El teletrabajo aumenta uno de los peores ataques de seguridad

En los últimos tiempos el teletrabajo ha aumentado considerablemente. Cada vez son más los trabajadores que desempeñan sus funciones desde casa. Esto tiene sus ventajas, pero también hay que tener en cuenta algunos problemas relacionados con la ciberseguridad. En este artículo nos hacemos eco de cómo los ataques Phishing han crecido conforme lo ha hecho el trabajo en remoto.

El teletrabajo aumenta los ataques Phishing

Un ataque Phishing básicamente consiste en un cebo que lanza un ciberdelincuente para poder robar contraseñas o información. Por ejemplo recibimos un correo electrónico que simula ser de una plataforma como Netflix o de una red social como podría ser Facebook. Nos alerta de un supuesto problema y nos pide que iniciemos sesión. El problema es que, al hacerlo, enviamos la contraseña a un servidor controlado por los atacantes.

El teletrabajo ha hecho que este tipo de ataques crezca. Según un informe realizado por Palo Alto Network, han visto cómo la cantidad de páginas web Phishing ha crecido considerablemente al mismo tiempo que lo ha hecho el trabajo en remoto.

¿Por qué ocurre esto? Una de las causas es que los trabajadores, al menos una gran parte de ellos, han comenzado a conectarse a través de redes que no están protegidas por un firewall, a utilizar equipos informáticos personales que puedan estar protegidos y, en definitiva, a no navegar con tanta seguridad. Además, en casa tenemos muchos equipos conectados por Wi-Fi y no todos están protegidos.

Qué usuarios sufren más ataques Phishing

Sectores más afectados por el Phishing

Si nos centramos en cuáles han sido los sectores económicos que han sufrido más ataques Phishing, podemos nombrar las telecomunicaciones, industrias de alta tecnología, agricultura, educación, administración pública, transporte, logística y medios de comunicación.

De una u otra forma, todos estos sectores han incrementado el número de trabajadores en remoto en el último año. Muchos de ellos han tenido que adaptarse rápidamente a una realidad para la que no estaban preparados tanto a nivel de conocimientos como también de equipos técnicos.

Esto ha hecho que puedan ser vulnerables a posibles ataques. Por ejemplo un empleado que haya tenido que comenzar a utilizar servicios como Zoom o Skype para estar en contacto con sus compañeros, ha podido sufrir ataques Phishing que tienen como objetivo robar las contraseñas de estas plataformas.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer para protegernos del Phishing? Sin duda el mejor consejo es el sentido común. Debemos evitar cometer errores que puedan afectar a la seguridad y privacidad. Por ejemplo tener mucho cuidado con los enlaces que abrimos. Nunca hay que iniciar sesión a través de un link que nos llega por correo electrónico, redes sociales o cualquier programa de mensajería como puede ser WhatsApp. Suelen enviar, por ejemplo, enlaces acortados inseguros.

Además, otro consejo interesante es tener siempre programas de seguridad que nos protejan. Un buen antivirus, como puede ser Windows Defender, Avast, Bitdefender o cualquier otro, puede ayudarnos a proteger el sistema y evitar la entrada de software malicioso.

Por otra parte, otro punto más a tener en cuenta es mantener siempre los equipos actualizados. Muchas veces los atacantes se basan en vulnerabilidades para poder lanzar sus ataques y robar contraseñas. Si tenemos todos los parches instalados estaremos más protegidos.