Dominios vs. Grupos de Trabajo en Windows: ¿cuál es más conveniente?

Dominios vs. Grupos de Trabajo en Windows: ¿cuál es más conveniente?

Lorena Fernández

Si utilizas sistemas operativos Windows, ¿sabes qué es una cuenta de dominio? ¿Sabías que también puedes optar por grupos de trabajo para poder conectar varios ordenadores? Si tienes dudas de cómo responder a estas preguntas, te recomendamos leer esta guía práctica. En ella, encontrarás lo que necesitas para distinguir los dominios de los grupos de trabajo. Además de qué debemos considerar a la hora de optar por una opción u otra.

¿Qué son las cuentas de dominio?

Las cuentas de dominio son conocidas, sobre todo, por su uso en los entornos corporativos en general. De hecho, este tipo de cuentas fue diseñada para una mejor gestión de la red y sus recursos en los lugares de trabajo. Los dominios tienen altos niveles de control, y, por supuesto, se cuenta con el rol de administrador de red.

Los dominios han estado en uso desde hace varios años mediante versiones anteriores de Windows, además del propio Windows. Se han hecho algunos cambios en su esquema de funcionamiento, pero las bases siguen siendo las mismas. Las cuentas están bajo control de servidores que se denominan Controladores de Dominio, las cuales son utilizadas por administradores de red para una gestión eficaz de la seguridad y los permisos para todos los ordenadores que forman parte del dominio.

Ahora bien, ¿cómo se crea una cuenta de dominio? Una cuenta de tipo Active Directory debe ser creada, en primera instancia. El servicio Active Directory en cuestión se aloja en un servidor local, el cual normalmente es uno de los Controladores de Dominio. Sin embargo, una novedad al respecto es que Windows ha agregado una opción además de Active Directory, la cual se denomina Azure Active Directory. En este último, las credenciales son gestionadas en la nube en vez de un servidor local.

Características de las cuentas de dominio en Windows

Las cuentas de dominio tienen unas características muy importantes, dependiendo de tus necesidades como administrador de sistemas, usarás las cuentas de dominio o bien el grupo de trabajo.

  • Las cuentas de dominio necesitan de cuentas de tipo Active Directory o Azure Active Directory. Así, podrán iniciar sesión en los ordenadores que forman parte del dominio. La diferencia entre ambas es que las credenciales de los usuarios en Active Directory se almacenan de forma local en el controlador de dominio, sin embargo, en Azure AD se almacena directamente en la nube de Microsoft.
  • Los Controladores de Dominio gestionan los ordenadores que forman parte del dominio en cuestión, esto significa que podemos controlarlos de forma remota, aplicarles nuevas políticas en tiempo real, bloquear el inicio de sesión de sus usuarios, bloquear sus puertos USB siempre que nosotros queramos y miles de acciones más.
  • Miles de ordenadores pueden formar parte de un solo dominio sin ningún problema. En las empresas muy grandes esto es muy habitual, todos los ordenadores están en un mismo controlador de dominio que gestiona sus políticas adecuadamente.
  • Diferentes redes locales pueden albergar a ordenadores que se encuentran bajo un mismo dominio. Siempre que desde una red local se pueda acceder al controlador de dominio a través de su dirección IP, van a poder existir bajo un mismo dominio sin ningún problema.
  • Cualquier cuenta de dominio puede iniciar sesión en un ordenador bajo el mismo dominio, simplemente utilizando sus credenciales de acceso. Esto significa que podemos usar cualquier ordenador del dominio con nuestras credenciales, y tendremos el mismo nivel de acceso como si estuviéramos en nuestro ordenador habitual.
  • Lo más importante: el administrador del dominio es la cuenta que tiene un mayor nivel de privilegio para realizar cambios en las demás cuentas. Esta cuenta de usuario es muy importante protegerla al máximo, realizando un buen hardening de la cuenta de administración de este dominio.

¿Qué son las cuentas de grupos de trabajo?

Es importante distinguir a los grupos de trabajo (workgroups) de los dominios. Las cuentas de grupos de trabajo consisten en cuentas por defecto de Windows 11 o versiones anteriores, las cuales pertenecen a las infraestructuras de red más elementales. Podemos tomar como ejemplo a las redes muy pequeñas que se instalan y configuran en las casas o departamentos. ¿Esto qué quiere decir? Que la cuenta de Windows que estás utilizando permanecerá, por defecto, en un grupo de trabajo. Esto puede cambiar si es que te unes a un grupo de hogar (o homegroup) o un dominio corporativo.

A diferencia de los dominios, los grupos de trabajo no cuentan con una cuenta con rol de administrador. Esto significa que ningún ordenador posee control sobre el otro. Es bueno saber que este tipo de cuentas Windows se aplica a redes pequeñas en general. Esta configuración no es recomendable aplicarla a entornos donde haya decenas de ordenadores porque no es demasiado escalable, si este es tu caso, es mejor montar un controlador de dominio para tener características adicionales.

Características de las cuentas de grupos de trabajo

  • No existe ordenador que tenga una cuenta de grupo de trabajo con rol de administrador. A todos los miembros se los considera como pares (iguales), lo que permite esta característica es compartir archivos y carpetas fácilmente entre los equipos del mismo grupo de trabajo.
  • Cada ordenador podría tener más de una cuenta asociada. Es decir, cada una de las cuentas de grupos de trabajo puede iniciar sesión solamente desde el ordenador que pertenece a ese mismo grupo. No permite iniciar sesión con una cuenta tuya en otro PC que sea diferente, a no ser que previamente le hayas dado de alta, pero no tendrás tus archivos y programas instalados.
  • No poseen protección mediante contraseñas, pero si se va a acceder a los recursos de un equipo, sí se podrá pedir credenciales de acceso para una mayor seguridad de acceso.
  • Todos los ordenadores que formen parte de un grupo de trabajo deben conectarse a la misma red local o subred, en este caso no es posible estar en redes diferentes, a menos que accedemos vía VPN a la red donde estén todos los demás equipos.
  • Cada grupo de trabajo puede contar con hasta 20 ordenadores como iguales (pares), por lo que esto no es apto para conectar decenas de ordenadores entre sí, tenemos un cierto límite.

Con estas diferencias podemos apreciar que los grupos de trabajo tienen un alcance muy limitado, especialmente si contamos con la necesidad de agrupar a un gran número de ordenadores. Si contemplamos un gran número de ordenadores y usuarios que necesitarán encontrarse bajo un mismo «techo», la implementación de un dominio es la solución adecuada.

¡Sé el primero en comentar!