¿Realmente ahorra dinero apagar siempre las luces de casa?

¿Realmente ahorra dinero apagar siempre las luces de casa?

Javier Jiménez

Ahorrar energía es importante y hoy en día con los precios de la electricidad lo es aún más. Sin embargo no siempre estamos ahorrando tanto como pensamos e incluso puede llegar a ser contraproducente. En este artículo vamos a hablar del caso de las bombillas, algo que podemos apagar y encender fácilmente. ¿Realmente ahorramos cada vez que la apagamos o hay momentos en los que puede ser mejor dejarlas encendidas?

Apagar una bombilla no ahorra tanto como crees

En primer lugar hay que mencionar que esto va a depender del tipo de bombilla. Si estás utilizando una incandescente, de las antiguas, entonces sí tiene mucho más sentido apagarlas cuanto más tiempo mejor. En cambio, las más actuales, las bombillas LED de bajo consumo, van a tener un consumo muy inferior.

En estos casos, por ejemplo salir de una habitación y apagar la luz para volver al momento, realmente no va a hacer que ahorremos. Incluso si se trata de algo que hacemos constantemente o lo alargamos por unos minutos, la diferencia en la factura es inapreciable. Sí es cierto que cualquier dispositivo que no esté encendido no va a consumir, pero en este caso la diferencia es pequeña.

Pero lo más importante de todo esto que mencionamos es que incluso puede llegar a ser contraproducente. ¿Por qué decimos esto? El hecho de apagar y encender continuamente una bombilla puede acortar su vida útil. A ver, lógicamente las bombillas están hechas para que podamos encenderlas y apagarlas miles de veces antes de que dejen de funcionar. Pero claro, si es algo que hacemos continuamente, podemos acortarle su vida.

Sobre esto no hay algo que sea matemático, ya que nadie sabe cuántas veces podemos apagar o encender algo antes de que se estropee. Lo que sí podemos saber es que al apagar y encender cualquier bombilla (especialmente las que son más antiguas) puede traer consecuencias negativas. Los condensadores de las bombillas LEDs pueden verse afectados al tener una mayor tensión eléctrica y cada vez que las encendemos pueden sufrir un poco.

Aunque esto sea prácticamente inapreciable, si apagamos y encendemos muchas veces al día una bombilla que solo estará apagada unos segundos, al final es más probable que tengamos que cambiar la bombilla antes de realmente haber tenido un ahorro significativo en la factura.

Ahorrar al apagar la luz

La domótica ayuda ahorrar con las bombillas

Por tanto, aunque sepamos que tener una bombilla apagada significa ahorrar electricidad, realmente no vamos a obtener nada importante en los casos que hemos mencionado. Incluso podemos tener problemas con la durabilidad de la bombilla y que empiece a desgastarse antes de tiempo y tener que comprar otra.

Ahora bien, la domótica sí que puede ayudar a que ahorremos en la factura de la luz cada mes. Podemos aprovechar mejor los dispositivos que tenemos y esto incluye también a las bombillas. Podemos crear patrones para que se apaguen y enciendan a ciertas horas, configurarlas para que ajusten la luminosidad según la situación o incluso tener modelos que cuentan con sensores de movimiento.

Tener una vivienda inteligente es el futuro, pero ya podemos decir que es el presente si queremos ahorrar energía. Los usos son muy amplios y además tenemos disponibles aparatos inteligentes cada vez más económicos.

¡Sé el primero en comentar!