¿Las bombillas inteligentes consumen menos? Depende de estos usos

¿Las bombillas inteligentes consumen menos? Depende de estos usos

Javier Jiménez

Ahorrar energía se ha convertido en algo muy buscado por los usuarios. El alza del precio de la electricidad hace que busquemos métodos y trucos para intentar ahorrar unos euros en la factura cada mes. Por suerte tenemos dispositivos cada vez más optimizados e incluso aparatos que nos ayudan a controlar el consumo. Algo que suele aparecer en estos temas son las bombillas inteligentes. ¿Realmente ayudan a ahorrar energía? Sí y no. En este artículo vamos a explicarlo.

Las bombillas inteligentes te ayudan a ahorrar

Podemos decir que las bombillas inteligentes son una de las primeras opciones que tenemos en cuenta cuando decidimos domotizar un hogar. Son económicas y resulta sencillo instalarlas. Sin embargo de primeras puede parecer que no tienen mucha utilidad o que no van a permitir que ahorremos mucha energía en nuestro día a día. Lo cierto es que si vamos a usar una bombilla inteligente como cualquiera otra, no vamos a notar ahorro. Incluso podríamos empezar a gastar algo más, ya que lógicamente encendidas tienen un mayor consumo (y también estando apagadas, ya que en cualquier momento vamos a poder encenderlas de forma remota).

Pero la cosa cambia en determinadas circunstancias. Por ejemplo, piensa en una habitación donde sueles tener siempre la luz encendida, como puede ser en un lugar de estudio o trabajo. Tal vez te olvides de apagarla y básicamente estés consumiendo energía que podrías ahorrar si estás frente a una ventana por donde entra la luz solar perfectamente.

Una bombilla inteligente vas a poder configurarla para que se apague y se encienda a determinadas horas. Incluso puedes configurarla para que ilumine más o menos. Seguramente no siempre necesites que ilumine al máximo. Tal vez incluso solo quieras que esté encendida por la noche o a horas en la que la luz del sol no entra por la ventana.

De esta forma, las bombillas inteligentes, utilizándolas correctamente, pueden ser de gran ayuda para ahorrar dinero. Especialmente van a ser muy útiles cuando utilizas varias para cubrir una gran superficie, como puede ser una oficina o toda la vivienda.

Bombillas cada vez más optimizadas

Si miramos en líneas generales las bombillas, las que son inteligentes suelen estar muy optimizadas. Esto significa que consumen generalmente menos que muchas que tenemos en nuestras viviendas. Por tanto, si tienes luces antiguas y planeas cambiarlas para ahorrar electricidad, una buena inversión es comprarlas inteligentes y poder controlarlas de forma remota.

Ahora bien, es importante que siempre sepas elegir correctamente cuál vas a comprar. Vas a encontrar un amplio abanico de opciones disponibles y no todas ellas van a ser iguales. Debes observar bien aspectos como los W que tienen, el color, el poder ajustar la luminosidad, el diseño, etc. Según lo que necesites, debes comprar un tipo u otro. Otro aspecto muy importante es el nivel de integración que tienen con la domótica ya existente, es decir, si es compatible con Alexa, asistente de Google o Siri, además, también es importante saber si son compatibles con Home Assistant para centralizar toda la domótica en el hogar. Por último, otro aspecto que debes mirar antes de comprar una bombilla inteligente, es si necesitas un «hub» porque utilizan tecnologías como ZigBee o Z-Wave para comunicarse de forma inalámbrica, en lugar de usar el típico WiFi para conectarse a nuestro router WiFi.

No obstante, como decimos en líneas generales las bombillas inteligentes suelen estar muy optimizadas y consumen poca electricidad en comparación con las bombillas tradicionales. Ahora bien, como decimos es importante saber utilizarlas correctamente y no siempre van a ayudar realmente a ahorrar electricidad.

¡Sé el primero en comentar!