¿Puede funcionar peor la conexión Ethernet que el Wi-Fi?

Si queremos conseguir la mejor velocidad en la red local doméstica, la principal recomendación que se hace es que conectes tus dispositivos siempre vía cable de red Ethernet, de esta forma, conseguirás la máxima estabilidad posible y la mejor fiabilidad. No obstante, en determinados casos es posible que tengas problemas al conectar tus equipos vía cable de red, e incluso por WiFi te funcione mucho mejor que usando el cable de red. Hoy os vamos a explicar por qué puede ocurrir y cómo lo puedes solucionar.

Causas y soluciones para que la conexión por cable te funcione bien

Existen varios motivos por los que una conexión Ethernet puede funcionar peor que la red WiFi, dependiendo de la tarjeta de red utilizada, la electrónica de red (router o switch), pero sobre todo los problemas suelen ser debido al cable de red Ethernet, tanto la calidad de los materiales como el crimpado correcto del conector RJ-45.

Cable mal crimpado

Esta es una de las principales causas por las que la conectividad cableada puede no funcionar correctamente. Cuando tenemos un cable mal crimpado podríamos tener cortes aleatorios en la conectividad cableada, debido a que uno de los hilos trenzados podría no hacer bien contacto, entonces la conexión se deberá restablecer de forma casi continuada. La conexión empezará a caerse y levantarse continuamente, de hecho, es posible que el switch que utilices decida «tirar» el puerto para evitar el «flapping», es decir, que el enlace esté continuamente levantando y cayendo.

Además de caídas aleatorias, también es posible que no consigamos la velocidad esperada. Cuando tenemos un cable de red con cuatro pares de hilos, debemos siempre conseguir velocidades de 1Gbps o superior. En el caso de que consigas una velocidad de 10Mbps o 100Mbps, significa que uno o varios hilos del cable están mal crimpados, por tanto, si queremos conseguir la velocidad esperada, tendrás que crimparlo correctamente.

La solución a este problema es claro, debemos cortar el cable de red a la altura del conector RJ-45 para proceder a crimpar nuevamente el cable de red, y asegurarnos de que lo hacemos correctamente para no tener más problemas.

Distancia del cable de red

Si el cable de red Ethernet es demasiado largo, es posible que la diafonía y las interferencias externas hagan que la red se caiga de forma aleatoria, esto hace que la tarjeta de red tenga que volver a negociar el enlace, por tanto, notaremos un corte en la conexión cableada de nuestro hogar, algo realmente molesto. Tanto los switches o routers como las tarjetas de red Ethernet disponen de autonegociación, es decir, intentará negociar siempre a la máxima velocidad posible. Generalmente esto es perfecto para nuestras conexiones, si la velocidad máxima es de 1Gbps sincronizará a esta velocidad, sin embargo, el problema viene cuando la distancia es demasiado grande.

En los casos en los que la red esté sincronizando a velocidades de 1Gbps y 100Mbps de forma aleatoria, y con corte en la conexión incluido, es recomendable forzar a la tarjeta de red a utilizar solamente los 100Mbps, con el objetivo de proporcionar más estabilidad a la red cableada, aunque lógicamente perderemos muchísima velocidad en el camino. En estos casos donde la distancia es demasiada grande, también puedes optar por comprar un cable de red Cat 6A o superior y que sea de tipo S/FTP para evitar interferencias externas y la diafonía. Gracias a estos cables de red que son más caros que los típicos cables Cat5e UTP, podremos cubrir más distancia en las mejores condiciones, eso sí, sin pasarte de los 100 metros de longitud que indica el estándar Ethernet.

Una vez que hemos descartado el crimpado del cable y la distancia del cable, vamos a ver qué otras causas hacen que nuestra red cableada tenga problemas.

Switch o router averiado

Es posible que estemos usando un switch averiado, o que tenga problemas de temperaturas y haga que la red cableada se caiga y no funcione adecuadamente, lo mismo ocurre con los routers en los puertos LAN de cara a la red local. En estos casos es muy importante disponer de un switch o router secundario para realizar las pruebas, en el caso de que con el nuevo switch o router tenga también problemas, entonces es posible que la culpa sea de la tarjeta de red del ordenador que se haya conectado.

Nosotros nos hemos encontrado en escenarios donde los dispositivos de red se calentaban tanto que empezaban a fallar, por tanto, sería recomendable que uses otro switch o router para descartar que el problema sea justamente este.

Tarjeta de red y drivers del PC

La tarjeta de red y sus drivers también son muy importantes para tener una conexión cableada estable y rápida. Un caso que nos ha ocurrido recientemente es que teníamos cortes en un PC con una tarjeta Realtek 2.5G, cuando usábamos la red para realizar navegación, ver vídeos o transferir pocos archivos a través de la red local, el funcionamiento era correcto y no había problemas. Sin embargo, cuando realizamos pruebas de rendimiento usando iperf3 notamos que la conexión cableada se caía. En este caso primero pensamos que sería el cableado, después el switch o router que estábamos probando, pero finalmente descubrimos el problema: la tarjeta de red Ethernet, o más concretamente, los drivers instalados.

Es muy importante disponer de los últimos drivers de nuestra tarjeta de red Ethernet para evitar problemas, en el caso de que tengas una Realtek 2.5G integrada en tu placa base más aún, porque había unos bugs en los drivers que hacía que la red se estuviera cayendo casi de forma continuada cuando realizamos descargas intensivas o tráfico de red en la red local a la máxima velocidad.

Tal y como habéis visto, hay escenarios donde la red cableada podría funcionar peor que la red WiFi, aunque no es lo normal, y siempre tendremos soluciones a todos los problemas.

¡Sé el primero en comentar!