Qué velocidad de Internet necesita una cámara IP para verla bien

Las cámaras IP domésticas son uno de los elementos de seguridad para nuestro hogar más baratos y fáciles de utilizar. Gracias a estas cámaras, vamos a poder vigilar nuestro hogar cuando no estemos en él, incluyendo la posibilidad de vigilar a nuestras mascotas e incluso interactuar con ellas a distancia si la cámara dispone de audio bidireccional. No obstante, si queremos ver la cámara en directo desde fuera de casa, debemos tener en cuenta la velocidad de nuestra conexión a Internet, tanto de casa como de allí donde estemos con nuestro smartphone. Hoy en RedesZone os vamos a explicar qué velocidad de Internet necesitas para que una cámara IP se vea correctamente.

Resolución de las cámaras IP

Actualmente la mayoría de cámaras IP domésticas que podemos comprar en cualquier sitio, disponen de resolución HD 720p o bien resolución Full HD 1080p. Solamente los modelos de gama más alta orientado al ámbito doméstico tienen una resolución de 2K, por supuesto, ahora mismo no hay cámaras IP domésticas que sean asequibles con resolución 4K, aunque en RedesZone sí hemos probado cámaras IP profesionales con esta resolución tan elevada.

Dependiendo de la resolución de la cámara, la velocidad de los fotogramas (FPS) y la compresión de la imagen, tendremos un bitrate u otro a la hora de visualizar la cámara. El bitrate o tasa de bits es lo más importante para saber cuánta velocidad de Internet necesitamos para visualizar la cámara correctamente y sin problemas, cuánta mayor resolución tengamos el bitrate será mayor, por lo que necesitaremos una conexión a Internet más rápida, lo mismo ocurre si tenemos unos FPS de 30FPS en lugar de 15 FPS, necesitamos un mayor ancho de banda disponible en el primer caso. Respecto al códec de compresión utilizado, la mayoría de cámaras utiliza el códec H.264 habitual, no obstante, los últimos modelos de cámaras IP soporta H.265, el cual nos proporciona la misma resolución y calidad de imagen pero con un menor bitrate.

Por lo tanto, dependiendo de la resolución, los fotogramas por segundo, el tipo de compresión y la compresión del vídeo, tendremos un bitrate mayor o menor. A continuación, os dejamos un bitrate aproximado que usan las cámaras IP domésticas:

  • HD 720P: sobre los 0,5Mbps.
  • Full HD 1080p a 30 FPS: entre 0,7Mbps y 1,5Mbps dependiendo de la cámara.
  • 2K a 30 FPS: de 3Mbps a 5Mbps.

En RedesZone hemos comprobado el bitrate en Full HD 1080p de dos cámaras, las cuales también permiten configuración en modo 720p. El modelo DCS-8000LHv2 tiene un bitrate a HD de unos 0,4Mbps aproximadamente, aunque lógicamente varía dependiendo de lo que esté enfocando en un determinado momento, y el modelo DCS-8302LH tiene un bitrate de 0,7Mbps en este mismo escenario. En modo Full HD 1080p con la cámara DCS-8000LHv2 hemos conseguido un bitrate de unos 0,8Mbps aproximadamente, y con el modelo DCS-8302LH hemos conseguido sobre los 1,1Mbps-1,2Mbps.

En la imagen anterior, podéis ver una captura de pantalla del bitrate o velocidad de bits de esta última cámara que hemos mencionado en modo Full HD con 30 FPS.

Cuando tuvimos la oportunidad de probar la cámara profesional D-Link DCS-4718E, comprobamos que este modelo en resolución Ultra HD (4K) a 20 FPS tiene un bitrate de unos 15Mbps aproximadamente. Por lo que las cámaras IP domésticas tienen muchísimo menos bitrate en comparación.

Velocidad de Internet que necesito

El bitrate que utilizan las cámaras IP es realmente bajo, con tener una conexión de Internet de unos 2Mbps en nuestra casa ya es suficiente para poder visualizar las cámaras sin muchos problemas. En la gran mayoría de casos, en la conexión a Internet de casa tendremos FTTH con velocidades superiores a los 100Mbps. En el caso de visualizar las cámaras desde el smartphone o tablet fuera de casa, debemos tener en cuenta la conectividad 3G/4G o 5G que tengamos. En estos casos es donde debemos comprobar que recibimos buena cobertura y podemos tener una velocidad de datos estable para que no haya ningún tipo de corte ni interrupción.

Internet más lento a ciertas horas

Otro aspecto muy importante que también debemos valorar es la latencia de la conexión, tanto en nuestro hogar como allí donde nos estemos conectando. En las cámaras IP domésticas todo el tráfico pasa por el Cloud del fabricante, es decir, el tráfico de la cámara IP pasará por los servidores del fabricante y nosotros con el smartphone nos conectaremos a estos servidores, para posteriormente visualizar la cámara con conexiones inversas. Teniendo en cuenta esto, es muy importante tener la mínima latencia posible, de lo contrario, podríamos ver la cámara un mucho retraso e incluso que haya algún corte en la transmisión.

Otros aspectos que debemos tener en cuenta es que las cámaras nos permitirán adaptar la resolución a nuestra conexión a Internet. Si detecta que la conexión es inestable y tiene poca velocidad, automáticamente se configurará en resolución 720p e incluso en 480p o 360p, reduciendo drásticamente tanto la resolución como también el bitrate que necesitamos. Todos los modelos de cámara también tienen la posibilidad de disminuir el número de FPS en caso de que sea necesario para que la imagen se vea correctamente, por lo tanto, la imagen es adaptativa.

¡Sé el primero en comentar!