Consejos para ahorrar luz en esta ola de frío

Consejos para ahorrar luz en esta ola de frío

Javier Jiménez

Para poder ahorrar en la factura de la luz puedes tener en cuenta ciertas recomendaciones que te van a venir muy bien. Pero especialmente en días en los que hace mucho frío, como es la ola de frío que estamos viviendo en buena parte de España estos días, es cuando más necesario resulta poner en práctica estos consejos. El objetivo es pagar menos en la factura del mes. En pocos días, si haces un mal uso de la energía, puedes consumir bastante.

Qué hacer para ahorrar luz durante una ola de frío

Poco hay que explicar de qué es una ola de frío. Básicamente son unos días en los que la temperatura desciende por debajo de lo normal. Eso puede hacer que gastemos más luz, ya que vamos a necesitar que la temperatura de la vivienda aumente y podemos usar aparatos como estufas, radiadores o una calefacción. Pero puedes intentar que el consumo no se dispare.

Gestiona bien la calefacción

Algo fundamental es que gestiones bien la calefacción, los radiadores o estufas que utilices. Eso es clave para controlar el gasto. Ponla a las horas que realmente necesitas calentar la vivienda y pon una temperatura adecuada. Eso ayudará a que gastes lo mínimo posible y evitar que se dispare el uso de la calefacción.

¿A qué temperatura poner la calefacción? Lo ideal es que esté entre 19 y 21 grados durante el día. Realmente no necesitas ponerla a más y cada grado de diferencia puede hacer que consumas sobre un 7% más. En cambio, por la noche puedes bajar la temperatura incluso a 16 grados.

Pero gestionarla calefacción es también utilizarla en las zonas de la vivienda donde realmente la necesitas. No la tengas encendida en habitaciones que no utilizas, por ejemplo. Además, en zonas de paso o donde vayas a estar menos tiempo, puedes bajar algo la temperatura de esos radiadores y así gastar menos.

Evita que la casa se enfríe en la medida de lo posible

Es importante que evites en la medida de lo posible que la temperatura descienda drásticamente. Especialmente en olas de frío, la temperatura puede caer rápidamente si te descuidas. Pero, ¿qué puedes hacer para mantener la temperatura lo máximo posible? Sin duda el aislamiento térmico es clave.

Por ejemplo, puedes mejorar el aislamiento de las ventanas. Puedes utilizar doble cristal o incluso gomas aislantes para sellar cualquier apertura que pueda haber. Detectar pequeñas fugas de aire va a ser clave en esta ola de frío para que la vivienda mantenga la temperatura lo máximo posible.

Aprovecha la domótica

Tener una vivienda inteligente puede ayudarte también en una ola de frío para que gastes menos energía. Puede que tengas una calefacción domotizada, con un termostato inteligente. Pero también tal vez calientes la casa con un radiador o estufa, así como un aire acondicionado. En estos últimos tres casos, aunque no tengas aparatos inteligentes vas a poder domotizarlos.

Para ello lo que necesitas es un enchufe inteligente. Puedes conectar a él los aparatos y controlar cuándo se encienden o apagan. Puedes encenderlo un rato antes de llegar a casa, por ejemplo. Esto te evitará tener que dejarlos encendidos si vas a salir de casa y quieres que la vivienda esté caliente a tu llegada. Es importante evitar que la velocidad de Internet baje por Wi-Fi, ya que la domótica la conectarás de forma inalámbrica.

Puedes ver algunos enchufes inteligentes:

Evita el consumo innecesario

Por otro lado, algo más genérico es evitar el consumo innecesario. Esto especialmente resulta útil cuando prevés un aumento del gasto y quieres ahorrar en la factura. Intenta acabar con el consumo fantasma, que por ejemplo es el LED rojo de la televisión cuando la mantienes en Stand By, dejar el microondas conectado a la corriente, tener aparatos conectados a la televisión aunque no los uses, etc.

El consumo fantasma puede llegar a suponer sobre el 10% del total de la factura mensual. Evitarlo puede ayudarte a ahorrar un dinero cada mes. Pero más allá de eso puedes también evitar el consumo innecesario al hacer un mal uso de otros electrodomésticos como el frigorífico, el tipo de bombillas que usas y similares.

En definitiva, estos consejos te van a ayudar a ahorrar luz durante la ola de frío. Principalmente es esencial gestionar bien la temperatura. También es buena idea evitar un consumo innecesario de otros electrodomésticos.

¡Sé el primero en comentar!