Así deben las empresas prepararse para el reto de la adopción de la nube

En la actualidad es muy común tener información almacenada en la nube. Hay muchos tipos de plataformas que nos permiten crear copias de seguridad y subir archivos de todo tipo para tenerlos siempre disponibles. Ahora mismo estamos viviendo una serie de transformaciones que están cambiando nuestra manera de trabajar. Los empleados tienen que adaptarse al trabajo remoto y las empresas tienen que dotarlos de los recursos necesarios para que lo hagan con seguridad. En este sentido, debemos ser muy cuidadosos a la hora de hacer el proceso de migración a la nube si luego no queremos tener problemas. En este artículo vamos a hablar de cómo deben las empresas prepararse para el reto de la adopción de la nube.

La mayor importancia de la nube

El trabajo en la nube se ha vuelto cada vez más omnipresente, tanto es así que los usuarios rara vez notan que lo están usando para almacenar documentos y datos, ya que todo el proceso se realiza al instante. Las empresas a veces tienen una fuerza laboral dispersa en diferentes ciudades y países, además de una urgencia por mantener sus datos seguros y quieren poder utilizarlos sin que tengan que estar en su oficina.

Un dato importante es que la nube proporciona facilidad y flexibilidad que permite a las empresas escalar sus operaciones hacia arriba o hacia abajo según sus necesidades. Algunas empresas que quieren migrar a la nube siguen siendo reticentes porque piensan que van a tener un elevado costo su implementación o van a tener muchas barreras en esa transformación.

La preocupación por el precio de la nube

Una de las principales preocupaciones de las pequeñas empresas para la adopción de la nube es el coste económico. En ocasiones se enfrentarán a costes elevados, ya que a veces hay que contratar más personal, a lo que añadimos que ese proceso de migración puede ser complejo. Sin embargo, eso no quiere decir que no merezca la pena la inversión ya que generalmente las empresas terminarán trabajando de manera más eficiente y rentable a largo plazo una vez que se migre a la nube. Así, se podrán evitar los costes asociados de administrar un centro de datos físico y software monolítico. Entonces las organizaciones descubrirán que pueden ahorrar y que merece la pena.

Por otra parte, las empresas más grandes se encontrarán peleando con el problema del software heredado y otros que involucren a la burocracia empresarial. En ese aspecto tenemos que provocar un reinicio cultural alentando al personal y a los ejecutivos de la organización a adoptar una nueva cultura basada en la transformación digital. Sin este cambio, las empresas se encontrarán ineludiblemente rezagadas con respecto a su competencia. Así, no podrán aprovechar los beneficios que ofrece la adopción de la nube como forma de trabajo.

En ese momento lo que hay que hacer es reconsiderar los programas y plataformas utilizadas dentro de la empresa. Si se opta por un simple cambio a la nube puede ser ineficaz y costoso. No obstante, aunque pueda ser más complicado hacerlo de esta manera nos beneficiamos de la adopción de nuevas tecnologías que seguirán cumpliendo su finalidad fácilmente durante los próximos años. En ese aspecto nos puede interesar saber cómo hacer un proceso de migración a la nube.

¿Es la nube segura para mi empresa?

La adopción de la nube cada vez es más popular pero las empresas ven la seguridad como una principales preocupaciones a la hora de adoptarlo. En un estudio de Coalfire sobre la nube se desvelaba que el 93% de los encuestados estaban de moderadamente a extremadamente preocupados por la seguridad de la nube. Esto en definitiva constituye una barrera importante para una adopción de la nube con estrategias más agresivas.

Según Mark Carney, vicepresidente ejecutivo de servicios de ciberseguridad de Coalfire, las estrategias de seguridad deberían personalizarse para los entornos de nube y también optimizarse para garantizar que las empresas extraigan los beneficios que se propusieron obtener con la adopción de la nube.

Por otra parte, los datos en la nube casi siempre se almacenan de manera encriptada. En ese aspecto las empresas deberían estar más preocupadas por sus protocolos de seguridad que por la seguridad innata de la propia nube.

Así, también hay que reconsiderar cómo los programas y procedimientos actuales pueden proteger nuestros datos. De hecho antes de realizar el proceso de la adopción de la nube convendría revisarlo para garantizar nuestra seguridad. El uso de un programa obsoleto o con fallos de seguridad podría facilitar el acceso a nuestra nube al ciberdelincuente. Por ultimo, aquí tenéis un consejos para que no te roben en la nube.

¡Sé el primero en comentar!