Usa un router viejo como punto de acceso WiFi para ampliar cobertura

Estamos seguros que todos vosotros tenéis un router viejo que ya no utilizáis, este router viejo lo podríais utilizar como un punto de acceso WiFi para ampliar la cobertura en tu hogar. Hoy en día todas las casas nuevas vienen con todas las habitaciones cableadas, y si no quieres gastarte dinero en un sistema WiFi Mesh para tener roaming WiFi, siempre podrás reutilizar un router viejo para configurarlo como punto de acceso Wi-Fi y ampliar cobertura en tu casa. ¿Quieres conocer cómo lo puedes hacer?

¿Qué debo tener en cuenta si uso un router como AP WiFi?

Hoy en día es muy normal que todas las habitaciones de nuestro hogar tengan rosetas RJ-45, de hecho, tú mismo podrías tirar un cable de red para cablear al menos una habitación que se encuentre lo más lejos posible del router actual. Los repetidores WiFi son muy útiles para ampliar la cobertura inalámbrica, pero a no ser que te gastes más de 100 euros en un repetidor WiFi triple banda simultánea, el rendimiento que obtendrás será realmente bajo. Por este motivo, si tienes una habitación cableada al otro lado del router principal que actúa también como un punto de acceso WiFi, sería ideal que puedas reutilizar tu router viejo y tener cobertura WiFi.

La idea principal es utilizar este router viejo como un segundo punto de acceso en nuestro hogar o lugar de trabajo, para poder llegar con cobertura allí donde el router principal no es capaz de llegar. Para hacer esto, debemos tener en cuenta aspectos muy importantes que no tendremos.

Sin roaming WiFi

No tendremos roaming WiFi entre el router principal y el viejo, porque no es un sistema WiFi Mesh con los correspondientes estándares para permitirlo. Actualmente cuando compramos un sistema WiFi Mesh de dos o más nodos iguales, o tenemos sistemas como los de AVM FRITZ!Mesh o ASUS AiMesh, vamos a poder crear una completa red mallada con diferentes dispositivos del mismo fabricante, el firmware de los equipos están preparados para reconocer estos dispositivos y que tengamos la posibilidad de tener roaming WiFi entre los diferentes nodos.

De manera opcional, también tendríamos la posibilidad de habilitar el Smart Connect, es decir, tendremos una única red WiFi para las bandas de frecuencias de 2.4GHz y 5GHz, con el objetivo de que el router se conecte a la mejor banda en un determinado momento. No obstante, nuestra recomendación es que siempre desactivéis el Smart Connect porque da muchos problemas con los dispositivos IoT como cámaras y demás.

Configurar el router secundario igual a nivel WiFi.

Deberemos configurar el router secundario en función de cómo esté configurado el router principal. El nombre de red (SSID), tipo de seguridad y la contraseña de acceso WPA2 o WPA3 debe ser exactamente igual en ambos routers. Esto es para que los dispositivos móviles como smartphones, tablets u ordenadores portátiles se conecten a una red y otra y «forzar» un roaming, aunque sí notaremos el corte en la conexión inalámbrica WiFi.

Es muy importante que tanto el nombre de la red WiFi como la contraseña sean exactamente iguales, de lo contrario tendremos dos redes diferentes y tendremos que seleccionar manualmente con nuestro smartphone a qué red conectarnos, lo que hará que la experiencia de usuario sea totalmente nefasta.

Debemos tener muy en cuenta que no dispondremos de la misma experiencia de usuario que un sistema WiFi Mesh, porque no dispondremos de los principales protocolos de roaming como el 802.11k/v e incluso el 802.11r, de esta forma, aunque sí podremos ampliar la cobertura inalámbrica en un determinado lugar y podremos conseguir una buena velocidad (relativamente), deberemos tener en cuenta que al pasar del router principal al repetidor y viceversa, la conexión inalámbrica se cortará. Esto hace que, si estás en una llamada VoIP o videollamada, entonces se cortará para posteriormente recuperar la comunicación.

Interconexión vía cable

La interconexión entre el router principal y el secundario se debe realizar vía cable de red Ethernet, porque normalmente los routers viejos no disponen de las funcionalidades de repetidor WiFi. Esto es una diferencia muy importante respecto a los sistemas WiFi Mesh, los cuales se pueden interconectar a través de WiFi en una banda de frecuencias dedicada, a través de una banda de frecuencias compartida con los clientes inalámbricos, o a través de cable de red Ethernet.

En el caso de usar un router viejo como punto de acceso WiFi, solamente vamos a poder interconectarlo vía cable. En el caso de querer interconectarlos vía WiFi, solamente será posible si el firmware lo soporta, también deberías revisar si se puede cambiar el firmware e instalar DD-WRT, OpenWRT o similares. Al cambiar el firmware, tendremos más opciones de configuración avanzadas, como la posibilidad de usarlo como un repetidor WiFi.

Una vez que ya conocemos todos los requisitos y aspectos a tener en cuenta, vamos a ver qué configuraciones debemos realizar en el router viejo.

Configuración del router viejo en modo punto de acceso WiFi

Debemos configurar el router viejo de una manera muy parecida al router principal, ya que ambos deben estar en la misma subred. No importa si nuestro router viejo es ADSL, es un cable módem o un router neutro, en todos ellos la configuración es exactamente la misma. Antes de conectar el router viejo a la red local actual con el router principal, debemos realizar una serie de configuraciones adicionales para no tener problemas de conflictos de direcciones IP privadas, y que todo funcione correctamente sin tener un doble NAT en la red que impediría o dificultaría muchísimo la apertura de los puertos en la NAT.

Configuración de la IP y la subred

Normalmente todos los routers utilizan la típica red 192.168.1.0, donde podremos acceder vía cable o WiFi a la administración vía web a través de la dirección IP 192.168.1.1. Debemos asegurarnos de que el router principal y el router viejo que vamos a reutilizar, hagan uso de exactamente la misma subred, de lo contrario, tendremos problemas con la conectividad.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es la dirección IP de administración del router, normalmente todos los routers usan la 192.168.1.1, y esto es un problema porque no podemos tener en los dos routers la misma dirección IP de acceso. Debemos configurar los routers de la siguiente forma:

  • Router principal: en la LAN debemos tener configurada la IP 192.168.1.1 con máscara de subred 255.255.255.0 o también conocida como /24.
  • Router secundario: en la LAN debemos tener una IP diferente que esté dentro de la misma subred, y que esté fuera del rango de DHCP del router principal. Es decir, si el rango de DHCP del router principal va desde la IP 192.168.1.30 hasta la 192.168.1.254, pues podemos poner la IP 192.168.1.2. Es muy importante poner una IP dentro de la misma subred, y usar la misma máscara de subred.

Hay algunos casos en los que el servidor DHCP del router principal va desde la IP 192.168.1.2 hasta 192.168.1.254, por lo que no tenemos ninguna IP disponible. En este caso, deberemos irnos a la configuración del router principal y cambiar el rango de IPs de DHCP para que todo funcione correctamente.

Configuración del servidor DHCP en el router viejo

Una vez que ya hemos configurado la dirección IP del router viejo, lo que debemos hacer en este router viejo es desactivar el servidor DHCP. Tendremos en la red un único servidor DHCP que será el del router principal que gestiona la conexión a Internet. Es muy importante que en este router viejo o secundario desactivemos el servidor DHCP, de lo contrario, podríamos tener problemas porque si nos asigna una IP del router secundario, el gateway estará mal configurado, y a nivel de red local sí tendremos conectividad, pero no de cara a Internet.

Configuración de la red WiFi

La configuración de la red WiFi en los dos routers debe ser exactamente igual, excepto en los canales WiFi utilizados para evitar interferencias con nosotros mismos. En este caso, si el router principal lo tenemos configurado de la siguiente forma:

  • SSID: RedesZone_2.4GHz
  • Tipo seguridad: WPA2-PSK
  • Clave: RedesZone-Clave-Acceso
  • Canal: 3
  • SSID: RedesZone_5GHz
  • Tipo seguridad: WPA2-PSK
  • Clave: RedesZone-Clave-Acceso
  • Canal: 40

El router secundario debe estar configurado exactamente igual, pero cambiando los canales WiFi para que no haya interferencias.

Conexión cableada de red

Una vez que ya hemos configurado todos los parámetros anteriores, ya podremos conectar el router viejo a la red local y tendremos cobertura WiFi sin ningún problema. Deberemos conectar un cable de red desde el router principal en cualquier puerto de la LAN, o desde un switch que tengamos en casa (que, a su vez, esté conectado al router principal en un puerto LAN) a cualquier puerto LAN del router viejo.

Puertos Gigabit del ASUS RT-AX88U y conexiones

No importa en qué puerto lo conectes, lo más importante es que esté conectado en el puerto LAN, y si tu router tiene un puerto WAN RJ-45, lo dejes libre sin conectar.

¿Qué hay de los routers que tienen modo punto de acceso?

En el mercado hay routers como los ASUS o AVM FRITZ!Box que nos permiten configurarlos como punto de acceso WiFi, para hacer justamente esto del tutorial. Cuando lo configuramos en modo punto de acceso, la dirección IP la obtendrá automáticamente del servidor DHCP del router principal, y posteriormente podremos configurar la red inalámbrica WiFi como nosotros queramos.

En esencia, un router en modo AP hace exactamente lo mismo que nosotros hemos hecho manualmente si el router no dispone de esta función. El router automáticamente obtendrá una IP dentro de la subred principal, y posteriormente podremos configurar el SSID, seguridad y clave WPA2 en el router, por último, tendremos que conectar un cable de red en el puerto LAN del router para que todo funcione bien. Es posible que en modo AP, también se habilite el puerto WAN de Internet (si estamos hablando de un router neutro) como LAN, pero esto depende de cara fabricante y modelo de router.

¿Y los routers con función repetidor WiFi?

Hay routers que también disponen de la función de repetidor WiFi, como los ASUS o AVM FRITZ!Box. Esta función hace exactamente lo mismo que un repetidor WiFi normal y corriente, cogerá la red WiFi del router principal, y la repetirá para ampliar la cobertura. El problema es que perderemos la mitad del ancho de banda en este «salto», porque la red de interconexión se realiza vía WiFi y no vía cable, por tanto, sería mejor interconectarlos por cable.

En la siguiente captura de pantalla se puede ver un menú de firmware de cualquier router de ASUS, donde podremos elegir el modo de configuración o modo de funcionamiento del router neutro, para adaptarse perfectamente a nuestras necesidades.

Por supuesto, la mejor opción para tener una cobertura total en nuestro hogar es disponer de un sistema WiFi Mesh, donde tendremos roaming WiFi y también band-steering. Sin embargo, si queremos reutilizar nuestro router viejo también lo podremos hacer y con un rendimiento óptimo.

Firmwares de terceros en el router viejo

Si tu router viejo soporta un firmware de terceros como DD-WRT, OpenWRT o Tomato entre otros, podrás instalarle estos firmwares avanzados y configurar tu router directamente en modo punto de acceso WiFi, obteniendo la IP de la red automáticamente vía cliente DHCP, y posteriormente configurar la red inalámbrica WiFi. Si un determinado modelo de router con el firmware del fabricante no soporta modo AP, es muy posible que, si instales uno de estos firmwares que sean compatibles, sí dispondrás de las funcionalidades de punto de acceso WiFi o repetidor WiFi.

Los firmwares más recomendables para utilizar tu router viejo como repetidor WiFi, son tanto DD-WRT como OpenWRT. En ambos firmwares tendremos amplias opciones de configuración avanzadas, incluyendo la posibilidad de configurar el router como repetidor WiFi, asignar diferentes VLANs a la red inalámbrica y red cableada, e incluso podremos configurar parámetros avanzados como el Airtime Fairness y opciones avanzadas respecto al radio y las balizas que envía el router inalámbrico.

En el caso de que vayas a comprar un router nuevo, sería recomendable que el firmware ya incorpore la posibilidad de configurarlo en modo repetidor o punto de acceso WiFi, tal y como ocurre con los routers ASUS o AVM FRITZ!Box entre otros, sin embargo, hoy en día es complicado encontrar otros fabricantes que también incorporen esta funcionalidad en sus firmwares. No obstante, lo más normal es tener el router nuevo que acabamos de comprar en modo router, para que se encargue de gestionar toda la red cableada, inalámbrica y la conexión a Internet, con el objetivo de obtener el mejor rendimiento posible.

Tal y como habéis visto, configurar un router viejo (o nuevo) como punto de acceso para tener mayor cobertura WiFi allí donde nos vayamos a conectar, es realmente fácil, y lo podremos llegar a cabo en unos 15 minutos aproximadamente.

Otros usos para un router viejo

Como has podido ver, si tienes un router viejo lo puedes utilizar para llevar la conexión de Internet a otros lugares de tu vivienda. Es una opción muy interesante si tienes problemas de cobertura y además cuentas con un dispositivo que no utilizas. Sin embargo, puedes usar tu router viejo también para otras cosas, como vas a ver.

Crear una VPN

El primer uso que puedes darle a tu router viejo es el de una VPN. Si quieres tener tu propia red privada virtual, puedes lograrlo. Esto te permitirá aumentar tu privacidad y seguridad al navegar por Internet. No importa dónde te encuentres, vas a poder navegar como si estuvieras en casa.

Esto va a permitir que tus datos personales estén protegidos. Si, por ejemplo, te conectas a una red Wi-Fi pública que pueda ser insegura, tus datos estarán a salvo. Toda la conexión va a estar cifrada y un hipotético pirata informático no podría saber qué estás enviando por Internet o qué servicios utilizas.

Hacer una LAN Party

Si bien en los años que corren esto es muy poco habitual, muchos juegos siguen estando preparados para jugar en modo LAN, es decir, conectados a una misma red. Esto puede traer muchos beneficios. Entre ellos, podremos jugar partidas con cero ping, lo que se traduce en movimientos más fieles que los que el juego nos puede ofrecer sin ser en un modo online. Con las conexiones de red de fibra óptica actuales, esta brecha se ha reducido mucho, pero no deja de ser una opción divertida.

Un router antiguo nos puede hacer la función perfectamente para conectar todos los ordenadores o consolas, y así montar nuestra propia red local de juegos. De esta forma, podremos jugar sin más interrupciones que las que el propio juego use para cargar ciertos aspectos.

Experimentar

En la actualidad hay muchos cursos online con los que nos podemos certificar en redes, como los de CISCO, que actualmente son los más famosos. Estos nos proporcionan las herramientas necesarias para desarrollarlos. En todo caso, siempre podemos usar un router antiguo para realizar nuestras propias pruebas, sin tener que tocar el router principal de nuestra casa.

Como se trata de un dispositivo que no vamos a usar en condiciones normales, podemos experimentar con él, tanto a nivel formativo como por pura curiosidad. Puesto que incluso con esta última, se pueden aprender muchas cosas relacionadas con el mundo de las redes. En internet podemos encontrar miles de artículos o tutoriales para hacer diferentes experimentos con el dispositivo.

Y si bien los usos son muy variados, estos pueden salirse de lo puramente informático o digital. Cabe la posibilidad de que tengamos un dispositivo antiguo el cual ya no funciona, y nos atrevemos a ver qué puede ocurrir en cuanto a componentes. En este caso, al ser un dispositivo que puede no funcionar, podemos aventurarnos a tratar de remplazar componentes siguiendo algún tutorial.

Servidor NAS

Otro uso que puedes darle es el de convertir tu viejo router en un servidor NAS. Allí podrás almacenar contenido de vídeo para reproducirlo en otros dispositivos de tu vivienda. Podrás acceder desde la televisión, ordenador, móvil etc. Una alternativa a tener que gastarte dinero en un servidor NAS.

Para que esto sea posible, tu router antiguo debe contar con puerto USB. A ese puerto tendrás que conectar un disco duro para que tenga almacenamiento y puedas guardar allí archivos de todo tipo, como pueden ser películas, series, música, etc. Ya tendrías listo tu propio servidor NAS.

Red de invitados

Otra opción que vas a tener con un router viejo es la de crear una red para invitados. Si quieres mejorar la seguridad y tener una red solo para las visitas, para poder utilizar otra contraseña únicamente cuando alguien vaya a conectarse, esta opción es muy útil. A esa red vas a poder darle otro nombre.

Normalmente, cuando recibimos visitas tenemos que darle la contraseña del router principal. Es esta la forma que tenemos de que puedan conectarse las visitas, salvo que tengamos la red abierta. Pero si utilizamos un router antiguo como red alternativa, únicamente tendríamos que habilitarla cuando vayamos a recibir a alguien en casa. Incluso podríamos dejar esa red con una clave muy débil, ya que únicamente la utilizaríamos en momentos puntuales.

En definitiva, como has podido ver son varios los usos que puedes darle a tu router viejo, más allá de poder llevar la conexión de Internet a otros lugares de tu vivienda. Únicamente debes contar con un aparato que sea compatible con lo que hemos mostrado y que funcione correctamente para ponerlo en práctica.

1 Comentario