Cómo pueden robar tus tarjetas bancarias con Web Shells

Dentro de todos los datos que tienen interés para los piratas informáticos debemos hacer mención a las tarjetas bancarias. Pueden utilizar diferentes métodos para robarlas y poner en riesgo la seguridad de los usuarios. Uno de ellos es a través de Web Shells. Es algo que en los últimos tiempos ha tenido un papel muy importante. Vamos a explicar cómo funciona esta estrategia.

Uso de Web Shells para robar tarjetas bancarias

Hay que tener en cuenta que cada vez son más los usuarios que realizan compras por Internet. Esto lógicamente hace que también aumenten los riesgos. Intercambiamos información, guardamos datos de la tarjeta en el navegador, realizamos el pago en sitios que no siempre son seguros…

Cuando hablamos de Web Shells nos referimos a herramientas maliciosas que son usadas por los ciberdelincuentes para robar datos. Pueden ser scripts o programas y permite tener acceso a servidores pirateados y llegar a ejecutar código malicioso para robar tarjetas o cualquier información.

Generalmente utilizan scripts basados en JavaScript para este propósito. Se les conoce también como skimming web o skimming digital. Estos skimmers van a estar diseñados para robar el pago que realiza la víctima. Van a interceptar la tarjeta bancaria en los pagos online.

Los ciberdelincuentes atacan los servidores de sitios web legítimos a través de vulnerabilidades que puedan estar presentes. De esta forma son capaces de colar Web Shells en sitios relacionados con el comercio electrónico y que no han sido parcheados.

Cambios para mejorar la seguridad y privacidad

Evitar el robo de tarjetas bancarias

¿Qué podemos hacer para evitar el robo de tarjetas bancarias en Internet? Por suerte tenemos a nuestra disposición diferentes métodos que podemos usar para evitar que haya problemas de seguridad y que nuestros datos puedan filtrarse. Hay que tener en cuenta que esto lo podemos aplicar para ataques de Web Shells y otros similares.

Actualizar todo correctamente

Uno de los puntos más importantes y que debemos tener en cuenta es la importancia de tener todo actualizado correctamente. Hemos visto que en el caso de los ataques Web Shells suelen aprovecharse de fallos de seguridad que no se han corregido.

Por tanto, debemos contar con las últimas actualizaciones del sistema operativo, así como de cualquier programa o servidor que utilicemos. Evitamos que los piratas informáticos puedan robar tarjetas bancarias y también mejorar el rendimiento.

Utilizar programas de seguridad

También podemos contar con muchos programas de seguridad que nos ayuden a evitar ataques cibernéticos que roben las tarjetas bancarias online y pongan en riesgo nuestros equipos. Es importante tener un buen antivirus, pero también otras herramientas como un firewall.

Por suerte podemos contar con muchas opciones para todo tipo de sistemas operativos y dispositivos. Simplemente hay que elegir la mejor opción que se adapte a lo que buscamos. Hay muchas variedades de malware y es importante protegerse.

Sentido común

Pero algo que no puede faltar es el sentido común. En muchos ataques los cibercriminales van a necesitar que las víctimas cometan algún error. De ahí la importancia de tener el sentido común presente y evitar que los piratas informáticos puedan aprovecharse.

Si queremos evitar que puedan robar las tarjetas bancarias a través de Web Shells y otros ataques similares, es un punto muy a tener en cuenta. No debemos cometer cualquier tipo de error. En definitiva, los ataques Web Shells son muy usados por los ciberdelincuentes para robar tarjetas bancarias en Internet. Esto hace que en todo momento debamos estar protegidos y no cometamos errores.

Por último, debemos comentar que las tarjetas de crédito y débito disponen de seguros frente a fraudes, por tanto, si hemos sido víctima de un fraude, previa denuncia ante las autoridades, nos devolverán el dinero robado sin demasiados problemas. Esto es algo que tienen todas las entidades bancarias, con el objetivo de dar una cobertura de protección a sus clientes.

¡Sé el primero en comentar!