3 sencillos cambios que mejorarán tu velocidad de Internet

Todos queremos tener una buena conexión de Internet, que funcione correctamente y no aparezcan cortes. Sin embargo esto no siempre es posible y puede haber problemas. A veces depende de la conexión que hemos contratado, pero en otras muchas ocasiones podemos cambiar algunos pequeños detalles y lograr una mejoría. En este artículo vamos a hablar de 3 trucos sencillos que puedes tener en cuenta para lograr que la velocidad de Internet sea mayor.

Cambios sencillos para mejorar la velocidad de Internet

Con estas recomendaciones básicas que vamos a dar puedes ver que la velocidad de Internet mejore considerablemente siempre y cuando se trate de un problema a nivel de usuario, que puedas modificar. Hay que tener en cuenta que a veces la velocidad es lenta por algún problema con la línea o que directamente el router está estropeado y no funciona como debería.

Cambiar los DNS

Uno de los cambios sencillos que puedes realizar es cambiar los servidores DNS. Estos servidores son los que se encargan de “traducir” la información que pones al navegar, para mostrarte una página web. Por ejemplo, si en el navegador pones la página de RedesZone, automáticamente va a traducir esa información y mostrar la dirección IP correspondiente a ese sitio. No necesitas memorizar números sin sentido, sino simplemente acordarte del nombre de dominio.

Ese proceso lleva un tiempo, aunque sea imperceptible prácticamente por los usuarios. Sin embargo, si los servidores DNS que estás utilizando no funcionan correctamente, ese tiempo puede ser mayor y ahí sí habría problemas reales al navegar por la red. Por ello, puede ser interesante cambiarlos por otros.

Normalmente los usuarios utilizan los que proporciona la propia operadora de Internet. Esto no significa que sea algo negativo, ya que debería funcionar bien. Pero a veces hay problemas y podemos probar con otros, como estos ejemplos que ponemos:

  • Google: 8.8.8.8 y 8.8.4.4
  • Cloudflare: 1.1.1.1 y 1.0.0.1
  • Quad9: 9.9.9.9 y 149.112.112.112

Para cambiarlos tienes que ir a Inicio, entras en Configuración, vas a Red e Internet, Configuración de red avanzada, Más opciones del adaptador de red y allí seleccionas el que corresponda. Tienes que hacer clic con el botón derecho del ratón, entras en Propiedades, pinchas en Protocolo de Internet versión 4 y nuevamente Propiedades para, allí, seleccionar los servidores DNS de forma manual y poner alguna de las opciones que hemos mostrado.

Cambiar los DNS en Windows 11

Elegir otra banda y canal

¿Estás utilizando la banda del Wi-Fi correcta? Sin duda esto puede suponer un cambio importante en la velocidad de Internet. De hecho, en muchas ocasiones es la causa por la que los usuarios no aprovechan al máximo los recursos disponibles. Pueden estar usando la banda de los 2,4 GHz cuando deberían usar la de los 5 GHz y eso supone una limitación.

Podemos decir que la banda de los 5 GHz es la más veloz. Es la que ofrece una mayor velocidad, pero es más sensible a la distancia. Es la mejor si vas a conectarte cerca del router y quieres lograr la máxima velocidad, pero cuidado si vas a alejarte o hay muchos obstáculos que afecten a la cobertura.

En cambio, la banda de los 2,4 GHz es la que va a ofrecer mayor estabilidad cuando te conectes lejos del router. No alcanza tanta velocidad, pero en ocasiones puede ser la mejor opción para que no aparezcan cortes y no tener problemas. Si vas a conectarte lejos del punto de acceso, sin duda es la que deberías usar.

Respecto al canal que utilices, también puede hacer que la velocidad de Internet mejore. Hay que tener en cuenta que puede haber interferencias si tus vecinos utilizan un canal cercano al tuyo. Esto especialmente ocurre en la banda de los 2,4 GHz. Por tanto, cambiar el canal del Wi-Fi puede ser la solución.

Mejorar la ubicación del router

Otro cambio sencillo que puede venir muy bien para optimizar la conexión de Internet es cambiar la ubicación del router. Lo ideal es que esté en una ubicación central de la vivienda, desde donde pueda repartir bien la señal a todos los aparatos que conectes. Si está en una zona lejana, pueden aparecer problemas.

Además, el router debe estar alejado de otros dispositivos que puedan interferir, así como de electrodomésticos. Es igualmente importante alejarlo de fuentes de calor, como son otros aparatos o incluso la luz directa del sol por una ventana, algo que podría afectar al rendimiento y limitar la velocidad.

Lo mejor es colocarlo en una zona aislado de cualquier interferencia, que esté elevado (por ejemplo encima de un mueble) y siempre en buen estado. Esto puede suponer un cambio muy importante para aprovechar al máximo los recursos disponibles y lograr una conexión que funcione lo mejor posible.

En definitiva, estos 3 sencillos cambios pueden hacer que tu conexión de Internet mejore y lograr una mayor velocidad. Como has podido ver, es fácil de llevar a cabo y puedes ponerlo en práctica hoy mismo.

¡Sé el primero en comentar!