Cómo sé si mi router es antiguo y debo comprar uno nuevo

Si tienes un router desde hace muchos años, es posible que ese router viejo tengas que sustituirlo por uno nuevo, no obstante, debemos diferenciar entre un router que está obsoleto y un router viejo. En el primer caso, significa que tenemos un router que es incapaz de cumplir con unos requisitos mínimos de velocidad, por lo que no podemos conseguir la velocidad de Internet contratada. En el segundo caso, un router viejo es un router que ya tiene muchos años, pero que sí es capaz de proporcionarnos toda la velocidad de Internet contratada, no obstante, es recomendable comprar uno nuevo para disfrutar de las últimas mejoras. Hoy en RedesZone os vamos a explicar cómo saber si tu router es antiguo y si debes cambiarlo.

Características que debes revisar

Para saber si nuestro router es antiguo, debemos revisar las principales características técnicas de ese equipo en cuestión, para determinar si ya es un router antiguo y existen modelos más actuales que nos proporcionarán una mejor cobertura, mayor velocidad inalámbrica y cableada.

Compatible con redes Wi-Fi 6

A finales del año 2018 los fabricantes empezaron a lanzar sus routers con el nuevo estándar Wi-Fi 6, un estándar que ha supuesto un antes y un después en las redes inalámbricas, ya que este estándar se centra específicamente en proporcionar la mejor eficiencia de la red inalámbrica. Hasta un año después, a finales de 2019, los fabricantes no empezaron a lanzar modelos con el estándar Wi-Fi 6 asequibles, por lo que muchos usuarios no compraron los primeros modelos con WiFi 6 pero sí compraron estos segundos modelos más baratos (y con menos prestaciones, lógicamente).

Si tu router actual no cuenta con el estándar Wi-Fi 6, y teniendo en cuenta que ya han pasado cuatro años desde el lanzamiento de los primeros modelos, podemos asegurar que tienes un router antiguo. Es posible que hayas decidido comprar en los últimos años un modelo WiFi 5 tope de gama, en lugar de comprar un modelo WiFi 6 de gama media, ya que el precio es similar entre estos routers. En este caso no tienes un router demasiado antiguo, pero nuestra recomendación es que valores la adquisición de un modelo con Wi-Fi 6 que sea asequible, para tener una mayor velocidad inalámbrica y cobertura, además, hoy en día ya tenemos una gran cantidad de clientes WiFi que soportan este nuevo estándar, no como hace 4 años que los clientes brillaban por su ausencia.

A continuación, os explicamos las principales diferencias entre Wi-Fi 6 y Wi-Fi 5, para que veáis las mejoras que podrías obtener:

  • OFDMA y MU-MIMO para optimizar la red inalámbrica cuando tenemos decenas de dispositivos conectados. Estas dos características son las más importantes de este estándar, y nos permitirán tener la mayor eficiencia posible.
  • Mayor velocidad real. Este nuevo estándar nos permite conseguir hasta 1.300Mbps de velocidad real sin muchos problemas, siempre que tanto el router como los clientes WiFi soporten los 160MHz de ancho de canal. Hoy en día una tarjeta WiFi compatible con 160MHz vale en torno a los 30-40 euros, como la Intel AX200 o la Intel AX210 que soporta Wi-Fi 6E.
  • Menos consumo de energía en los clientes: este nuevo estándar dispone de Target Wake Time, por lo que podremos poner en standby a los clientes inalámbricos, ideal para los smartphones, tablets u ordenadores con batería.

Tal y como podéis ver, las mejoras son bastante importantes como para pensarse si sustituir nuestro router. Además, los sistemas Wi-Fi Mesh con este nuevo estándar funcionan realmente bien.

Puertos Multigigabit para LAN

Con el lanzamiento de los primeros routers tope de gama con el estándar Wi-Fi 6, los fabricantes aprovecharon para incorporar un puerto 2.5G Multigigabit para la LAN/WAN. Esto significa que no solamente tendremos los típicos puertos Gigabit Ethernet, sino que también tenemos un puerto 2.5G muy rápido, con el objetivo de conectar en este puerto un servidor NAS de alto rendimiento o nuestro ordenador de sobremesa para compartir archivos en red local.

Alimentación y USB 3.0 del router ASUS RT-AX86U

Las redes Multigigabit han supuesto un punto de inflexión en las redes domésticas y también profesionales, antes del lanzamiento del estándar NBASE-T teníamos velocidades de 1Gbps o bien de 10Gbps. La parte negativa de las redes 10G son que tienen un coste muy superior, y sus componentes internos se calientan bastante. Gracias a las redes 2.5G, vamos a tener un coste algo superior a las redes Gigabit habituales, pero merece la pena porque conseguiremos hasta 300MB/s reales en red local.

Si tu router no tiene un puerto 2.5G multigigabit, seguramente sea antiguo. Si tienes un NAS con este tipo de conectividad, nuestra recomendación es que compres un router nuevo con este tipo de conectividad, con el objetivo de aprovechar la velocidad de la red local y del Wi-Fi al máximo.

Puertos USB 3.0 de alta velocidad

Aunque los puertos USB 3.0 también los tenemos en los routers Wi-Fi 5, generalmente teníamos un gran cuello de botella por el procesador principal del router en cuestión. La gran mayoría de routers con el nuevo estándar Wi-Fi 6, también incorporan potentes procesadores Dual-Core, Tri-Core e incluso Quad-Core, con los que podremos conseguir velocidades de lectura y escritura en los puertos USB de más de 100MB/s sin ningún problema. Mientras que los routers tope de gama con Wi-Fi 5 eran capaces de proporcionar unos 70MB/s, los nuevos modelos permiten conseguir velocidades de hasta 180MB/s sin problemas, un rendimiento excelente para convertir nuestro router en un servidor NAS básico para compartir archivos.

Tal y como habéis visto, dependiendo de las características que tenga vuestro router, podemos definirlo como antiguo, aunque cumpla perfectamente con tus necesidades de velocidad de Internet. En el caso de cambiar a un nuevo modelo y jubilar el anterior, podrás darle una segunda vida, sobre todo si es de marca ASUS o AVM FRITZ!Box, porque podrías usarlo como amplificador de la red inalámbrica al integrarlo en la red Mesh.

¡Sé el primero en comentar!