierto que ambos servicios cuentan con opciones gratuitas, pero ya sabemos el riesgo de utilizar VPN gratis.

En definitiva, estas son algunas diferencias cuando tengamos que elegir entre un Proxy o VPN. Como hemos visto, lo que puede decantar la balanza de utilizar uno u otro servicio es la utilidad que necesitemos. Si queremos algo más completo, si preferimos simplemente una herramienta más económica para una aplicación en concreto, etc.