Por qué comprar un router nuevo no te garantiza mejor conexión

Sin duda el router es una pieza clave para poder tener Internet y su calidad va a ser esencial para que la conexión vaya mejor o peor. Pero hay que tener en cuenta que no es lo único que influye. Es posible que tengas problemas de velocidad de Internet y decidas comprar un nuevo router. Ahora bien, ¿realmente es necesario? Hay determinadas situaciones en las que comprar un mejor router no va a servir de nada.

Un buen router no garantiza buena conexión

Tal vez tengas un router antiguo y dudes de si es el causante de que tengas mala conexión. Aunque comprar uno nuevo, con mejor tecnología, pueda ser una buena idea, no siempre es así. Es posible que el problema siga presente y la velocidad de Internet realmente no mejore con este cambio. Pero, ¿Por qué?

Te conectas muy lejos

Uno de los motivos por los que no va a mejorar tu conexión aunque compres el mejor router es cuando te conectes demasiado lejos. Es cierto que un buen router puede tener mejor cobertura, pero aun así siempre va a estar limitada y no vas a poder conectarte desde una distancia extremadamente larga sin ver cómo la conexión disminuye.

Por tanto, si tu problema es que te llega una señal muy débil y mala velocidad y la causa es que te conectas demasiado lejos del router, aunque compres uno nuevo es muy probable que el problema siga y no mejore con este cambio. Esto hará que tengas que buscar otras alternativas para optimizar la conexión.

Usas una mala tarjeta Ethernet

Otro motivo es que la tarjeta Ethernet que utilices en el ordenador no sea buena. Si es antigua, es probable que esté limitada a Fast Ethernet. Esto significa que no vas a lograr una velocidad de más de 100 Mbps, por lo que estarás limitado y no podrás aprovechar la tarifa de fibra óptica que tengas contratada.

Aunque compres un router y funcione perfectamente, si la tarjeta no es Gigabit Ethernet no vas a poder tener mayor velocidad por cable. En este caso, pese a comprar un nuevo router tampoco podrías mejorar la conexión.

Tarjeta Wi-Fi limitada

También puede ocurrir que te conectes de forma inalámbrica y en este caso se trate de un problema con la tarjeta Wi-Fi. Puede que tengas una antigua, que no funcione correctamente o que funcione bien pero esté limitada a una cierta velocidad y aunque compres un router muy potente, realmente no vas a poder aprovecharla.

Un ejemplo claro es si tu tarjeta inalámbrica es compatible con Wi-Fi 5, pero compras un router que admite Wi-Fi 6. Realmente no vas a aprovecharlo y no vas a alcanzar la máxima velocidad que sí tendrías si tu tarjeta fuera Wi-Fi 6.

Mala configuración

Otro punto a tener en cuenta es la configuración de tu conexión. ¿Te conectas a la banda adecuada? Es posible que te conectes a la banda de los 2,4 GHz y no tengas la máxima velocidad. Si compras un router nuevo y sigues usando esa banda, no vas a ver una mejora y no podrás navegar correctamente por la red.

Para aprovechar al máximo el router nuevo lo que tendrías que hacer es ver que tienes todo configurado correctamente. Además, debes hacer uso de todas las funciones que tienes disponibles, como puede ser usar la banda correcta para navegar.

Usas un repetidor

¿Te conectas a través de un repetidor o directamente al router? Si usas un amplificador Wi-Fi, sistema Mesh o dispositivos PLC para navegar, aunque compres un router nuevo puede que no notes mejoría ya que ese aparato a través del cual te conectas va a hacer de cuello de botella y estarás muy limitado.

Si quieres ver una mejora notable al comprar un router nuevo, lo mejor es que te conectes directamente a él y no utilices un aparato intermedio, como podría ser un repetidor. Así comprobarás si realmente la conexión ha mejorado o no.

En definitiva, como puedes ver no siempre es suficiente con comprar un router nuevo y potente. Tal vez los problemas de conexión continúen y tengas que tomar otras medidas para lograr que la velocidad de Internet mejore. En esos casos tendrás que buscar la manera de mejorar la conexión.

¡Sé el primero en comentar!