Evita que tu WiFi se desconecte con estos pequeños cambios

Contar con una buena conexión Wi-Fi es importante, pero no siempre es posible. Los cortes en la red pueden aparecer, pérdida de velocidad o fallos a la hora de conectar dispositivos. ¿Podemos evitar que esto ocurra? En este artículo vamos a hablar de algunos pequeños cambios que puede realizar en tu conexión para lograr que la red inalámbrica funcione mejor, sin que aparezcan los molestos cortes.

Consigue que el Wi-Fi vaya mejor

A veces los problemas con la red inalámbrica no son más que una velocidad lenta, pero en ocasiones pueden aparecer cortes y problemas continuos. Especialmente en estos casos toca ver qué puede estar mal y tomar medidas para intentar solucionarlo. Vas a ver algunos pasos sencillos con los que obtener mejores resultados.

Ubica mejor el router

El primer cambio que puedes hacer es algo tan sencillo como ubicar el router en otro lugar. Es el aparato que va a repartir la señal por tu domicilio y al que se van a conectar otros muchos dispositivos que tengas. Si lo tienes mal ubicado, si se encuentra en una zona desde donde no va a enviar bien la señal, puede dar lugar a que aparezcan cortes.

Lo ideal es que esté en una zona central de la vivienda. Siempre debe estar alejado de otros dispositivos electrónicos, como puede ser una televisión, reproductor de vídeo o incluso microondas, ya que este último electrodoméstico funciona en la banda de los 2,4 GHz. Es interesante que esté en una ubicación elevada, desde donde reparta bien la señal. Esto te ayudará a mejorar el Wi-Fi.

Cambia la banda del Wi-Fi

¿Qué banda del Wi-Fi estás usando? Eso también puede dar lugar a que haya cortes y problemas. Vas a poder conectarte tanto a la banda de los 2,4 GHz como a la de los 5 GHz. Cada una va a tener sus ventajas y desventajas, por lo que elegir a cuál conectarte puede suponer un cambio importante.

Podemos decir que la banda de los 2,4 GHz es la mejor cuando te vas a conectar lejos del router o hay muchos obstáculos. Esta frecuencia es menos sensible a la distancia y posibles paredes o muros, pero en cambio es la que ofrece menor velocidad. Por otra parte, la banda de los 5 GHz es la más veloz, pero es más sensible a la distancia y obstáculos.

Actualiza el dispositivo y tarjeta de red

¿Tienes actualizado tu equipo y la tarjeta Wi-Fi? Ese es otro cambio que deberías hacer si no tienes los controladores actualizados, ya que puede ser el motivo por el que aparecen cortes. Por un lado, es importante que actualices el sistema operativo a la última versión y así aprovechar al máximo los recursos. Actualiza Windows, Android o el sistema operativo que utilices.

Respecto a la tarjeta de red Wi-Fi, es interesante que tengas también la última versión instalada. En el caso de Windows, tienes que ir a Inicio, entras en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionas la tarjeta que corresponda. Haces clic con el segundo botón del ratón y le das a Actualizar controlador.

Actualizar tarjeta en Windows 11

Instala un repetidor

Una solución más es instalar un repetidor. Es un cambio que puedes hacer en tu red para lograr que la cobertura llegue mejor a otros lugares de la vivienda y acabar con las zonas muertas. Esto te permitirá tener mayor estabilidad y evitar los molestos cortes cuando te conectes al Wi-Fi.

Una opción es instalar un repetidor Wi-Fi, pero también podrás contar con un sistema Mesh o dispositivos PLC. Todas estas opciones van a ayudarte a lograr una mejor cobertura y reducir los problemas de conexión.

En definitiva, con estos cambios que puedes poner en práctica en tu red podrás lograr una mejor conexión Wi-Fi. El objetivo es evitar los cortes y conseguir que la velocidad sea adecuada para navegar por la red, descargar archivos o usar cualquier tipo de servicio que requiera de una buena conexión.

¡Sé el primero en comentar!