El Phishing se ceba con los correos del trabajo

El Phishing se ceba con los correos del trabajo

Javier Jiménez

El correo electrónico es una herramienta tan útil como peligrosa. Hoy en día es un medio de comunicación muy importante tanto para usuarios particulares como para empresas. Tenemos a nuestra disposición un gran abanico de posibilidades. Muchos servicios que ofrecen la posibilidad de enviar y recibir correos. Algunos están más orientados en la privacidad y seguridad, otros pueden tener más funciones y en ocasiones tener una diferencia en cuanto a capacidad importante. Hoy nos hacemos eco de un informe que alerta del riesgo de seguridad de los correos electrónicos del trabajo.

El e-mail del trabajo, un foco de amenazas

Hemos visto que el correo electrónico es muy utilizado tanto a nivel de usuarios particulares como en empresas y negocios. Todos tenemos una cuenta personal, como mínimo. Pero también puede ocurrir que tengamos una dirección exclusiva para el trabajo. Es ahí, según indican en este informe de seguridad, donde podemos tener más problemas y poner en riesgo nuestros dispositivos.

Los ataques que recibimos a través del e-mail pueden ser muy diversos. Sin embargo uno de los más frecuentes y peligrosos es el Phishing. Como sabemos es un tipo de ataque que busca robar nuestras credenciales y contraseñas al suplantar la identidad. Según indican en este informe del que nos hacemos eco, en el caso de un e-mail del trabajo un ataque Phishing puede ser hasta 20 veces más efectivo.

En los últimos años se cuentan por millones las pérdidas económicas causadas por los ataques hacia correos electrónicos empresariales. Los piratas informáticos ponen sus miras en este tipo de e-mails ya que pueden obtener mayores beneficios económicos frente al correo de usuarios particulares.

Ataques correo del trabajo

Cómo se distribuyen estas amenazas por correo de empresas

Los ciberdelincuentes calculan al máximo los detalles para tener una mayor probabilidad de éxito. En el caso de los ataques Phishing dirigidos a e-mails del trabajo suelen enviarlos en horario laboral, haciéndose pasar por otra empresa, por ejemplo. Buscan que la víctima no vea nada raro, al menos de primera.

También suelen enviarlos a una cantidad pequeña de usuarios de esa empresa. La cifra, según indica el informe, no suele pasar de 6 personas. Normalmente se trata de una solicitud urgente, por lo que pueden no dar tiempo suficiente a la víctima para reaccionar. Es algo con lo que juegan mucho los piratas informáticos en este tipo de ataques.

Es importante que los usuarios tomen precauciones y no comprometan la información. Lo primero y más importante es usar el sentido común. Este tipo de ataques requiere la interacción del usuario. Es importante que no accedamos a enlaces que puedan ser peligrosos o no tengan las máximas garantías.

Además es interesante contar con herramientas de seguridad. Así podremos hacer frente a posibles malware que puedan comprometer nuestros dispositivos. Un buen antivirus es vital para no tener problemas. De la misma manera que debemos tener actualizados los sistemas y diferentes aplicaciones que utilicemos. En ocasiones surgen vulnerabilidades que son aprovechadas por los ciberdelincuentes. Normalmente son los propios desarrolladores quienes lanzan parches y actualizaciones de seguridad que debemos tener.