Cómo te pueden estafar con aplicaciones bancarias falsas

A la hora de vender un artículo podemos optar por la venta online o la presencial. Algunas personas creen que la venta presencial puede ser más segura que la de Internet cuando no siempre es así. En el caso de que queramos vender algo nuestro, conocer al comprador en persona suele ser más seguro. No obstante, eso no quiere decir que no corramos riesgos, para estafarnos se utilizan las aplicaciones bancarias falsas de diversas formas. En este artículo te vamos a explicar cómo te pueden estafar con aplicaciones bancarias falsas a la hora de realizar tus ventas.

En el momento de vender algo que nos pertenece, conocer al comprador en persona suele ser más seguro que realizar la transacción en línea. La razón es que a los estafadores no les gustan las reuniones en persona y muchos fraudes habituales online no funcionan cara a cara. Sin embargo, los delincuentes se buscan sus trucos como la utilización de aplicaciones bancarias falsas

Aplicaciones bancarias falsas y tipos

Una aplicación bancaria falsa podríamos definirla como una aplicación que está diseñada para que parezca que es legítima de un banco, pero que en realidad no lo es y se utiliza para estafar.

Cuando hablamos de aplicaciones bancarias falsas nos encontramos con dos tipos. Una de ellas son las aplicaciones bancarias falsas de Phishing cuya finalidad es que seamos víctimas de un ataque de Phishing. Este tipo de apps tienen una apariencia idéntica a la de los bancos. Los ciberdelincuentes las difunden mediante correos electrónicos y muchos usuarios piensan que están recibiendo un correo electrónico de su banco. En el momento que la víctima descarga e instala esta aplicación, los ciberdelincuentes obtienen nuestras credenciales bancarias en el momento que las introducimos. Después habitualmente usan estos datos para vaciar las cuentas bancarias.

Luego tenemos las aplicaciones bancarias falsas para utilizarlas en fraudes cara a cara. Este tipo de app no roba ninguna información y se utiliza para simular el envío de pagos falsos. Así, los delincuentes instalan la aplicación en sus smartphones, y a continuación lo hacen como evidencia de una transferencia bancaria que en realidad no sucede. Muchos usuarios parecen confiar en recibir dinero si el teléfono de un extraño muestra que se ha enviado. Este segundo tipo es el que más veríamos en fraudes presenciales.

Protege las credenciales de tu banco

Esto sería más en relación con las apps de Phishing falsas y otras malas prácticas que podemos emplear. Lo primero que debemos hacer si se trata de un móvil es sólo descargar esas apps de fuentes oficiales como la Google Play Store o la App Store de Apple. Nada de descargar archivos adjuntos de nuestro correo electrónico o de otras tiendas de aplicaciones de dudosa reputación.

La razón es que a veces tienen apps con diversos tipos de malware que pueden robar nuestra información. En cuanto a si utilizamos un navegador de Internet, hay que fijarse mucho en la URL y tener mucho cuidado con los que provienen de los e-mail. Quizás te interese conocer cómo cómo gestionar las tarjetas bancarias en Chrome y evitar filtraciones.

Por qué funcionan y cómo no ser víctima

El éxito de este tipo de estafas es que son fáciles de realizar. Las aplicaciones bancarias falsas están diseñadas para parecer exactamente iguales a las originales y un usuario medio no es consciente de que existen. Otro dato relevante es que las transferencias bancarias suelen tardar de uno a varios días en completarse. Por ese motivo, el vendedor no espera un pago instantáneo y tiene que esperar a que le llegue el dinero.

Este tipo de apps no son difíciles de crear, la única cuestión importante es desarrollar una con una apariencia idéntica a la original ya que no realizan ninguna acción. Además, si el comprador utiliza un banco diferente al del vendedor, cosa muy probable, la víctima ni siquiera esperará una apariencia específica. Por eso unos consejos que nos pueden ayudar a realizar la venta de forma segura son:

  • Vende únicamente a personas con buena reputación.
  • Evita tratar con compradores que tienen mucha prisa.
  • Acuerda el pago en efectivo.
  • Reúnete con el comprador en un lugar público.

Por último, ya sea online o en persona hay que estar muy atentos a las estafas de compraventa ya que están a la orden del día.

¡Sé el primero en comentar!