Por qué el agotamiento de las direcciones IPv4 es un reto importante

Con el paso del tiempo, con el auge de las conexiones de Internet, el hecho de tener más y más dispositivos conectados, más operadoras disponibles, nos encontramos también con ciertos problemas. Uno de ellos es el agotamiento de las direcciones IPv4. No hay suficientes para poder abarcar la demanda para los próximos años. Eso presenta algunas dificultades, como vamos a ver.

Las direcciones IPv4 se agotan y es un problema importante

El protocolo IPv4 sirve para interconectar redes en Internet. Fue implementado en la década de 1980 y está limitada a una serie de direcciones únicas. Esas direcciones hace 40 años eran más que suficientes. De hecho la cantidad utilizada era mínima. Hace 20 años o hace 10 años, más de lo mismo. Sin embargo todo esto ha cambiado en los últimos años y cada vez quedan menos direcciones disponibles. Esto hizo que fuera necesario comenzar a implantar IPv6.

Pero esto tiene consecuencias importantes para las propias operadoras de Internet. Hay que tener en cuenta que el hecho de poder ofrecer fibra óptica, por ejemplo, supone una inversión económica importante. Parte del presupuesto tiene que ir destinado al despliegue físico de la fibra. Pero claro, también hay que tener en cuenta el agotamiento de las direcciones IPv4 y su coste.

Migrar de IPv4 a IPv6 tiene un coste para las operadoras. Necesitan proporcionar una dirección IP a cada cliente y al mismo tiempo controlar el gasto que va a suponer. Hace 40 años estábamos hablando de más de cuatro mil millones de direcciones diferentes. Más que de sobra si tenemos en cuenta la población de esa época y, especialmente, la cantidad de dispositivos conectados. Las compañías de Internet no han tenido mayores dificultades en este sentido hasta ahora.

Con IPv6 esas direcciones IP podemos decir que son prácticamente ilimitadas. No habría problemas para conectar muchísimos dispositivos y tener conexiones de sobra para cada habitante del planeta. Pero volvemos al problema principal: el coste y la dificultad de migrar de IPv4 a IPv6.

Además del coste que supone migrar, hay que tener en cuenta la compatibilidad. Como indican desde Betanews, es necesario que haya compatibilidad en todos los elementos de comunicación, como son los dispositivos, redes y contenido. Esto obliga a que los proveedores de servicio deban mantener, al menos por el momento, los recursos de IPv4 para los clientes.

IPv4

Adquirir direcciones IPv4 adicionales, una opción para las operadoras

Esto que mencionamos obliga en muchos casos a las operadoras a adquirir direcciones IPv4 adicionales para poder hacer frente a la demanda. El agotamiento de las direcciones hace que las que hay disponibles tengan un mayor coste. Esto va a suponer un gasto adicional a las compañías de telefonía.

Las operadoras por tanto buscan adquirir nuevas direcciones IPv4 a terceros, al mismo tiempo que plantean acelerar el proceso de conversión a IPv6, lo que también supone un coste importante.

Si pensamos en el mundo rural, muchas operadoras regionales se encuentran ante el problema de escasez de direcciones IPv4 y la necesidad de adquirirlas a terceros. El hecho de que la tecnología llegue a más y más zonas, hace que haya también más y más clientes. Mientras más crece la cuota de suscriptores, más se acelera el problema y la urgencia de las direcciones.

En definitiva, el agotamiento de las direcciones IPv4 presenta dificultades importantes para las operadoras. La transición a IPv6 no es tampoco sencilla y supone un coste importante para las compañías de telefonía.

2 Comentarios