Estás conectándote mal al WiFi; haz esto y tendrás menos cortes

Estás conectándote mal al WiFi; haz esto y tendrás menos cortes

Javier Jiménez

Todos queremos que nuestra conexión inalámbrica funcione bien, sin cortes y con una buena velocidad. Sin embargo es bastante habitual encontrarnos con problemas. Uno de los más habituales es ver que la conexión no es estable, que se corta frecuentemente o hay bajadas de velocidad. Especialmente ocurre cuando nos alejamos del router y nos movemos por la vivienda. Tal vez en una zona te va bien, pero te mueves un poco y empiezan los cortes. ¿Qué podemos hacer para solucionarlo?

Utiliza la banda de los 2,4 GHz para tener más estabilidad

Un pequeño cambio puede ayudarte a tener más estabilidad en tu conexión Wi-Fi y no sufrir los molestos cortes. Hoy en día la mayoría de dispositivos permiten la conexión a través de la banda de los 2,4 GHz y de los 5 GHz. La segunda es la que ofrece mayor velocidad y eso hace que muchos sean la que utilizan. Está bien si vas a conectarte cerca del router, pero es mucho más inestable cuando te alejas.

Por tanto, lo que recomendamos es utilizar la banda de los 2,4 GHz si tienes problemas con cortes en tu conexión inalámbrica. Tal vez tengas configurado el móvil o el ordenador para que se conecten automáticamente a la banda de los 5 GHz, que es más veloz, y siempre uses esa aunque te alejes del router.

Al usar la banda de los 2,4 GHz vas a tener menos velocidad. Ese es uno de los puntos negativos. No obstante, para evitar cortes e inestabilidad es la banda adecuada. Podrás conectarte desde más lejos sin notar tantos fallos. Y esto lo puedes aplicar también cuando te conectas a un repetidor Wi-Fi, ya que en muchos casos son doble banda.

¿Significa esto que siempre debes conectarte a la banda de los 2,4 GHz? No, únicamente en momentos en los que tengas problemas de estabilidad y cortes. Si vas a conectarte cerca del router, lo mejor es que uses la de los 5 GHz porque va a ser más veloz. Cuando te alejes, cambia de banda.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Evitar interferencias, clave

Pero si vas a usar la banda de los 2,4 GHz, es importante que evites interferencias. Es una banda mucho más estable cuando te alejas del punto de acceso, menos sensible a paredes y muros, pero sí se ve más afectada por otras interferencias. Por ejemplo electrodomésticos como el microondas, que usa una frecuencia cercana a los 2,4 GHz, o cualquier aparato que utilice Bluetooth.

Además, otro punto importante es que puede tener interferencias por tus vecinos. El canal del Wi-Fi que uses es fundamental para no tener problemas. Si te conectas al mismo canal inalámbrico que tus vecinos, eso puede dar lugar a pérdida de señal y velocidad. Siempre puedes ver qué canal del Wi-Fi usas y elegir uno más libre.

En este sentido, la banda de los 5 GHz es menos sensible a las interferencias. Como ves, ambas tienen sus puntos positivos y negativos. Pero para lo que nos interesa, que es lograr una correcta estabilidad de red y no tener cortes, al conectarte desde más lejos del router lo mejor es la banda de los 2,4 GHz.

En definitiva, si quieres mejorar la cobertura y evitar los molestos cortes, a veces un pequeño cambio como es utilizar la banda de los 2,4 GHz en vez de los 5 GHz es ideal. No te guíes únicamente por el hecho de que los 5 GHz son más veloces.

¡Sé el primero en comentar!