No contrates más velocidad de Internet sin tener en cuenta todo esto

No contrates más velocidad de Internet sin tener en cuenta todo esto

Sergio De Luz

En la gran mayoría de los casos los usuarios utilizan el router del operador, un router que en muchos casos no proporciona un buen rendimiento cableado e inalámbrico, sin embargo, modelos como el Movistar Router Smart WiFi 6 han demostrado que esto no siempre es así. Este router en concreto, tiene una red WiFi realmente potente capaz de proporcionarnos una velocidad de hasta 1Gbps simétrico sin muchos problemas, lógicamente no es comparable a sistemas WiFi Mesh potentes como los del fabricante ASUS o AVM. Hoy os vamos a explicar por qué no tiene sentido contratar más velocidad de Internet si realmente no la vas a poder aprovechar, y es que muchos usuarios piensan que contratando más velocidad de fibra les va a llegar más, y esto no siempre es así.

¿Realmente aprovecharás tanta velocidad?

Mucha gente piensa que contratando más velocidad de Internet navegan por Internet más rápido, esto no es del todo correcto porque influyen otros muchos aspectos, como la latencia de la conexión, la forma de conectarnos a Internet (por WiFi o cable) así como también los servidores DNS utilizados e incluso si nuestro PC o dispositivo es potente para cargar las diferentes webs. Es un error pensar que al pasar de 300Mbps a 600Mbps, automáticamente las webs cargarán en mitad de tiempo.

Otro error común es pensar que contratando una mayor velocidad, la conexión de Netflix o Amazon Prime Video entre otros servicios de streaming de vídeo, dejarán de verse en una calidad inferior e incluso a pararse la imagen. Si te ocurre esto, seguramente sea por la forma de conectar tu Smart TV o TV Box, y no por la velocidad de Internet, ya que una resolución 4K tan solo necesita un ancho de banda de unos 25Mbps aproximadamente.

Solamente aprovecharás al máximo la velocidad, siempre y cuando hagas estos usos:

  • Descargas directas desde diferentes servidores.
  • Usando programas de descargas P2P.
  • Utilizando servidores de algún tipo en casa, como servidores FTP/FTPES e incluso VPN para conectarnos desde fuera.
  • Teniendo en casa una nube privada como Nextcloud para poder sincronizar archivos y carpetas rápidamente.

Además de todo esto, también debes saber si tu router soportará esta nueva conexión y podrás aprovecharla al máximo.

Revisa las características del router

Desde hace más de una década, todos los routers suelen tener puertos Gigabit Ethernet, así como las tarjetas de red de los ordenadores de sobremesa y portátiles. Por lo tanto, si vas a conectar tus equipos por cable, podrán conseguir una velocidad de hasta 1Gbps sin muchos problemas, a no ser que sean equipos muy antiguos y el procesador haga cuello de botella con el uso anteriormente mencionado, e incluso si tienen discos duros demasiado lentos.

Imaginemos que tienes contratado 300Mbps de velocidad y consigues con el móvil unos 250Mbps reales, si piensas que pasando a 600Mbps simétricos vas a conseguir el doble de velocidad por WiFi, te equivocas. Es muy importante conocer los estándares WiFi que usa tanto el router como también los clientes inalámbricos, en función de esto, podrás saber la velocidad teórica máxima que conseguiremos. Por ejemplo, si utilizas el estándar Wi-Fi 4 es muy complicado que superes los 200Mbps reales, por lo que no tiene sentido aumentar la velocidad de la fibra. Sin embargo, usando WiFi 5 o WiFi 5 sí podrías conseguir más de 500Mbps en lugares cercanos al router.

¿Tus dispositivos soportan más velocidad?

En muchos casos los dispositivos que utilizamos en casa, no suelen soportar más velocidad de la que ya tenemos. Por ejemplo, si tenemos contratada una velocidad de 600Mbps simétricos, y con ningún dispositivo conectado al WiFi conseguimos esta velocidad, si contratamos 1Gbps simétrico con nuestro operador la velocidad que conseguiremos con los dispositivos será exactamente la misma, porque el «cuello de botella» está en tu propio dispositivo.

Problemas con el Wi-Fi al usar dispositivos inteligentes

También es muy importante tener en cuenta el hardware de nuestro ordenador, que generalmente está conectado por cable. Hay que tener en cuenta que, si tenemos una conexión de 1Gbps y usamos un disco duro como almacenamiento, es posible que no podamos aprovechar al máximo la velocidad de la fibra porque el disco duro no puede leer/escribir tan rápido. Por supuesto, la solución a esto es usar unidades SSD, ya sean SATA3 o NVMe, para no tener cuello de botella por el disco usado.

En definitiva, es necesario que pienses si realmente vas a aprovechar la nueva velocidad de Internet, ya sea por el uso que le das a la conexión y por los diferentes dispositivos que puedes conectar a la red por cable y WiFi.

1 Comentario